• Del mundo literario y de las redes sociales emergen las voces de Ricardo Ramírez Requena y Sashenka García para conducir un programa que abre el debate honesto e inteligente sobre la cultura de Venezuela dentro y fuera de sus fronteras. Transmitido por Unión Radio Cultural 90.3FM y a través de su canal de YouTube, toma el nombre de uno de los principales poemarios del escritor venezolano Eugenio Montejo

Todo comenzó con un hilo de Twitter. En ese hervidero digital donde no solo confluyen disputas, una necesidad se hizo presente. El escritor y librero Ricardo Ramírez Requena lanzó una pregunta a la que se sumaron diversas voces para comentar la importancia de generar más espacios para el debate cultural en el país. Este episodio llamó la atención de Unión Radio: María Alejandra López, vicepresidenta de Producción, e Isabela Iturriza, gerente de Comunicación e Innovación; y tras una serie de reuniones que sostuvieron vía Zoom con Ramírez Requena surgió Alfabeto del mundo, programa radial que busca dar cabida a visiones críticas y diversas sobre el mundo cultural contemporáneo venezolano, tanto dentro como fuera del territorio. “Desde la razón queremos leer, escuchar, ver, palpar lo que pasa en nuestro tiempo”, señalan en su cuenta de Instagram. Se transmite los sábados a las 7:00 pm y los domingos a las 5:00 pm, hora Venezuela, por Unión Radio Cultural 90.3 Fm, y además se puede escuchar a través del canal de YouTube MundoUR. En la conducción del espacio, comparten micrófono Ricardo y Sashenka García, editora y escritora. La producción está a cargo de Juan Juárez.

“Hablé con Lenin Pérez Pérez, publicista, escritor, amigo, para que me ayudara a pensar esto. Para mí ha sido un proceso de aprendizaje estupendo y fabuloso”, recuerda Ramírez Requena para El Diario sobre un proyecto que comenzó a tomar forma en marzo y finalmente salió al aire el pasado 31 de julio. El episodio inaugural se denominó “Literatura venezolana y glocalidad” y tuvo como invitados al editor Alberto Sáez y la periodista especialista en marketing digital Ariana Basciani Fernández.

Alfabeto del mundo toma su nombre del poemario de Eugenio Montejo. “Resonó mucho en mí junto con Terredad y Trópico absoluto. Nos encontramos con los tres grandes libros de Montejo. Ante todo, por esa resonancia caribeña, tropical, terrenal, centrada en el cuerpo, en los sentidos, en la memoria que uno pueda rastrear en esos libros de Montejo. Es una poética que nos interesa cobijar en el programa”, expresa Ramírez Requena. 

Leer más  Niños y adolescentes de Caracas encuentran un refugio de las calles en una escuelita de levantamiento de pesas

Por ello, las temáticas se expanden en todo lo que la cultura pueda albergar: desde el beisbol, el Caribe y su música, el cine en contexto pandémico, la gastronomía para llevar, los venezolanos que triunfan más allá de sus fronteras, las diversas iniciativas culturales. La intención, asegura el editor y profesor, es que los encuentros se sostengan en un trípode temático: lo que sucede en Caracas, lo que está sucediendo en el interior del país y lo que pueda ocurrir en el extranjero. 

Sashenka García recuerda los inicios de este proyecto con ese sabor dulce que deja la compañía: “Los encuentros empezaron a darse durante la pandemia, cuando quedamos todos encerrados y no sabíamos qué íbamos a hacer con nuestra vida en este encierro, que además en Venezuela fue muy fuerte y, como todo, impreciso”. Así que cuando le propusieron subirse a ese barco, “ni corta ni perezosa” dijo que sí. 

Venezuela ahora tiene un alcance más amplio, la venezolanidad está en construcción dinámica y constante a partir de la diáspora también, que si bien ha sido dolorosa es una realidad con la que aprendemos a vivir. Algunos nos quedamos, otros se han ido, pero todos somos venezolanos; pensamos Venezuela, la analizamos, la vivimos de diferentes maneras, queremos hablarla o queremos interpretarla en aras de hacer de este país un lugar mejor. O por lo menos contribuir efectivamente a que sea un entorno de pensamiento libre, crítico, que nos permita sobre todo hacer ciudadanía, hacer una nación que desde el conocimiento y vivencia de sus heridas, sus contradicciones y también sus luces necesita refundarse de muchas maneras, aunque nunca será de cero, sino a partir de su propia historia”, añade.

A pesar de que el país vive constantemente al borde del abismo, señala García no se pueden dejar de lado los espacios para la reflexión: “Venezuela es una urgencia y nosotros vivimos en una urgencia permanente; satisfaciendo necesidades básicas, un día a la vez. Digamos que sí: aquí lo importante es muchas veces solapado por lo urgente. No hay que dejarle todo a la urgencia. Queremos enfocarnos en una mirada más amplia, que de ninguna manera niega las situaciones graves del país; sino cómo desde el mundo cultural también podemos ir construyendo un pensamiento que nos permita ser parte de una transformación que consideramos necesaria”. 

Leer más  Violencia en el noviazgo: ¿cuáles son las señales y cómo afecta a los adolescentes?

Los distintos lugares para hacer cultura

Alfabeto del mundo

Entre tantos espacios que dejan de existir, en un país que desde 2013 acumula más de 80 medios de comunicación cerrados de acuerdo con la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), con espacios culturales abandonados y una migración creciente, hay quienes se empeñan en seguir. “A nosotros nos interesa ser, dentro de todo eso que cierra, un espacio que abre. Y que busca echar una mano a proyectos o iniciativas cometidas dentro y fuera de Venezuela, a los cuales quisiéramos en un momento dado poderles dar voz. Hacia allí quisiéramos apuntar”, expresa Ramírez Requena.  

Parte de esto es encontrar una forma efectiva de llegar al público, principalmente en estos momentos. En un comienzo, el editor pensó en un medio escrito, una revista quizás, para canalizar estas necesidades. “Y ahí es donde vino el clic que hizo María Alejandra López cuando estábamos  conversando. Me dijo que el medio más popular en Venezuela es la radio. Y tiene toda la razón. Es un dial y lo captas donde estés. También existe la opción de Internet para quienes están fuera del país y en otros lugares. Eso es algo que no logras ni siquiera con la televisión, muchísimo menos va a ocurrir con un medio impreso. Era una manera muy efectiva de poder producir un programa, hablar de cultura y llegarle a la gente”, indica. 

“Ojalá pueda ser una forma de resistencia”, expresa Sashenka García. “Ojalá guste, perdure y se convierta en ese espacio de encuentro que queremos para la reflexión necesaria”, completa.

Como venezolana que vive en Venezuela, dice, ha visto y vivido la censura, la autocensura y la destrucción sistemática de medios de comunicación que han sido “la banda sonora” de su vida y le dan forma a su memoria. 

Leer más  Los cuerpos dispersos de Luis Moreno Villamediana

“Decía el poeta español Miguel Hernández uno de sus más bellos escritos: ‘Para la libertad sangro, lucho pervivo’. Yo creo que la libertad siempre va a merecer la pena. Y defender los espacios de la libertad de expresión siempre valdrá la pena. Creo que esta puerta que se abre para Ricardo y para mí con Alfabeto del mundo, para las personas que van a  compartir y han compartido con nosotros como parte del programa y también para los escuchas y los que después quieran manifestar sus pensamientos a través de redes sociales, es importante. Y es también un compromiso fundamentalmente ciudadano y moral, porque las sociedades en sus momentos más críticos precisan de la reflexión. Y es el pensamiento crítico el que nos permite transformar una realidad hostil”, agrega.  

Unión Radio y su apuesta por la cultura

La gerente de Comunicación e Innovación de Unión Radio, Isabel Iturriza, señala que Alfabeto del mundo viene a reforzar la programación cultural de fin de semana con voces que quizás no son nuevas en el eco de las redes sociales pero sí para las audiencias de la radio de señal abierta. 

Así el espacio se suma a una programación que incluye Divagancias, en el que estuvo el fallecido caricaturista y humorista Pedro León Zapata y ahora sigue con Laureano Márquez y Miguel Delgado Estévez; Albe Pérez con Ser Voz, el programa Univérsate de la Universidad Católica Andrés Bello, El sistema al Aire que es un noticiero del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela; el programa Venezolanos con Rafael Arráiz Luca; el espacio De educación y algo más del profesor José Eduardo Orozco; y Salud y bienestar de la doctora Mercedes Elena Ledezma.

“La apuesta es refrescar esa grilla de programación con voces nuevas pero hablando temas que no son nuevos. La cultura, la literatura, los valores universales. Aquí lo importante es captar personas que son especialistas, referencia en sus áreas y darles un micrófono para ampliar esa capacidad de divulgación que aún conserva la radio. No es nuevo nuestro propósito pero sí es proponer nuevas formas de decir, de debatir y para eso creo que Alfabeto del mundo es un excelente aporte que podemos dar junto a Ricardo y Sashenka”, agrega Iturriza, que además se encarga de gestionar la generación de contenidos formativos y culturales de Unión Radio a través de la Radio Escuela.

Leer más  Los cuerpos dispersos de Luis Moreno Villamediana

“Con la pandemia y la crisis de conectividad que hay en nuestro país, la radio es tal vez la mejor opción para satisfacer una necesidad humana, universal, que es la compañía. Y por eso es tan importante para nosotros ir pulsando los debates y tendencias que se dan en redes sociales, que es tal vez una de las mejores encuestas que podemos tener, para ver hacia dónde orientar la generación de contenidos propios de Unión Radio”, complementa la gerente. 

Actualmente, en Unión Radio Cultural, a través de su Radio Escuela, han ido generando espacios para la generación de contenidos culturales a partir de las distintas emisoras del grupo. Menciona Iturriza espacios como Te tengo un cuento, el catálogo de audio cuentos infantiles de Unión Radio que se transmite por Onda LaSuperestación y por Unión Radio gracias a una alianza con el Banco del Libro; Radio Reto que se produce entre Zona Escolar y La Mega, y se transmite por La Mega; además de los ya señalados. Y en esta línea, Unión Radio Cultural evalúa otros dos proyectos: uno sobre ecología y otro sobre desarrollo sostenible. 

Alfabeto del mundo

“Estamos en una fase de refrescamiento, de remodelación interna  y de cara al público de nuestra programación. Muy entusiasmados porque ya es un hábito común de quienes consumen contenidos especializados contar con una multiplataforma, por lo tanto todo está alojado en Radio Escuela en nuestro canal de YouTube, con pequeñas cápsulas para las distintas redes sociales. Sin duda el foco de esta programación es tener un impacto social y creo que es hacia lo que seguiremos apuntando en los próximos meses y, esperamos, en los próximos años también”, sentenció Iturriza.

Noticias relacionadas