• La red de escuelas sorteó los obstáculos para llegar a 86% de su matrícula total durante el año escolar que recién culmina. Por el restante ya trabajan en una planificación que les permita a los estudiantes rezagados nivelar

Pese a los obstáculos de la educación a distancia en Venezuela, Fe y Alegría logró llegar al 86% de su matrícula escolar durante el periodo 2021 -2021, esto de acuerdo con su director general, Manuel Aristorena S.J, quien ofreció una rueda de prensa junto a otros integrantes de la red de escuelas, con motivo del cierre de año académico, el segundo en pandemia. 

El movimiento educativo pudo atender un total de 116.000 estudiantes en sus cuatro programas de formación (Escuela, Instituto Radiofónico, Educación Universitaria y Capacitación), presentes en todo el país. 

Fe y Alegría: periodo 2020-2021

107.035

estudiantes

7.869

trabajadores del personal educativo

26.000

escolares recibieron alimentación

Sin embargo, el 14% restante de la matrícula no pudo acceder a la educación, un total de 16.000 estudiantes. Sobre esto, Yameli Martínez, coordinadora nacional de Ciudadanía de Fe y Alegría, informó que trabajan en un plan para ayudar a recuperar el año escolar a ese porcentaje de escolares. 

En el programa Escuela, la coordinadora destacó que al inicio del año escolar registraron 106.000 estudiantes. Sin embargo, se dieron a la tarea de buscar a los rezagados y lograron incorporar 1.035 niños para un total de 107.035.

Trabajo arduo

Durante el primer lapso (entre septiembre y diciembre del año 2020) Fe y Alegría desarrolló un proceso de recuperación y nivelación para los estudiantes. Posteriormente, identificaron los aprendizajes que debían priorizarse en medio del contexto de la educación a distancia. Las estrategias implementadas para garantizar la atención a niñas, niños y adolescentes fueron diversas.

“Se utilizaron estrategias distintas para llegar a la mayor cantidad de estudiantes (…) Estamos en 19 estados con 177 escuelas y no todos (los docentes) tienen la posibilidad de atender a los estudiantes bajo la virtualidad. Bien sea por fallas en la conectividad a Internet o fallas eléctricas”, explicó Martínez. 

Fe y Alegría sorteó las clases a distancia
Foto: El País

Con apenas el 30% de la matrícula con acceso a Internet y una gran cantidad de docentes sin teléfonos inteligentes, la red de escuelas desarrolló estrategias multimodales para llevar adelante el año escolar. Entre las que destacan las siguientes: 

-Visitas del docente al hogar del estudiante.

Clases comunitarias (en el caso de que docente y estudiantes vivieran en la misma comunidad) 

-Papelógrafos (ubicados en las afueras de las escuelas para que los representantes anotaran las asignaciones y posteriormente las entregarán en el centro educativo)

-Envío de material académico a través de correo electrónico. 

-Impresión de guías para aquellos que no contaban con acceso a Internet.

Aunado a esto, la coordinadora destacó que el movimiento educativo hizo especial énfasis en formar a sus profesores sobre cómo trabajar bajo esta modalidad a distancia. De igual forma con temas relacionados con DD HH como protección, explotación y abuso sexual, enfoque de género, salvaguardia de la niñez, estrategias socioemocionales, entre otros. 

“Todos somos maestros”

Para Fe y Alegría uno de los puntos más desafiantes de este periodo escolar que culminó fue cómo incentivar la permanencia del personal pese a los bajos salarios que perciben. Manuel Aristorena S.J indicó que 35% de los profesionales renunciaron en los últimos meses, esto se traduce en unos 1.200. Aunque destacó que otros decidieron continuar pese a las adversidades. 

Hicimos esfuerzos en atender al personal y el lema de este año fue ‘todos somos maestros’, esto tuvo varias intenciones. La primera es que las familias sientan que tienen una responsabilidad de ayudar a los niños y jóvenes en sus procesos de formación (…) también hicimos esfuerzos en que los maestros mejoren sus condiciones laborales. Todos sabemos el sueldo miserable del personal de las escuelas y el que haya presencia, ganas, entusiasmo, creatividad, es algo que llena (…) Ha habido apoyos económicos, la verdad muy pequeños que lo que se merecen”, dijo el director general. 

Para apoyar a los docentes con su situación económica, la red de escuela echó mano de varias iniciativas que permitieran recolectar dinero. Se hicieron rifas, campañas de recaudación, recarga de saldo, bonos para el pago de pasaje urbano y bolsas de comida, estas tres últimas fueron gracias a aliados que brindaron sus aportes. 

“Nuestro personal ha sufrido mucho las consecuencias de la baja remuneración. No cuentan con lo que se necesita para garantizar salud y alimentación en sus hogares”, dice Martínez. 

También colaboraron con el envío de mascarillas y gel antibacterial a las escuelas del interior del país para poder brindar asesorías en las aulas durante las semanas flexibles. A juicio de Yameli Martínez, esto fue de gran apoyo para llegar al 86% de los estudiantes.

“No cubro ni una semana de alimentación”

Basby González Taborda, docente con 15 años de experiencia del Colegio padre José Maria Vélez (Caricuao), comentó su experiencia en el año escolar 2020-2021, durante la rueda de prensa de Fe y Alegría.

La educadora expresó su dolor por las condiciones laborales en las que debe trabajar, al igual que el resto de sus compañeros que perciben bajos salarios.

“Teniendo posgrado y trabajando doble turno no cubro ni una semana de alimentación. Solo me alcanza para algunos alimentos de la canasta básica”, manifestó.

“Muchos docentes seguimos en las aulas no por el salario económico, sino por el salario moral. En mi caso no renuncio a la educación por el juramento que hice al graduarme. Siento que con mi trabajo doy esperanza y ánimo a una población que está igual de vulnerada. Ir a la escuela es vitamina para mí”, expresó

González Taborda pidió a las autoridades competentes escuchar las exigencias del sector educativo. “En estos tiempos de clases a distancia nosotros también hemos sido héroes”, agregó.

Los representantes de Fe y Alegría reconocen que no fue suficiente para que los educadores puedan vivir dignamente con sus salarios. Los cuales, cabe destacar, corresponde asignar directamente al Ministerio de Educación (actualmente no llegan a los cinco dólares mensuales).

Foto: EFE

Pese a las adversidades los representantes de la red de escuelas mostraron su alegría por el trabajo que lograron realizar. Especialmente por el contexto de crisis actual.

“No me queda más sino agradecer a tanta gente, tanto personal, obreros, administrativos, docentes, que han hecho posible llegar a fin de curso con la frente en algo, con la convicción de que Fe y Alegría cumple, y tenga la seguridad el país de que seguiremos cumpliendo, aunque crezcan las adversidades”, sentenció el director general, Manuel Aristorena S.J.

Noticias relacionadas