• Pierre Monteagudo ha dedicado ocho años de su vida en dar a conocer con detalle la biografía del astrofísico Héctor Rojas, quien luego de su arduo trabajo fue “vetado” en la historia de la misión Apolo 11

El 16 de julio de 1969 se conoció la gran llegada del primer hombre a la Luna, en una misión tripulada con el nombre de Apolo 11. Pero décadas después, un escritor venezolano con raíces españolas decidió sacar a la luz el trabajo del astrofísico, también de origen venezolano, Héctor Rojas, quien habría sido la pieza clave para que la misión se pudiera llevar a cabo.

Expediente Rojas es el nombre del libro escrito por Pierre Monteagudo, publicado en 2016, en el que revela la historia de quien sería el científico más importante de Venezuela y el primero en la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio), en no ser estadounidense.

¿Quién es Pierre Monteagudo?

Es venezolano oriundo del estado Aragua. Nació en 1968 en el seno de una familia de investigadores de fenómenos científicos. En el año 2000 se graduó como licenciado en Contaduría Pública de la Universidad de Carabobo y dos años después se radicó en España por tener familias en el país europeo, una decisión que ya sus parientes habían estipulado desde hacía mucho tiempo.

“Tenía la inquietud de escribir mi primer libro y cuando disminuyó mi actividad profesional, recordé que había conocido en la década de los 70 a Rojas, quien nos contaba a mis padres y a mí su experiencia en la NASA (…) He publicado dos libros en honor a la memoria póstuma de Rojas”, contó Monteagudo en exclusiva para El Diario

El libro fue escrito en homenaje al astrofísico venezolano, nacido en el estado Zulia, quien luego se radicó en Maracay junto a su familia. 

Monteagudo lo describe como una persona muy humilde y que luego de su retorno de Estados Unidos, vivía en mendicidad por ser despojado de sus pertenencias.

“Él no permitió que usaran sus estudios para fines bélicos”, afirmó. 

Recordó también la popularidad que tenía Rojas en el barrio La Barraca, en Maracay, donde vivía. Pues todos conocían su historia y el trabajo que había realizado para lograr que se ejecutara la llegada del hombre a la luna. 

A mediados de los 70 acababa de salir en el programa lunar Apolo, había tenido una participación estelar en el programa para viajar a la Luna. Fue recibido en su barrio en La Barraca como un héroe por los vecinos. Muchísima gente lo conocía, estaba organizando su gran proyecto de creación del Centro de Estudios Espaciales que incluiría unas becas especiales para hacer estudios superiores en países más industrializados del mundo, como en Alemania (…) Eso era muy atractivo para muchas personas jóvenes que querían hacer estudios superiores en el extranjero. Hasta que la súper potencia (NASA) hizo todo lo necesario para bloquearlo, no querían en esa época una competencia de ningún tipo”, aseguró.

Una lucha para encontrar los informes

El biógrafo de este astrofísico venezolano aseguró que su lucha por encontrar todos los documentos que certifican la participación de Rojas en la NASA ha durado ocho años.

“Cuando empecé a buscar información y vi que no había nada en ningún lado de su trabajo, me llamó mucho la atención. Fui profundizando la búsqueda y me di cuenta de que prácticamente había quedado al margen de la historia”, expresó. 

Monteagudo aseguró que conoce el título de una docena de informes realizados por el astrofísico venezolano. Sin embargo, solo tres han salido a la luz luego de que por sus propios medios los encontrara en el Observatorio de París y solicitó la publicación de los mismos en el Servicio de Información Técnica de la NASA. 

“Están allí porque la NASA no tuvo más remedio que publicarlos (…) Después de que los tenía, en EE UU la ley exige que esos estudios científicos al haber sido financiados con fondos gubernamentales es obligatorio de que estén publicados en el Servicio de Información Técnica de la Nasa, por ello invoqué la Ley de Libertad de Información (FOIA), y conseguí, después de muchos insistir, que la NASA publicara esos tres informes indispensables para que pudiera salir la misión tripulada”, comentó.

Pero la lucha no ha cesado, Monteagudo sigue solicitando a la NASA que publique un cuarto informe hecho por el astrofísico Rojas y que contiene información de cómo se organizó y se preparó todo para la misión del Apolo 11. De acuerdo con el escritor, en él “Rojas le propone a la NASA que antes de enviar el Apolo 11, tenían que enviar otra nave tripulada para estudiar si la Luna tenía la consistencia necesaria para soportar el peso del módulo”. 

Receptividad de la comunidad venezolana

Con el pasar de los años, la divulgación de esta obra literaria ha alcanzado más rincones del mundo, esto por la cantidad de venezolanos que han migrado a los diversos países. 

Monteagudo aseguró que últimamente la receptividad de los venezolanos en cualquier parte del mundo ha crecido y aplaude que la historia del astrofísico venezolano se esté descubriendo en su comunidad. 

“Me envían bendiciones, poco a poco el mensaje está llegando”, expresó. 

Asimismo, resaltó que las autoridades venezolanas no han hecho nada para que este relato se dé a conocer en el país y pertenezca a la historia de Venezuela. 

Fue el primer astronauta científico venezolano de la NASA. Sacarlo a la luz es parte de la labor que hago como biógrafo oficial de Héctor Rojas”, enfatizó.

Grupo creado en Chile para divulgar la historia

A través de las redes sociales Mónica Villaroel, de nacionalidad chilena, conoció de este libro que narra la historia del astrofísico venezolano que había impulsado el viaje del hombre a la Luna. Tras leer la obra y conocer los detalles la impulsó a crear un grupo con el nombre “Señoras amigas de Expediente Rojas”, quienes se han encargado de difundir el relato de este latinoamericano que se ha convertido en un orgullo para ellas, aunque sea de una nacionalidad diferente. 

“Nosotras somos seis y hacemos discusiones de historia, hemos ido a bibliotecas y a liceos para hablar de la historia que me cautivó”, comentó Villaroel.

Aseguró sentir conexión con la historia luego de leerla y afirmó que contiene un mensaje en el que incentiva a los jóvenes para que alcancen sus metas. 

Villaroel destacó que junto a sus compañeras han estado apoyando al escritor Monteagudo en la búsqueda en Chile sobre los trabajos realizados por el astrofísico y que aún no han sido revelados.

Las ganas de Pierre Monteagudo de dar a conocer esta motivadora historia se mantiene firme y espera encontrar el resto de los informes para realizar la publicación de un tercer libro y de este modo continuar con el homenaje que merece este astrofísico venezolano olvidado en la historia.

Noticias relacionadas