• Con más de un millón de venezolanos en Perú, según Acnur, la nación se convirtió en el segundo país de la región que recibe a la mayor cantidad de ellos en condición de migrantes y refugiados. Es por ello que han surgido decenas de iniciativas y campañas que promueven la integración para lograr la sana convivencia entre peruanos y venezolanos

En Perú instituciones como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y diferentes ONG promueven campañas y reúnen esfuerzos para derribar estereotipos negativos y prejuicios que existen en algunos sectores de la sociedad peruana y que, en ocasiones contribuyen con actos de discriminación y xenofobia hacia la comunidad de refugiados y migrantes venezolanos que vive en el país andino.

Cápsus: una serie realizada con talento venezolano
Foto: Tu Causa es Mi Causa

De acuerdo con una investigación realizada por el medio de comunicación Ojo Público, los mensajes de odio hacia los venezolanos en Perú aumentaron nueve veces durante la última campaña para las elecciones presidenciales. En las redes sociales se publicaron 83 mil mensajes solo en el primer trimestre del año 2021 y los contenidos de xenofobia se elevaron en 864%, según los reportes de la plataforma Barómetro de la Xenofobia, que publica el mencionado medio.

En el territorio peruano un porcentaje de la población considera que los venezolanos en el país se dedican a acciones delictivas, así lo reveló la Encuesta de Percepción sobre el rol de las y los líderes de opinión y la migración venezolana en el Perú, realizada por el Instituto de Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Perú (IDEHPUCP) en mayo del presente año.

Esta percepción sobre los venezolanos conlleva al rechazo, dificulta su acceso a mejores oportunidades laborales y afecta negativamente su imagen como migrante, y pese a que diferentes investigaciones han descartado que la migración venezolana aumente la delincuencia en los países de acogida de América Latina, la realidad es que en numerosas ocasiones los venezolanos aseguran que su nacionalidad es sinónimo de calificativos negativos que les han cerrado las puertas.

Ante esta situación también han surgido iniciativas independientes, por parte de los mismo migrantes, quienes con sus proyectos buscan fortalecer los lazos de hermandad entre ambos países con el fin de mostrar los aportes positivos de los extranjeros en Perú y promover la sana convivencia entre peruanos y venezolanos que hacen vida en la misma sociedad.

Combatiendo la xenofobia contra los venezolanos

Es así como nacieron series audiovisuales como Caminos de Libertad, una material audiovisual con más de  15 capítulos salpicados de humor que cuentan historias reales en las que muestran episodios de felicidad, tristeza, frustración y superación de todo migrante. El elenco protagonizó escenas de lo que significa dejar todo lo que se tenía en Venezuela, empezar a reconstruir una vida en un nuevo país, cumplir metas, lograr lo que parecía imposible y todo lo que implica el proceso migratorio para un venezolano.

También se estrenó Así somos, Inmigrantes por el mundo e Inside. La producción más reciente es Cápsus, un proyecto que reúne el talento venezolano y peruano. Este narra la historia de un grupo de jóvenes que se dedica a vender un estupefaciente llamado Cápsus y que nunca imaginaron las terribles consecuencias que conlleva el mundo del consumo de narcóticos.

Foto: Cortesía

Pedro León, productor y creador de contenido, contó que espera que todas las producciones que viene realizando lleguen a otras plataformas para que el impacto sea mayor que en las redes sociales. Además, aseguró que quiere demostrar que los venezolanos y los peruanos sí pueden trabajar juntos y crear proyectos exitosos.

Debemos tener presente que somos países hermanos. La nacionalidad no te hace peor persona, todos somos humanos y es razón suficiente para respetarnos”, mencionó Pedro León en entrevista para El Diario.

Iniciativas que suman

Pedro León lidera diferentes iniciativas que buscan  promover la integración entre venezolanos y peruanos. Él es técnico en relaciones industriales y tiene 37 años de edad. Es natural de la Isla de Margarita (Nueva Esparta). En el año 2015 salió de Venezuela, después de que la empresa en la que trabajaba suspendiera sus operaciones por la falta de divisas, la rápida inflación y el continuo deterioro de las condiciones económicas y empresariales.

Así que, frente a esa situación se vio obligado a abandonar el país en el que nació y emprendió su travesía rumbo a Colombia, para mejorar su situación económica y ayudar a sus familiares que quedaron en Venezuela.

Pedro recuerda su proceso migratorio lleno de días de mucha reflexión y crecimiento personal en los que extrañaba a su familia, sus amigos, su hogar, su tierra, incluso por su mente cruzaron pensamientos que le bajaron el ánimo en más de una ocasión.

En el país vecino fue víctima de actos de xenofobia y no logró adaptarse a tierras colombianas y optó por migrar a otra nación. Fue así como en el año 2017 llegó a Perú, país en el que según se había informado, tendría mejor estabilidad financiera y podría regularizar su estatus migratorio.

No sabía con qué se enfrentaría, no tenía amigos ni familiares en Perú, pero de algo si estaba seguro y es que, daría lo mejor de él para demostrar la verdadera esencia del venezolano y evitar nuevamente ser víctima de actos de discriminación en el país que elegiría como su segundo  hogar.

Perú, el segundo destino de los migrantes venezolanos

Según los datos recopilados por la Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), al mes de junio del presente año, más de un millón de venezolanos residen en Perú, lo que ubica a la nación como el segundo país de América Latina, después de Colombia, que más venezolanos ha recibido.

Se trata de personas que han huido de su país, escapando de la escasez de alimentos y medicinas, inseguridad, hiperinflación y la violación de los derechos humanos, convirtiéndose en una de las principales crisis de desplazamiento del mundo, de acuerdo a datos oficiales de Acnur y OIM.

En Perú más de 496 mil han solicitado la condición de refugiado, lo que convierte al país en la primera nación de acogida de personas venezolanas con necesidad de protección internacional y en el segundo destino de refugiados y migrantes venezolanos en todo el mundo, según Acnur.

Acciones para construir una sociedad más solidaria

Un día camino al trabajo junto a un amigo se topó con uno de las decenas de titulares que empezaban a protagonizar los venezolanos en los diarios de circulación nacional: “Venezolanos roban los puestos de trabajo a los peruanos”, la portada del periódico que se exhibía en un quiosco les llamó la atención, les causó gracia y ambos bromeaban: “¿Cómo es eso que los venezolanos estamos robando trabajos?, ¿cómo lo robamos con pistola o cuchillo?” Desde ese momento decidió crear contenido en las redes sociales para desmentir lo que se decía de la migración venezolana y dar a conocer por qué tantos venezolanos se veían obligados a huir del país.

Caer en la generalización ha sido uno de los grandes errores de la sociedad peruana, por ejemplo, decir que todos los venezolanos son delincuentes genera xenofobia y esta automáticamente trae actos de violencia”, comentó Pedro León.

Entonces creó una cuenta en Instagram (@Social4k) y empezó a difundir videos con el objetivo de combatir la xenofobia que se empezaba a denunciar en algunos distritos de la capital peruana en contra de los venezolanos. La cuenta empezó a registrar miles de seguidores y sus videos comenzaron a viralizarse en poco tiempo.

Pedro cuenta que las redes sociales se han convertido en la mejor plataforma para difundir mensajes de integración, luchar contra la discriminación y la xenofobia, desmentir noticias, sensibilizar a las personas en temas sobre la migración forzada y dar a conocer cuantas veces sea necesario y de todas las formas posibles, las razones por las cuales un venezolano se ve obligado a abandonar a los suyos.

Actualmente viene escribiendo el guion de sus próximas producciones en las que seguirá demostrando lo que se puede lograr cuando se une el talento de venezolanos y peruanos en un mismo proyecto, con el objetivo de fortalecer los lazos de hermandad. “Desde Perú seguiré utilizando mis redes sociales para promover la integración y combatir prejuicios que promueven la xenofobia”, expresó.

Noticias relacionadas