• Cuidar los dispositivos móviles de los golpes, temperaturas elevadas, humedad, líquidos y porcentajes extremos en los niveles de la batería son algunas de las sugerencias en las que coinciden los expertos en el tema. Foto: Getty Images

Los celulares inteligentes se han vuelto indispensables en la vida diaria de muchas personas. Con el paso del tiempo y la evolución tecnológica, los smartphones no solo han aportado a la interacción social a distancia, sino que también fungen como herramientas de trabajo. Por tanto, es importante saber la mejor forma de cuidarlos y ralentizar su desgaste. 

En El Diario recopilamos varias recomendaciones para extender la vida útil de los teléfonos móviles: 

1. Evitar los porcentajes extremos en los niveles de batería 

Algunas personas están acostumbradas a cargar su celular cuando la energía de la batería está por debajo del 10% o se acaba por completo. Esto puede ir disminuyendo la efectividad de la pila y algunas de las posibles consecuencias es que cada vez dure menos o tarde más en cargar. 

Estos escenarios también pueden propiciarse (a largo plazo) si se permite que el dispositivo cargue en su totalidad y puede empeorar si se deja por más tiempo. Los expertos en equipos celulares recomiendan cargarlos cuando la pila está en aproximadamente 20% y tener como umbral el 80% o 90% para desconectarlo. Mantener la batería en este rango hará que la circulación de energía siempre sea constante y no sufra cambios bruscos, alargando el tiempo de eficiencia. 

Otro consejo relacionado a la carga de la batería es evitar interrumpirla. Es decir, que sea de manera continua desde el 20% hasta el 80 – 90%. 

Celular | Foto: Getty Images.

2. Utilizar protector o forro celular 

Los accidentes pueden ocurrir en cualquier momento. Por ello es fundamental cuidar el equipo celular para disminuir los daños de las posibles caídas o golpes. 

Lo ideal es utilizar un protector diseñado especialmente para el modelo del celular que posea el usuario. Además, este forro debe ser de un material duro y resistente, ya que hay algunos que carecen de esta característica y no mitigan los impactos que pueda recibir el artefacto. 

3. Evitar  retirar frecuentemente las tarjetas SIM o Micro SD 

La colocación y retiro constante de las tarjetas SIM o Micro SD puede provocar desgaste en las ranuras o bandejas que las contienen dentro del equipo celular. Por ello, mientras menos se cambien, mejor. 

4. No exponer el celular a calor excesivo 

Cuando el equipo móvil se somete a temperaturas altas, la batería suele verse perjudicada y disminuye su rendimiento óptimo. Además, dependiendo de la intensidad del calor, se pueden dañar algunos componentes o circuitos internos. 

Derivado de esto, ha surgido la opinión popular que alega que utilizar el celular mientras está cargando es nocivo para el estado del mismo. Esto es cierto, aunque depende del caso. 

Mientras está en proceso de carga, el dispositivo eleva un poco su temperatura por la energía eléctrica que está ingresando; reproducir videos, videojuegos o emplear funciones complejas ocasionará que el procesador trabaje aún más y, por ende, la temperatura llegue a niveles dañinos. No obstante, mientras está conectado, responder un par de mensajes de alguna mensajería o usar por breves periodos una app poco demandante no tendrá efectos negativos. 

Celular con pila dañada | Foto: Cortesía.

5. Administrar el uso de aplicaciones y herramientas 

Desde hace tiempo, la mayoría de los celulares que salen al mercado traen incorporada la opción de mantener abiertas varias apps y herramientas al usar una y mantener el resto en segundo plano. Esto es muy útil, pero si se abusa de ello puede agotar la batería con mayor rapidez y posteriormente conllevar a tener que cargar el teléfono móvil, cuando se pudo evitar. 

Dicho de otra forma, se recomienda mantener en paralelo únicamente las apps o herramientas que se estén usando. 

6. No mantener el equipo celular en ambientes húmedos 

Algunos dispositivos móviles son a prueba de agua e incluso se pueden sumergir. No obstante, la mayoría no posee esta capacidad y desde que surgieron son susceptibles al contacto con líquidos o ambientes húmedos. Mantener el equipo en ambientes secos y prever accidentes que puedan mojarlo es otra forma de cuidarlo. 

7. Usar los accesorios correspondientes 

Cada teléfono celular está diseñado de una forma particular y sus desarrolladores fabrican complementos específicos y óptimos para ellos. Utilizar, por ejemplo, cargadores de otras marcas o genéricos pueden deteriorar su funcionamiento. Esto sucede principalmente cuando se emplean accesorios universales de baja calidad o que fueron fabricados con materiales que no son compatibles con determinados modelos telefónicos. 

Noticias relacionadas