• 71.038 latinoamericanos son afectados por la medida judicial, 2.692 de ellos son venezolanos, quienes esperan en territorio mexicano por una audiencia sobre su solicitud de asilo en Estados Unidos

La Administración de Joseph Biden prometió durante su campaña presidencial que terminaría con la política de Protocolo de Protección al Migrante (MPP, por sus siglas en inglés) establecida por su antecesor, en la que limita a los extranjeros que buscan asilo en Estados Unidos a permanecer en la frontera con México. Sin embargo, el mandatario enfrenta un traspié judicial luego de que la Corte Suprema (de mayoría conservadora) le negará terminar con dicha medida migratoria.

La política creada por Donald Trump en diciembre de 2018, estaba destinada a desalentar a los solicitantes de asilo, pero los críticos argumentan que niega a las personas el derecho legal a buscar protección en Estados Unidos y las obliga a esperar en peligrosas ciudades fronterizas mexicanas. La medida obliga a que los solicitantes permanezcan en México hasta las fechas de su audiencia en EE UU.

Los solicitantes de asilo bajo MPP fueron devueltos con instrucciones de regresar a un puerto de entrada específico en una fecha y hora específicas para recibir una notificación para comparecer ante el tribunal. Las audiencias judiciales del MPP se llevaron a cabo en improvisados ​​patios de tiendas de campaña cerca de la frontera.

En marzo de 2020, todas las audiencias pendientes del MPP se suspendieron temporalmente, luego indefinidamente, debido a la pandemia por covid-19. En enero y febrero de 2021, la Administración de Biden detuvo las nuevas declaraciones bajo MPP y comenzó a procesar aquellos con casos activos de regreso a EE UU.

Aproximadamente 25 solicitantes de asilo por día fueron admitidos en EE UU en cada uno de los tres puertos de entrada cerca de San Diego, California, El Paso, Texas y Brownsville, Texas. A partir del 27 de marzo, se procesaron alrededor de 50 solicitantes de asilo por día en cada puerto de entrada Para julio de 2021, aproximadamente 13.000 solicitantes de asilo que estaban en MPP han sido procesados ​​de regreso a los EE. UU.

Foto: EFE

El Departamento de Justicia solicitó a la corte que retrasara el restablecimiento de la política, argumentando había estado inactiva durante más de un año y que su reinstalación abrupta «perjudicaría a Estados Unidos en sus relaciones con socios regionales vitales, interrumpen severamente sus operaciones en la frontera sur y amenazan con crear una crisis diplomática y humanitaria».

Pero un tribunal de primera instancia en Texas ordenó el 13 de agosto el restablecimiento del programa, lo que obligó a la administración a apelar de emergencia ante la Corte Suprema. El máximo tribunal negó el cese de la política el 24 d eagosto.

Tras el fallo, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) declaró que estaba «participando con el gobierno de México en discusiones diplomáticas en torno a los Protocolos de Protección al Migrante». Un memorando del DHS dejó en claro que el restablecimiento del MPP «depende de la concurrencia de México, así como del establecimiento de la infraestructura, los procesos, los sistemas y las capacidades adecuados».

Un impacto inmediato del fallo de la corte es que Estados Unidos ha detenido el proceso de libertad condicional en solicitantes de asilo que habían sido devueltos a México bajo el MPP durante la administración Trump, según National Immigration Forum

No todos los solicitantes de asilo fueron devueltos a México bajo MPP. Es un proceso discrecional, pero los principios rectores del DHS para la política eximieron las siguientes categorías: niños no acompañados, ciudadanos o nacionales de México, personas de países que no hablan español, personas en «circunstancias especiales», deportación, y los que enfrentan persecución o tortura en México. En enero de 2020, el MPP se amplió a los solicitantes de asilo brasileños.

Casi 4% de los casos corresponden a venezolanos

Desde enero de 2019 hasta diciembre de 2020, más de 70.000 migrantes fueron devueltos a México para esperar audiencias judiciales. Del número total devuelto a febrero de 2021, aproximadamente 42.000 completaron sus casos o tuvieron que rescindir su caso por alguna razón. De los casos completados, 32.638 recibieron una orden de expulsión, 650 recibieron asilo y 9.206 terminaron sus casos por otras razones. Aproximadamente 29.000 solicitantes de asilo que fueron devueltos a México bajo MPP continúan teniendo casos activos, advierte National Immigration Forum

De acuerdo con TRAC Immigration basados en las estadísticas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), 71.038 personas de 14 países latinoamericanos en orden de casos (Honduras, Guatemala, Cuba, El Salvador, Ecuador, Venezuela, Nicaragua, Brasil, Perú, Colombia, República Dominicana, México, Costa Rica y Rica) esperaban por su audiencia para poder entrar a territorio estadounidense.

Venezolanos cruzando EE UU
Venezolanos cruzando a EE UU. Foto: Reuters

Los venezolanos con solicitudes de asilo en Estados Unidos esperando por audiencia en México representan 3,78% de los casos, con 2.692 requerimientos. Los datos de TRAC Inmigration, muestra que 1.211 de los expedientes comenzaron en 2019 (44,9%); 1.178 en 2020 (43,75%) y 303 en lo que va de 2021 (11%).

Cuando se analiza los datos de todos las nacionalidades en proceso de asilo, 64.469 solicitantes (90,7%) no cuentan con representación legal, solo 6.569 de ellos (9,2%) tienen asistencia legal sobre su procedimiento judicial.

De ellos, 1.089 corresponden a venezolanos con abogados (40,45% de los casos), mientras que 1.603 de los connacionales no cuentan con representación legal (59,54%). Una dificultad adicional para obtener el beneficio de protección.

Riesgos de esperar en México por una audiencia

Un informe de Human Rights First actualizado ha documentado más de 1.500 casos de asesinatos, violaciones, secuestros y otros asaltos violentos denunciados públicamente por quienes se vieron obligados a esperar en el MPP.

Un informe de Médicos Sin Fronteras (MSF) encontró que el 75% de los migrantes que regresaron a México bajo el MPP habían sido víctimas de un intento de secuestro, y casi el 80% de los migrantes inscritos en el MPP que fueron tratados en una clínica de salud mental de MSF en la frontera habían sido víctima de violencia. La falta de asesoramiento brindado a los migrantes, combinada con el peligro desenfrenado y la violencia que experimentan los migrantes en las ciudades fronterizas mexicanas, hizo que este programa enfrentara duras críticas.

Noticias relacionadas