• Los precandidatos David Uzcátegui y Carlos Ocariz sostienen un enfrentamiento por la postulación de la MUD en las elecciones regionales. La disputa permeó hasta las estructuras municipales, donde fuentes confirmaron a El Diario que se mantienen congeladas la mayoría de las candidaturas de alcaldes en los Altos Mirandinos y el este de Caracas

A solo tres meses de las elecciones regionales del 21 de noviembre de 2021, la oposición avanza lentamente hacia su cuadro definitivo de candidatos a gobernadores, alcaldes, concejales y legisladores estadales. Actualmente la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que agrupa a los partidos del G4 y sus aliados, logró el consenso en 20 estados, aunque uno de ellos en días recientes se ha convertido en un problema para la unidad.

Miranda, actualmente gobernada por el oficialismo, es uno de los estados claves por su demografía e importancia política y económica para Venezuela. Allí la oposición está dividida entre David Uzcátegui, del movimiento independiente Fuerza Vecinal; y Carlos Ocariz, representado por Primero Justicia (PJ) y los partidos convencionales.

Con el fin de hacer frente al aspirante a la reelección Héctor Rodríguez, y sin dividir los votos en el intento, ambos precandidatos acordaron medirse para decidir cuál será el  nombre que figure en la tarjeta de la MUD. El pacto, escrito y firmado en una hoja suelta de libreta, no contempló primarias, sino un sistema de escogencia a partir de los resultados de cuatro encuestas que determinarían al dirigente más popular entre los mirandinos.

Guerra de encuestas

Miranda se convierte en la piedra de tranca para la candidatura unitaria de la oposición
Al centro, de camisa negra, Carlos Ocariz en Miranda. Foto: Cortesía

De acuerdo con el pacto difundido por Ocariz, los dos comandos opositores establecieron un sistema de cuatro encuestas, para lo cual contrataron los servicios de las firmas privadas Delphos, Datincorp, Varianzas y More Consulting. Todas aplicarían el mismo cuestionario en los 21 municipios de Miranda.

La encuesta contaría con dos preguntas. En la primera, se preguntaría al consultado por quién votaría en las elecciones regionales, teniendo como opciones a Ocariz y Uzcátegui, además de Héctor Rodríguez, abstenerse de votar o no responder. En la segunda, las opciones se reducen a qué candidato se prefiere que represente a la MUD, solo con los dos dirigentes. Para esta segunda pregunta, se aplicaría un filtro para medir los resultados tanto con la opinión de personas identificadas con el oficialismo, como solo con el voto opositor e indeciso.

El acuerdo aparece firmado por David Uzcátegui y representantes de tres de los partidos del G4: Tomás Guanipa en representación de PJ; Angelo Palmeri, por Un Nuevo Tiempo (UNT); y Luis Moreno, por Acción Democrática (de la facción de Henry Ramos Allup).

Antes de decidir el método de escogencia, cada candidato manejaba sus propios números. Al finalizar el mes de julio, Uzcátegui se proyectaba ganador con 52,8% de la intención de voto según Delphos, encuestadora luego usada para el acuerdo. Fuera del pacto, para el 15 de agosto de 2021 Ocariz era el candidato favorito en sondeos como el de Consultores 21, donde tenía 59% sobre 41% de Uzcátegui. También el dirigente de PJ poseía en esa misma fecha una ventaja de 60,2%, de acuerdo con un estudio de Datanálisis.

Polémica por los resultados

Miranda se convierte en la piedra de tranca para la candidatura unitaria de la oposición
En el centro, de camisa azul, David Uzcátegui. Foto: Cortesía

La mañana del 3 de septiembre de 2021, Carlos Ocariz convocó a una rueda de prensa para pronunciarse acerca de los resultados de las encuestas. Sin precisar el contenido de las mismas, denunció irregularidades en dos de los cuatro sondeos, los cuales no pudieron ser auditados.

Aseguró que en dos instrumentos se logró la auditoría conjunta por parte de ambos comandos, pero los otros se emitieron los resultados antes de  la revisión correspondiente. Indicó que el comando Fuerza Vecinal no ha respondido sus solicitudes de hacer las auditorías faltantes, por lo que les exigió cumplir con el acuerdo escrito.

“En esas empresas donde no se cumplió la auditoría de ambos comandos, que no se cuenten (los resultados). La otra opción es que con las mismas empresas y las mismas condiciones, se haga la auditoría con los comandos como se pactó”, solicitó

Un par de horas después de la declaración de Ocariz, le tocó el turno de hablar a Uzcátegui. Ignorando las acusaciones de su contrincante, se proclamó el ganador de la contienda. Afirmó que a pesar de haber preferido unas elecciones primarias antes que el sistema elegido, logró triunfar en tres de los cuatro estudios. Incluso invitó al dirigente de PJ a ser jefe de campaña.

Luego de extenderse la polémica, finalmente respondió a las increpaciones en un comunicado: “Con mucho respeto le pedimos a Carlos Ocariz que tenga gallardía en la derrota. Se aplicó el método que él quería y aún así salimos victoriosos”.

Contradicciones en las encuestas

Existen profundas discrepancias en cuanto a lo señalado por cada precandidato sobre el resultado de las encuestas. Ocariz afirmó que de las dos que fueron auditadas por los comandos, una fue ganada por él y la otra por Uzcátegui. Por su parte, el dirigente independiente asegura que fue el vencedor en tres sondeos, mientras Ocariz solo en uno.

Ambos coinciden en que tres de las encuestas fueron con estudios de campo y una se realizó mediante llamadas telefónicas. Ninguno especificó directamente a cuáles empresas correspondió cada instrumento ni sus resultados. No obstante, Uzcátegui le atribuyó la victoria de la encuesta telefónica a Ocariz, insinuando que hubo alguna manipulación sobre esta. Una opinión contraria tuvo su adversario.

En una de las encuestas donde se hizo la auditoría, el otro comando impugnó los resultados. En esa encuesta se hicieron mil llamadas y están grabadas (…) Me ha tocado perder y ganar y lo he reconocido”, dijo Ocariz sobre la encuesta ganada por Uzcátegui.

Sobre este punto, el periodista Darvinson Rojas, vinculado al comando de Fuerza Vecinal, hizo públicos los resultados de tres de las encuestas en sus redes sociales. En ellas, se valida la versión de Uzcátegui sobre su presunta victoria:

Varianzas: Uzcátegui: 33,8%; Ocariz: 32,1%.

Delphos: Uzcátegui: 34,1%; Ocariz: 30,7%.

Datincorp: Uzátegui: 34,97%; Ocariz: 31,56%

Rojas omitió publicar los resultados de More Consulting, sondeo en el que presuntamente ganó Ocariz y fue realizado telefónicamente. El comando de Primero Justicia, por su parte, no divulgó ningún tipo de información de las encuestadoras auditadas, por lo que se desconoce su data. Del mismo modo, las cuatro empresas contratadas también han evitado hacer pronunciamientos sobre los sondeos encargados y sus resultados.

Sin candidato

En medio de la incertidumbre generada en torno al futuro de la candidatura unitaria en Miranda, la MUD parece por fin interceder. Desde el G4 circuló un presunto comunicado de la plataforma en el cual se ordena la repetición de las encuestas en Miranda. 

“Solo dos encuestas contaron con auditoría de ambas partes y en ellas el precandidato Carlos Ocariz salió favorecido con 4 puntos y el precandidato David Uzcátegui con 2 puntos, de acuerdo a las reglas de valoración de las encuestas aprobadas. Lamentablemente en 2 de las encuestas no se les brindó a ambas partes la garantía de la auditoría acordada como mecanismo de transparencia en este importante proceso, lo cual constituye una grave irregularidad”, expresa la nota.

Dado que el 4 de septiembre finalizó el plazo para formalizar postulaciones ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), la tarjeta de la MUD tomó una resolución temporal. El secretario general de la organización, José Luis Cartaya, se inscribió como candidato provisionalmente mientras se dirime la disputa. Una vez aclarado el candidato unitario, se realizará la sustitución en la boleta, para lo cual tienen hasta el 22 de septiembre.

Aunque la inscripción de Cartaya como candidato sustituto es un hecho, algunos sectores políticos cuestionaron la veracidad del comunicado de la MUD. El secretario general de Acción Democrática en Miranda, Gustavo Ruiz Adrián, negó que haya intención de repetir las encuestas y acusó al comando de Ocariz de hacerse pasar por la MUD con una falsa declaración.

Fuentes cercanas a la MUD confirmaron a El Diario que el comunicado sí pertenece a la Unidad, con el aval de PJ, UNT y Voluntad Popular (VP). El único partido que no suscribió la resolución fue AD, cuya estructura regional estaría a favor de Uzcátegui.

Lucha por las alcaldías

Miranda se convierte en la piedra de tranca para la candidatura unitaria de la oposición
José Fernández (de chaqueta amarilla), alcalde del municipio Los Salias. Foto: Cortesía

La discordia entre PJ y Fuerza Vecinal por la candidatura a la Gobernación de Miranda parece haber colado a todas sus estructuras regionales y municipales. En su rueda de prensa, Ocariz aseguró que ya habían candidaturas unitarias para alcaldes en 20 de los 21 municipios del estado, sin embargo, el panorama hoy parece ser otro.

Inicialmente se había acordado una serie de nombres para los municipios del Área Metropolitana de Caracas y los Altos Mirandinos; no obstante, actualmente reina la duda sobre estas postulaciones debido a fricciones entre Fuerza Vecinal y la alianza PJ-VP-UNT. 

En el caso de los Altos Mirandinos, el alcalde de Los Salias, José Fernández, busca reelegirse a través del partido de Uzcátegui. Ante el intento por parte del G3 (al no contar con AD) de imponer a los candidatos a concejales, toda la unidad del municipio está comprometida. Misma situación ocurre en el municipio Guaicaipuro, donde también se encuentra en un limbo el apoyo de la MUD a la postulación de José Luis Rodríguez.

Fuentes consultadas afirmaron que hasta el momento, en el municipio Baruta el alcalde Darwin González se mantiene como el candidato de la MUD, a pesar de que todos los aspirantes al Concejo Municipal serán decididos por PJ. Aunque afirman que ocurre la misma situación en Chacao con el alcalde Gustavo Duque, recientemente el precandidato a concejal por la tolda aurinegra, Gabriel Santana, ha asomado la posibilidad de retar esta postulación.

La Unidad es de todos

Miranda se convierte en la piedra de tranca para la candidatura unitaria de la oposición
Gustavo Duque, alcalde del municipio Chacao. Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

En entrevista exclusiva a El Diario, Gustavo Duque se pronunció sobre la posibilidad de un retiro del apoyo de la MUD a su reelección. Denunció que actualmente el comando del G3 planea aplicar esa estrategia contra todos los alcaldes apoyados por Fuerza Vecinal, para sustituirlos por candidatos propios. “Si lo hace va a implosionar la unidad”, comenta.

“Es una injusticia que quieran apoderarse de la tarjeta para ellos solos. La MUD no es de ellos (el G3), le pertenece a todos”, declaró.

El alcalde se mostró confiado ante los comicios. Los números parecen respaldarlo. De acuerdo con la encuesta realizada en agosto de 2021 por Delphos, 89,3% de los habitantes de Chacao califican su gestión como positiva. Otro estudio, de More Consulting, sitúa su aprobación también alrededor del 86,4%.

Una opinión similar a la de Duque posee Darwin González. Aseguró que existe una campaña de boicot por parte del comando rival, que mantiene paralizadas las candidaturas unitarias en la mayoría de los municipios de la subregión. Mientras se dirime la situación, la MUD optó por inscribir “candidatos tapas”, es decir, postulaciones temporales de nombres para cubrir la vacante de la tarjeta mientras se decide al aspirante definitivo. Precisamente lo mismo que debió hacer Cartaya para el cargo de gobernador.

“Outsiders” políticos

Uzcátegui y los actuales alcaldes de Baruta, Chacao, El Hatillo y Los Salias, son figuras insubordinadas para los sectores más estrictos de Primero Justicia. Todos militaron en ese partido hasta las elecciones municipales de 2017, cuando decidieron participar como independientes con el argumento de no ceder bastiones históricos de la oposición al chavismo. Para la directiva de PJ el gesto se tomó como aspiraciones personales, así como una manera de validar lo que en ese momento estaba denunciado como un fraude electoral de Nicolás Maduro.

A raíz de esa actuación, y por violar la disciplina partidista, se consideraron como autoexcluidos de la organización. De hecho, hasta el acuerdo electoral entre Ocariz y Uzcátegui, Fuerza Vecinal (partido creado especialmente para las elecciones de 2021) era tomado por sectores del G4 como una fuerza política completamente ajena a la MUD y la Plataforma Unitaria.

Sin unidad

Por el momento, la unidad parece haberse quebrado en Miranda. En el hipotético caso de que la MUD decida inclinarse a favor de Ocariz, las posibilidades de que Uzcátegui continúe su candidatura por separado son bastante altas. Así lo ha manifestado en varios de sus discursos.

Eugenio Martínez, periodista de El Diario especializado en temas electorales, explicó en su cuenta de Twitter que ambos precandidatos deben apoyarse mutuamente para tener posibilidades de ganar. Uzcátegui necesita de la estructura partidista que proveen PJ y la MUD. A Ocariz también le urge el respaldo de los alcaldes y votantes que hoy están del lado de Fuerza Vecinal.

Las divisiones, tanto en la boleta regional como en sus diferentes alcaldías, podrían significar una oportunidad para el chavismo. Aunque recientemente sus bases han demostrado inconformidad con las directrices del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), al momento de acudir a las urnas su intención de voto se mantiene sólida en torno a la figura de Héctor Rodríguez. 

Solo queda esperar que la MUD comunique de manera clara y oficial su veredicto respecto a las encuestas cuestionadas. También, en la medida que se hagan las sustituciones y avance la campaña electoral, que se conozca finalmente quiénes serán los candidatos.

Noticias relacionadas