• Se desconoce la causa de la muerte del ejemplar de esta especie que se encuentra en peligro de extinción

El Sindicato Unitario Nacional de Empleados Públicos del Instituto Nacional de Parques (Sunep-Inparques) denunció este viernes 5 de noviembre la muerte del jaguar llamado Caroní, que vivía en cautiverio en el parque Generalísimo Francisco de Miranda, mejor conocido como Parque del Este (en Caracas). 

Mediante su cuenta de Twitter denunciaron la muerte del ejemplar, una especie que se encuentra en peligro de extinción. Además, reclamaron que Inparques no emita una información oficial sobre el fallecimiento de Caroní.

Caroní tenía 19 años de edad y la esperanza de vida de estos animales es de 22 años de edad. El felino compartía espacio con una puma de cuatro años de edad, llamada Gissel y que nació en el Zoológico de Caricuao. Se desconoce hasta el momento el motivo de la muerte del jaguar.

La muerte de otros animales en Parque del Este

En abril del año 2020, poco después de iniciar la pandemia en Venezuela, se conoció la muerte de Kaliope, el perro de agua que también estaba en cautiverio en el parque caraqueño. Ante esta muerte Inparques tampoco emitió ninguna información oficial sobre las causas de la muerte.

“En medio de una tragedia mundial del covid-19 con incendios forestales que acaban con nuestros bosques y fauna, recibir la noticia de la muerte de Kaliope, perro de agua del Parque del Este, causa profunda tristeza, mientras los jefes de Inparques en silencio“, dijo el ente el sindicato de Inparques en el momento de dar a conocer la noticia.

En enero de 2021, el Parque del Este cumplió 60 años de fundado en medio de denuncias por el descuido a las instalaciones de los órganos rectores de los Parques Nacionales, así como también del estado de los animales que están en cautiverio allí; muchos de ellos en desnutrición.

Además de Caroní y Kaliope, tres búos y seis guacamayas, han muerto producto de la falta de atención y alimento desde 2016. Trabajadores del parque, así como otros gremios han denunciado que los animales del recinto no cuentan con alimentos adecuados para mantener su peso corporal y las instalaciones que los resguardan están poco atendidas.

No son las únicas muertes de animales registradas en parques en Caracas, también en el Zoológico de Caricuao han muerto animales producto del descuido. Por ejemplo, la elefante Ruperta. Aunque se anunció murió por vejez, Sunep-Inparques exigió mayores detalles sobre el hecho, sin respuesta alguna.

Al cierre de 2016, fueron contabilizados por el sindicato al menos 50 animales muertos producto del hambre en ese parque, como algunos cerdos vietnamitas, tapires, conejos, pájaros y pecaríes. A la fecha, no existe una cifra exacta de animales muertos en los parques en Caracas o el resto de Venezuela.

Noticias relacionadas