• El último informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) reveló que el mes de julio tuvo un promedio de 22 protestas diarias. El coordinador general de la organización, Marco Antonio Ponce, explicó para El Diario que en la mayoría de los casos no hubo soluciones para los problemas de los ciudadanos

Los venezolanos siguen manifestándose en las calles a pesar de las restricciones y prohibiciones por el covid-19. De acuerdo con el último informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), en julio se registraron 671 protestas en el país, lo que equivale a un promedio de 22 manifestaciones diarias, 3% más que en julio de 2020. Las exigencias sociales tienen poco de casualidad: en tiempos de pandemia, en Venezuela las urgencias de los ciudadanos también pasan por escasez de servicios básicos, por las liberaciones de presos políticos, por los bajos salarios y por la falta de insumos médicos.

442 protestas (66% del total) de las 671 documentadas por el OVCS se vinculan directamente con los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. Las otras 229 manifestaciones se relacionaron a la exigencia de derechos civiles y políticos, siendo el principal motivo las diversas actividades realizadas por partidos políticos, a favor y en contra del anuncio de próximas jornadas electorales pautadas para el mes de noviembre.

Derechos demandados. Imagen: OVCS

De acuerdo con Marco Antonio Ponce, coordinador general del observatorio, la cifra es significativa no solo por darse en el contexto de la pandemia, sino por la consolidación de la represión y persecución del Estado como estrategia para evitar o sabotear las protestas ciudadanas.

“Los venezolanos continúan manifestándose en las calles, de forma pacífica, a pesar de toda una serie de elementos en contra, de acciones que se han realizado desde el Estado para impedir que ejerzan su derecho a la manifestación pacífica. Lo vemos, por ejemplo, cómo durante el estado de alarma se ha incrementado el control social, la represión, la criminalización, las detenciones arbitrarias de defensores de derechos humanos y de trabajadores. Esto deja muy claro que lo que mueve a la gente a salir a las calles es la necesidad de que no tiene sus derechos humanos garantizados”, explicó Ponce para El Diario.

Los problemas persisten

La mayoría de las motivaciones para protestar durante el mes de junio se arrastran desde el primer semestre de 2021 e incluso desde hace varios años. Para Ponce esto refleja la inacción del régimen de Nicolás Maduro y otras instituciones del Estado para solucionar los problemas de la ciudadanía.

“Las respuestas son insuficientes y, en la mayoría de los casos, inexistentes. Es decir, las instituciones venezolanas no responden a las exigencias, denuncias y llamados pacíficos que hacen los ciudadanos por diversos derechos. Es por eso que identificamos que cada mes las personas se manifiestan por las mismas situaciones. Por el contrario, lo que hemos visto en los últimos años es que se suman nuevos temas”, comentó el coordinador general del OVCS.

Como muestra de ello, de las 185 protestas relacionadas con servicios básicos, 101 tuvieron que ver con el agua potable, 52 con electricidad y 32 con el gas doméstico.

En el caso del agua, la población argumentó que recurre a tomas improvisadas de agua, que la recolecta de la lluvia, ríos y quebradas, o que pagan camiones cisternas. En el segundo, el denominador común fueron las quejas por las horas sin energía eléctrica y el temor a que se dañen electrodomésticos. Y en el último, la escasez de cilindros de gas y el uso de la leña para garantizar la elaboración de comida.

Protestas por gasolina en el mes de julio. Imagen: OVCS

Los datos del OVCS también dejaron en evidencia las promesas incumplidas del régimen de Maduro. A mediados de junio, el ministro de Petróleo del chavismo, Tareck El Aissami, prometió que las colas en las estaciones de servicio para surtir gasolina desaparecerían a finales del mes de junio. No obstante, todavía en julio el problema persistió al extremo que el observatorio documentó 87 protestas relacionadas con la escasez de gasolina.

Modalidad y estados

En cuanto a la modalidad de estas demandas sociales, 323 fueron combinadas. Es decir, que en 48% de los casos las personas se manifestaron simultáneamente a través de algunas expresiones como concentraciones, pancartazos, cierre de calles o avenidas, paros o marchas.

Anzoátegui fue el estado que más protestas reportó durante el mes, con 60. Le siguieron Trujillo (56), Bolívar (52), Lara (51) y Táchira (50). Donde menos hubo fue en Guárico (6).

Derechos laborales

El OVCS documentó 173 protestas por derechos laborales. Ponce comentó que la principal exigencia en este ámbito fue la resignificación y dolarización del sueldo del salario, expresada en las consignas de los trabajadores durante las acciones reivindicativas. En el informe expresaron que en la mayoría de ellas se denunció criminalización y detención de dirigentes sindicales y trabajadores por exigir mejoras en las instituciones y empresas públicas.

Uno de los casos que citaron, y que además explica parte de la cifra en el estado Anzoátegui, fue el de la enfermera Ada Macuare. La trabajadora de la salud fue detenida el 21 de julio por el régimen de Nicolás Maduro y presentada ante tribunales, acusada de los delitos de instigación al odio y terrorismo. Esto después de denunciar la escasez de insumos y pedir vacunas contra el covid-19 en el centro de salud Alí Romero Briceño. Su detención produjo constantes protestas de sus colegas incluso de otros estados del país.

“Estos hechos dejan en evidencia cómo el régimen de Maduro continúa afianzando su política de represión y criminalización hacia quienes exigen derechos y buscan vivir con dignidad”, dijeron desde el OVCS.

En total, los trabajadores del sector salud de toda Venezuela protestaron 95 veces. Las principales peticiones tuvieron que ver con los bajos salarios que devengan, la carencia de insumos en centros de salud y deterioro de las instalaciones. Las protestas se escenificaron en diferentes hospitales y hasta en la sede del ministerio de salud, de acuerdo con el observatorio.

Otros sectores, como jubilados, pensionados y otros trabajadores, protestaron 67 veces, principalmente para exigir mejoras salariales o de ingresos, así como para la discusión de contratos colectivos; los transportistas lo hicieron en 23 ocasiones, principalmente por la escasez de gasolina; y el estudiantil hizo lo propio 18 veces, impulsados por el rechazo al retorno a clases sin las condiciones necesarias adecuadas.

Derechos políticos y justicia

152 protestas tuvieron como motivación el derecho a la participación política. En este rango ocurrió una particularidad, que marca distancia de lo que venía ocurriendo no solo en el primer semestre de 2021 sino en años anteriores: algunas de ellas, destaca el OVCS, las realizaron afines al régimen chavista, quienes reclamaron irregularidades y corrupción en las elecciones internas del PSUV. 

También incluyeron las manifestaciones para pedir la liberación de Freddy Guevara, dirigente de Voluntad Popular, y del director de la ONG FundaRedes, Javier Tarazona.

“Si bien son graves las detenciones arbitrarias a quién sea, la detención a defensores de derechos humanos de una organización con amplia trayectoria, y que viene haciendo reportes incómodos al poder, sólo tiene un significado: el intento de hacer callar, de ocultar lo que ocurre en las zonas denunciadas. Por ello, durante el mes de julio, las protestas exigiendo la liberación de los defensores de FundaRedes fueron relevantes”, se lee en el informe del observatorio.

Por eso se registraron 85 protestas por derecho a la justicia.

Si no hay vacunas, hay protestas

El sector salud organizó varias protestas durante julio. Esto principalmente para exigir vacunas contra el covid-19 y en rechazo a la posibilidad de levantar la medida sanitaria del esquema 7×7 (7 días de semana flexible y 7 días de semana radical).

Por la falta de vacunas se llevaron a cabo 91 manifestaciones. Estas principalmente se llevaron a cabo en los estados Táchira (24), Portuguesa (14), Aragua (13), Mérida (7) y Lara (5).

Protestas por vacunas en cada estado del país. Imagen: OVCS

En total, fueron 141 protestas relacionadas con el derecho a la salud. Estas las protagonizaron trabajadores, pacientes y sus familiares. Las exigencias estuvieron relacionadas a condiciones, dotación y equipos para garantizar una atención médica adecuada; distribución de insumos, equipos de bioseguridad, mantenimiento en la infraestructura de hospitales; y la distribución adecuada de oxígeno para contagiados con covid-19.

“Los venezolanos siguen exigiendo el respeto a la dignidad humana a los actuales gestores del Estado y la única respuesta es silencio y represión”, concluyó el informe del OVCS.

Noticias relacionadas