• El conjunto merengue obtuvo la victoria en su casa y mantiene el liderazgo de la tabla de posiciones de LaLiga ante un Barcelona que apenas logró recuperarse en la segunda mitad del partido

Los dos titanes del fútbol español, Real Madrid y F.C. Barcelona, se vieron las caras en el estadio Alfredo Di Stéfano de Madrid para una nueva edición del clásico de LaLiga Santander. Este domingo 10 de abril, a pesar del fuerte aguacero que a momentos dificultó la jugabilidad en la cancha, el equipo merengue ratificó su liderazgo en la cima de la tabla, luego de ganarle 2-1 a un Barcelona que presionó, sin éxito, para evitar abrirle espacios.

Los madrileños llevan ya toda la temporada usando como sede el estadio ubicado en la Ciudad Deportiva de Valdebebas, normalmente usado por sus equipos filiales y para entrenamientos. Las razón es sencilla: mientras los partidos oficiales se jueguen sin público por la pandemia de covid-19, la casa principal del Real Madrid, el estadio Santiago Bernabéu, estará cerrado por trabajos de remodelación y mantenimiento.

Karim Benzema y Toni Kroos fueron los autores de la victoria en el primer tiempo, mientras que Óscar Mingueza evitó que los azulgranas se fueran con las manos vacías, al anotar un gol durante la segunda mitad. Con esto el Real Madrid se consolida en el primer lugar con 66 puntos, mientras que el Barcelona, apenas con un punto menos, ocupa el tercer puesto con 65.

Dejando marca

Foto: Efe / Juanjo Martín

Ambos equipos comenzaron el partido muy comedidos, con intentos del Barcelona por marcar presión y avanzar en el terreno, mientras que el Real Madrid apostaba más al contraataque, con puntuales robos de balón. Un par de amenazas del capitán azulgrana, Lionel Messi, invitaron al equipo merengue a activarse hacia el minuto 10 con acciones de Kroos y Luka Modric.

Hacia el minuto 13, Messi puso en peligro el área contraria con un autopase de frente, aunque fue inmediatamente derribado por el defensa merengue Nacho. El árbitro Jesús Gil Manzano no pitó la falta, acción que fue luego reclamada por los demás jugadores.

Real Madrid venció al Barcelona 2-1: las imágenes que dejó el clásico
Foto: Cortesía Efe

Luego de recuperar el balón para el Real Madrid, Fede Valverde emprendió la contra a toda velocidad, atravesando el centro del campo y pasando el balón a Lucas Vázquez, quien pegó el balón del primer palo. Fue el francés Benzema quien anotó el primer gol del partido en el minuto 14 con un taconazo que el portero azulgrana, Marc-André ter Stegen, no pudo frenar.

Foto: Cortesía

Luego de nueve clásicos sin marcar, Benzema no solo rompió su mala racha, sino que entró en la lista de jugadores merengues que más anotaciones han marcado al Barcelona, con 10 goles.

Luego del minuto 20, el Barcelona no lograba coordinar bien sus acciones y en dos oportunidades el delantero Ousmane Dembélé perdió la oportunidad del empate. La situación de los azulgranas se complicó luego de que el árbitro sacó una tarjeta amarilla a Padri por su falta sobre Casemiro en el minuto 23 y luego otra al uruguayo Ronald Araujo en el 26.

Real Madrid venció al Barcelona 2-1: las imágenes que dejó el clásico
Foto: Cortesía Efe

La falta cometida sobre Vinicius permitió que el portugués se abriera a toda velocidad hacia el área rival y le diera el pase al alemán Kroos, quién dio un disparo que rebotó en la espalda del defensa Sergiño Dest y entró al arco. Aunque Jordi Alba intentó despejar el balón, ya había cruzado la línea de gol y ampliado la ventaja del Madrid.

El Madrid se complica

Foto: Efe / Juanjo Martín

A pesar del dominio que tuvo el Barcelona de la posesión del balón, todas sus incursiones al área del Madrid eran rápidamente disuadidas por la defensa, que aprovechaba las aperturas dejadas por los catalanes en los costados para realizar contraataques precisos que en más de una ocasión hicieron saltar a Ter Stegen.

Hacia el minuto 42, el Madrid sufrió su baja más fuerte con la salida de Lucas Vásquez por lesión, luego de un fuerte choque contra Sergio Busquets. El lateral gallego manifestó dolores en la rodilla izquierda que ameritaron su reemplazo por Álvaro Odriozola y ponen en peligro su participación la próxima semana en la Champions League frente al Liverpool.

Al regreso del entretiempo, el Barcelona intentó ponerse las pilas con la entrada de Griezmann y más acciones de Messi para llegar al arco merengue. En el minuto 60 un disparo desde el área central de parte de Jordi Alba llega a los pies del español Óscar Mingueza, quien con remate logró anotar por primera vez en el arco del portero Thibaut Courtois. El defensa de 21 años logró marcar en su primera participación en un clásico.

Foto: Efe / Juanjo Martín

El Madrid tuvo la oportunidad de marcar su tercer gol hacia el minuto 67 con un pase de Modric a Vinicius que salió a toda velocidad a la portería, sin embargo, la jugada fue salvada por Araújo, que frenó en seco el ataque madridista.

La polémica saltó ya en el minuto 84, luego de una jugada de peligro en la que Jordi Alba quedó solo ante Courtois y al no poder asestar el gol, el balón fue tomado por el delantero danés Martin Braithwaite, quien cayó en el área en su choque contra el defensa Ferland Mendy. El Barcelona exigió penal por la acción, lo cual fue negado por el árbitro Gil Manzano. En cambio, tanto Alba como el director técnico azulgrana, Ronald Koeman, recibieron tarjeta amarilla por protestar.

Foto: Efe / Juanjo Martín

Otro que también fue amonestado ya en los últimos minutos del encuentro, esta vez por el Real Madrid, fue Casemero, quien en menos de un minuto recibió dos tarjetas amarillas por sus faltas contra Messi y Mingueza, por lo que finalmente fue expulsado del partido.

Los cuatro minutos de tiempo extra del partido estuvieron de infarto con la presión del Barcelona por empatar y los avances del Real Madrid. Con un tiro de del azulgrana Ilaix Moriba que pegó del travesaño del arco de Courtois acabó finalmente el partido con un resultado favorable de 2-1 para los blancos.

Una vez dado el pitazo final, Koeman entró en la cancha para reclamarle a Gil Manzano la falta sobre Braithwaite que, a su juicio, era penal. Fue acompañado por el defensa catalán Gerard Piqué, quien no jugó en el partido, pero bajó desde las gradas a apoyar al director técnico. A pesar de sus quejas, ya el resultado estaba sellado.

Con esto el Real Madrid encadena cuatro victorias consecutivas y mantiene el liderazgo de la tabla con 20 victorias, 6 empates y 4 derrotas. Por su parte, el Barcelona se queda también en el tercer lugar con estadísticas bastantes similares, pero donde la derrota de este sábado marca la diferencia. El segundo lugar lo ocupa el Atlético de Madrid, que podría destronar a los blancos pues posee el mismo número de victorias y todavía un partido por jugar este 11 de abril ante el Betis.

Foto: Cortesía Efe / Juanjo Martín

Noticias relacionadas