• Un sacerdote sale a las los pueblos cercanos con un cartel a pedir apoyo para la fundación que atiende a 120 adultos mayores y 10 niños con condiciones especiales

Desde hace 17 años la casa hogar El Carpintero de la Contaña refugia a adultos mayores y niños con discapacidad de bajos recursos en el municipio San José de Bolívar (estado Táchira). Bajo la coordinación del sacerdote Franco Lanza, este espacio es una esperanza para los más necesitados. 

120 personas mayores y 10 niños con condiciones especiales viven actualmente allí. Aunque en toda su historia han recibido el apoyo de distintos organismos y particulares, la pandemia por covid-19 les ha pasado factura y les ha hecho más difícil sostenerse de la caridad. 

Con la pandemia ha mermado mucho la ayuda a la casa. Antes había visitas todos los sábados y domingos. Yo he sido fuerte, pero como un padre misericordioso, y suspendí las visitas. Con el covid-19 tengo que cuidarlos más y eso hizo que bajara el apoyo, por eso salgo a la calle a pedir colaboraciones”, dijo Lanza en entrevista para El Diario.

El padre explicó que algunos de los adultos mayores que viven en la casa hogar tienen condiciones psiquiátricas o alzheimer, por lo que se quitan los tapabocas y no tienen ese sentido de la prevención con respecto al covid-19. Recalcó que no es culpa de ellos y por eso debe estar muy atento cuando llega alguien a la fundación. 

Hasta la fecha el número de contagios en la casa hogar se ha mantenido en cero y Lanza espera que continúe así por mucho tiempo. Cuando sale a las calles a pedir ayuda, lo hace con doble tapabocas y toda la protección necesaria para evitar llevar el virus con él. 

“¿Te imaginas que nos llegue un virus aquí?, nos morimos todos. Detrás de los abuelos me muero yo, si no es de covid-19 es de tristeza”, comenta el sacerdote. 

Foto: cortesía

Vacunas para los adultos mayores

Aunque los voluntarios de la casa hogar han hecho lo posible por mantener sanos a quienes viven allí, el sacerdote se mantiene alerta. Sabe que tiene a una población de alto riesgo para contraer coronavirus y enfermar. 

Lanza esperó pacientemente desde que inició el plan de vacunación nacional para que llegaran vacunas a la fundación. Con la segunda fase de este cronograma recibieron tan solo 25 dosis. 

Doy gracias a Dios por esas 25 vacunas que llegaron, pero tengo a más de 80 abuelitos que están esperando ser vacunados. El de edad más avanzada tiene 94 años, por eso sigo siendo estricto con el tema de las visitas y pido para que por favor nos ayuden a conseguir esas vacunas que nos faltan”, expresó Lanza.

Información de contacto

Fundación casa hogar El Carpintero de la Montaña, ubicado en San José de Bolívar, en el municipio Francisco de Miranda del estado Táchira.

Padre Franco Lanza +58 424 767 89 51

Centro de acopio: Mercado pequeños comerciantes de San Cristóbal, local Don Félix.

La rutina de la casa hogar El Carpintero de la Montaña 

Pese a que las visitas bajaron, el padre Lanza intenta mantener las rutinas en la casa hogar. Asegura que la mayoría de los que viven allí cumplen alguna función. 

La casa hogar cuenta con un comedor. Allí la directora Iris González cocina para los adultos mayores y varios residentes la ayudan a picar las verduras para sus preparaciones. Otros le dan de comer a los niños con discapacidad y a las personas de edad más avanzada. 

Dependiendo de cómo esté su salud, los adultos mayores hacen labores de limpieza en las áreas comunes de la casa hogar. Algunos de ellos apoyan con la higiene de sus compañeros que tengan poca movilidad, una condición psiquiátrica o neurológica.

“Tengo personas que son profesionales y ellos le dan clases a los niños de la casa hogar. Está el caso de la señora Rosa, ella es licenciada en Matemáticas y apoya a los muchachos. También está el señor Luis que es licenciado en Inglés. Desde que los niños reciben clases con ellos han mejorado mucho en sus actividades y salen excelente en sus exámenes, ahora que deben estudiar a distancia por la pandemia”, contó Lanza.

Foto: cortesía

Quienes no pueden realizar este tipo de tareas, igualmente mantienen activas sus mentes jugando dominó o leyendo en la biblioteca de la casa hogar. 

Cómo comenzó la casa hogar

Franco Orangel Lanza Urbina nació en Caracas, pero se desempeñó a temprana edad como monaguillo y seminarista en Los Teques, estado Miranda. En esa entidad surgió su deseo de apoyar a los más necesitados. 

José Gregorio García, quien era sacerdote en Los Teques para ese momento, trabajaba con una casa hogar en el sector y Lanza decidió que ese sería uno de sus proyectos luego de terminar sus estudios en el seminario. 

Cuando iba a ser nombrado sacerdote, el entonces obispo Mario Moronta lo envió al municipio San José de Bolívar en Táchira y quienes allí lo recibieron se enteraron de su intención de fundar una casa hogar para los adultos mayores de escasos recursos. 

La familia García, el señor Laureano y la señora Diomira, nos donaron los terrenos cuando se enteraron que yo quería fundar una casa hogar. Esta familia tenía una finca con animales que querían donar a la Iglesia para alguna actividad pastoral y cuando nos ceden los terrenos comenzamos a trabajar. Iniciamos acogiendo a cinco abuelos y ya tenemos a más de 100”, relató Lanza.

El próximo 16 de julio se cumplen 17 años desde que la casa hogar empezó a apoyar a los adultos mayores del Táchira, pero en aquel entonces la fundación aún no tenía un nombre. 

Tras deliberar con varios voluntarios y miembros de la comunidad decidieron que el nombre de la casa hogar sería “el carpintero”, porque San José (como se llama el municipio) tuvo ese oficio y “de la montaña” porque el espacio está arropado por las montañas del estado Táchira. 

Foto: cortesía

Solidaridad 

Con los años, El Carpintero de la Montaña creció y formó una numerosa familia. De acuerdo con el sacerdote, los primeros adultos mayores que fueron dejados ahí llegaron desde el mismo estado Táchira, pero meses después comenzaron a recibir personas de entidades vecinas. 

Actualmente hay personas mayores y niños con condiciones especiales de todas las regiones del país. Esto hizo más conocida la casa hogar y logró que llegaran aportes desde distintas latitudes. 

“A pesar de la situación económica que vivimos hay muchas personas que ayudan. Gente que está fuera del país o incluso quienes trabajan con gobernaciones o alcaldías. Todos los que han pasado por la Gobernación del Táchira nos han ayudado en alguna oportunidad sin importar quien sea, porque no somos políticos y aquí entran todos los que quieran hacer el bien”, explicó. 

Los familiares que aún están en Venezuela envían esporádicamente medicinas, pañales y alimentos. Pero especialmente procuran que cumplan con sus tratamientos médicos. 

Cuando no hay suficientes insumos en la casa hogar, el padre Lanza sale con su cartel, en el que expresa que los adultos mayores necesitan ayuda. 

Yo me paro en una esquina con el cartel y es impresionante como me llenan de verduras, comida, pañales, ropa y medicinas, pero como son tantos a veces eso nos alcanza para un mes o mes y medio”, comentó el sacerdote.
Foto: Twitter

El padre Lanza insiste en que la solidaridad es lo que ha mantenido a El Carpintero de la Montaña en pie durante los momentos más difíciles que ha pasado Venezuela. Está convencido de que la pandemia ha sido uno de los retos más duros que sigue enfrentando la casa hogar y su mayor anhelo es poder inmunizar a sus residentes para mantener ese espacio libre de covid-19 por mucho más tiempo. 

Noticias relacionadas