• Al menos 535 tiroteos masivos ocurrieron en Estados Unidos en lo que va de 2021. Las escuelas son un sitio recurrente para estos hechos. El que tuvo lugar en Arlington (Texas) no dejó fallecidos, pero otros sí han causado muertes y dejado heridos | Foto: The Dallas Morning News.

Los tiroteos masivos forman parte del panorama violento que viven algunas ciudades en Estados Unidos. Al menos 535 ocurrieron en el país desde enero de 2021, según Gun Violence Archive (GVA). Con la pandemia por covid-19 la situación no mejoró, pues durante 2020 se produjeron alrededor de 615 casos; un incremento a comparación de 2019, cuando se registraron 434 tiroteos.

Tiroteo masivo Es aquel en que se les dispara a cuatro o más personas en un solo lugar y se excluye al tirador. Las razones por las que se originan los mismos son diversas, pues pueden ocurrir en sitios nocturnos, parques y escuelas, producto de peleas, discusiones o por motivos religiosos.

El último tiroteo masivo se registró en la escuela secundaria de la ciudad de Arlington (Texas), este 6 de septiembre. El presunto responsable fue Timothy George Simpkins, de 18 años de edad, quien empleó el arma en medio de una pelea con otro estudiante. Luego de disparar, escapó, pero la policía local lo detuvo. Del hecho resultaron al menos cuatro heridos.

Aunque el hecho no haya dejado muertos, otros sí causaron mayores estragos en distintas partes del país. A continuación, El Diario presenta una lista con los cinco tiroteos masivos más impactantes en Estados Unidos:

1. Festival Route 91 Harvest

Es considerado el tiroteo masivo más mortífero de la historia moderna de Estados Unidos. Ocurrió en el festival de música country Route 91 Harvest, celebrado en Las Vegas, Nevada. Stephen Paddock, de 64 años de edad, disparó a personas desde su habitación en el piso 32 del hotel Mandalay Bay.

El 1° de octubre de 2017, durante la última presentación del festival, Paddock abrió fuego contra la multitud de 20.000 personas que asistieron al evento, hubo 59 muertos y 851 heridos. El responsable del acto, según la policía, se suicidó.

Foto: Getty Images.

2. Club Pulse

La masacre en el club nocturno LGBTIQ+ Pulse ocurrió el 12 de junio de 2016, en Orlando (Florida). Omar Mir Saddiqui Mateen, de 29 años de edad, disparó contra las personas que se encontraban en el local, jurando lealtad al Estado Islámico; grupo que posteriormente asumió la responsabilidad del ataque.

En el tiroteo masivo, murieron 49 personas y otras 53 resultaron heridas. La policía logró ultimar al responsable durante los sucesos en los que el joven mantuvo retenidos a un grupo de personas en el sitio nocturno. Es considerado el segundo tiroteo masivo con mayor número de muertes en EE UU.

Foto: EFE.

3. Universidad Virginia Tech

El tiroteo masivo en el Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, que ocurrió el 16 de abril de 2007, fue el peor tiroteo en una universidad estadounidense. El autor del hecho fue Seung-hui Cho, de 23 años de edad, un estudiante con autismo de origen surcoreano que cursaba Literatura Inglesa en esa casa de estudios.

Según la investigación del caso, la venganza motivó al joven a disparar contra otros estudiantes. El hecho dejó 32 personas fallecidas y 29 heridas. El hombre murió durante el operativo cuando la policía lo mató de un disparo en la cabeza.

Presidente George Bush durante un acto en memoria de las víctimas de la masacre de Virginia. Foto: AP.

4. Iglesia de Sutherland Springs

Ocurrió el 5 de noviembre de 2017 en la Primera Iglesia de Sutherland Springs, en Texas y es considerada la peor masacre del estado. El responsable entró con un chaleco antibalas y una pistola durante una misa y disparó contra los asistentes.

Fallecieron 25 personas y hubo 24 heridos. El autor de la masacre fue Devin Patrick Kelley, quien fue encontrado muerto por la policía luego del suceso.

Foto: American-Statesman.

5. Escuela primaria Sandy Hook

El hecho tuvo lugar en la escuela Sandy Hook de Newtown, en Connecticut, el 14 de diciembre de 2012. Es el hecho más mortífero de una escuela primaria en Estados Unidos.

El responsable de la masacre fue Adam Peter Lanza, joven de 20 años de edad, quien mató a tiros a su mamá y a otras 26 personas, incluidos 20 niños. Posteriormente, Lanza se suicidó. Investigaciones policiales revelaron que actuó y planeó solo el tiroteo, sin embargo, no se esclareció el por qué lo hizo.

Foto: Getty Images.

Las escuelas, sitios recurrentes para los tiroteos masivos

Las escuelas, con el pasar de los años, se han vuelto uno de los centros en los cuales se presentan mayores casos de tiroteos masivos en Estados Unidos. En el año 2018, hubo al menos 25 registrados en instituciones escolares. Un año después se reportaron 23.

The Washington Post reseña que desde la masacre de Columbine, Colorado (1999), al menos 248.000 estudiantes han estado expuestos a la violencia con armas. Organizaciones como Sandy Hook Promise han avocado esfuerzos para proteger a los niños y jóvenes estudiantes estadounidenses.

Porte de armas, un derecho polémico

Aunque existan limitaciones sobre el porte de armas, la Segunda Enmienda de la Constitución de EE UU protege el derecho de poseer y portar armas. Además, es un derecho individual y el cual los estados del país no pueden contrariar. No obstante, la norma no prevé el contexto de la persona que adquiere el arma o si la sabe usar o no.

Según estudios del Centro de Investigaciones Pew, para 2017 los estadounidenses son los que poseen mayor cantidad de armas de fuego por persona. 4 de cada 10 afirman que tienen una pistola o viven en casas donde hay armas de fuego. Además, Estados Unidos es el país con mayor cantidad de tiroteos masivos públicos.

En abril de 2021, el presidente Joe Biden impuso una medida que permitió regular la venta de armas fantasma, que son las que no tienen un número de serie o son ensambladas, y pidió a los estados normas para confiscar armas a personas consideradas como riesgosas. En ese momento, el mandatario calificó como vergonzoso el incremento de violencia y muertes por armas de fuego.

Sin embargo, en distintos estratos sociales y políticos y partidistas (entre republicanos y demócratas) continúa el debate sobre el porte de armas. Aunque pueda traer seguridad y protección individual ante casos de robos o violencia, también es considerado un riesgo ya que personas malintencionadas pueden ocasionar daños o la muerte a otros.

Noticias relacionadas