• Puede parecer lejano, pero hace 35 años la gente también se habría mostrado escéptica si les hubieran dicho que encontraríamos citas y trabajos mirando una pantalla en nuestras habitaciones. Foto: Facebook

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota What will the world look like when you can be whoever you want in the metaverse?, original de The Washington Post.

En 2007, un grupo de investigadores de Stanford decidió explorar una pregunta novedosa: ¿Qué efecto tendría la elección de avatares en línea de una persona en su comportamiento?

Sus hallazgos fueron sorprendentes. El usuario no solo operaría el avatar de una manera consistente con su apariencia en el mundo digital, sino que las características del avatar darían forma al comportamiento del usuario en el real. Una persona que elige ser más alta digitalmente se convierte en un negociador más agresivo en la vida diaria. Alguien que se pone una bata de laboratorio de inventor en línea es más creativo en las reuniones del mundo real. Adoptar un personaje digitalmente, descubrieron los investigadores, esencialmente puede cambiar una personalidad, en un giro que se conoce como el efecto Proteus.

Ese fenómeno podría volverse repentinamente muy relevante con el advenimiento del metaverso , el ideal de un mundo persistentemente virtual que se ha fantaseado durante mucho tiempo y que permite que un número ilimitado de usuarios deambule, juegue, aprenda, trabaje y, sí, compre.

Mark Zuckerberg describió su visión, y el compromiso de Meta, el padre recién bautizado de Facebook, de gastar miles de millones durante la próxima década, para construir un mundo así. La compañía posee un nivel de inversión y alcance al consumidor, incluso las firmas del mundo virtual altamente exitosas como Roblox o Fortnite no lo tienen.

Algunos recibieron el anuncio con escepticismo justificado, con la falta de una plataforma de hardware de Facebook, su aparente entrada tardía a un juego que otros han jugado durante mucho tiempo y su elisión de los desafíos técnicos y corporativos que enfrenta. Pero si Facebook, o, para el caso, una serie de otros que han estado imaginando un metaverso durante años, pudiera realmente lograrlo, reordenaría la forma en que vivimos de manera dramática. Un metaverso completamente realizado intensificaría drásticamente las tendencias existentes, abriría nuevas oportunidades y, de manera igualmente crítica, crearía un conjunto completamente nuevo de problemas.

“Cuando se trata del metaverso, el titular debería ser ‘Los que odian van a odiar’”, dijo Rabindra Ratan, profesor asociado en el Departamento de Medios e Información de la Universidad Estatal de Michigan que ha investigado la interconexión virtual a gran escala. “La realidad es que hay todo tipo de razones para ser optimistas sobre este mundo”, dijo. «También habrá maldad», añadió. «Creo que será un nuevo tipo de maldad».

Escuchar sobre el metaverso puede, como sugirió una popular cuenta de Instagram, hacernos sentir como los oyentes de ese meme del tablón de anuncios de Charlie Day: bombardeados por muchas teorías que significan poco excepto la institucionalización potencialmente inminente de la persona que las ofrece.

Es una reacción comprensible, y puede deberse en parte a escuchar a alguien vendernos un mundo entero en lugar de simplemente hablar de una parte de él o construir esos elementos uno a la vez. Después de todo, cuando se construyeron los feudos actuales de Internet, miles de millones de nosotros no fuimos sometidos a un discurso global con diez años de anticipación.

“Partiendo de construir el metaverso en realidad no es la mejor manera de terminar con el metaverso”, John Carmack, un consultor ejecutivo devenido en Oculus del Meta , dijo en la misma presentación que Zuckerberg; en cambio, abogó por abordar en silencio las piezas que se fusionarían en él.

Pero eso no significa que deba ignorarse un gran resultado potencial. Después de todo, la idea de que las personas hagan amigos, hagan una fortuna, pierdan una fortuna o conozcan a sus compañeros de vida mientras miran un trozo de vidrio en sus habitaciones le habría sonado tan improbable a alguien hace 35 años como lo hace el metaverso para nosotros ahora. En el mundo digital, la inverosimilitud presente rara vez es un indicador de viabilidad futura.

«La idea misma de Metaverso significa que una parte cada vez mayor de nuestras vidas, trabajo, ocio, tiempo, gasto, riqueza, felicidad y relaciones estará dentro de mundos virtuales, en lugar de simplemente ampliarse o ayudarse a través de dispositivos y software digitales», Matthew Ball , un experto digital que ha publicado extensamente sobre el metaverso y recientemente vendió un libro sobre el tema, escribió en un correo electrónico a The Washington Post.

Algunos partidarios del metaverso, incluido Zuckerberg, han promocionado su potencial para una oficina virtual. Pero no todo el mundo ve eso como una mejora. “Entonces, en lugar de enviar un mensaje en Slack en 2-DI, ¿veo un avatar en 3-D de mí mismo sentado en mi monitor virtual mirando el mismo mensaje en Slack? ¿Qué hace eso?», expresó el ejecutivo Clay Shirky, cronista de la tecnología y sus efectos en la sociedad.

Shirky dijo que la oficina basada en metaverso ignora una verdad oculta sobre el trabajo remoto. «Zoom es tan exitoso precisamente porque marca la presencia hacia abajo «, dijo. “No te sientes como si estuvieras en la oficina, por eso podemos dedicar tanto tiempo a eso. No queremos sentirnos como si estuviéramos más en la oficina».

Pero Ratan señala que el metaverso produciría una gama de herramientas imposibles en el trabajo remoto actual, como un desarrollador de software con tres monitores enormes que no podría tener en casa o un trabajador automotor capaz de jugar con un automóvil completo. Las reuniones podrían ser incluso más equitativas.

“Muchos de los prejuicios de base superficial que tenemos ahora que pueden hacer que una persona no se escuche o tenga miedo de hablar podrían disminuir si aparecimos en las reuniones como avatares basados ​​más en nuestras ideas y logros”, dijo. (Ratan está en conversaciones con Facebook para recibir fondos para su laboratorio).

Las transformaciones laborales podrían ir aún más lejos. Preguntar cómo cambiará el trabajo del metaverso es aplicar el paradigma equivocado, dicen los expertos en metaverso. Es la economía laboral en sí la que podría cambiar, y hablar de ello en términos de videoconferencia más inmersiva es como centrarse en la llave inglesa que arregla el motor del metro en lugar de lo que realmente es el metaverso: todo el sistema de vías.

“Surgirán nuevas empresas, productos y servicios para gestionar todo, desde el procesamiento de pagos hasta la verificación de identidad, la contratación de la entrega de anuncios, la creación de contenido y la seguridad”, escribió Ball en su sitio web. También describe en el artículo innovaciones tales como «trabajadores que eligen vivir fuera de las ciudades [que] podrán participar en la economía de ‘alto valor’ a través del trabajo virtual».

Una de las mayores oportunidades podría venir con la educación. Cualquiera que haya intentado asegurarse de que un niño de 10 años aprenda en casa sin distracciones durante los últimos 20 meses anhela un nuevo modelo. La inmersión del metaverso proporcionaría al maestro más herramientas y a los estudiantes menos razones para desconectarse.

Los defensores del metaverso, que ha existido en aplicaciones ficticias y burdas del mundo real desde al menos la década de 1990, han enfatizado cómo facilitará las oportunidades sociales, permitiendo, por ejemplo, un zap de nuestras salas de estar a un juego de fútbol, ​​luego a un reunión navideña en todo el país.

Pero, por mucho que las redes sociales puedan parecer calorías vacías en comparación con la amistad real, el metaverso puede terminar simulando inadecuadamente la vida real. “Claro, puedes sentirte como si estuvieras en la reunión de Acción de Gracias desde tu sofá” , dijo en una entrevista Janet Murray, directora del Centro de Artes Liberales de Integración Digital de Georgia Tech y pionera en el estudio de la conectividad digital . «¿Pero no quieres que puedas probar el pavo?»

También le preocupaba, en el caso de Facebook, una especie de capitalismo de vigilancia en el que las corporaciones se infiltran cada vez más en el metaverso, como han comenzado a hacer en Roblox.

“Hay algo emocionante en una tecnología de representar cosas que no están físicamente allí”, dijo. «Pero eso está separado de una corporación que posee una única plataforma que se convertirá en una pesadilla de constantes presentaciones de consumidores». Y nuestro funcionamiento regular como avatares podría ser un campo minado de privacidad, con mucho más conocimiento sobre nuestras preferencias y movimientos que en la actual Internet incorpórea.

El estado de desinformación, un flagelo de las redes sociales actuales, tampoco está claro en este nuevo mundo.

Existe cierta esperanza entre los expertos de que la virtualidad abordará el problema, requiriendo o provocando un evento más concreto que, digamos, un tweet conspiracionista de dos oraciones.

Pero la confusión de un mundo virtual persistente con el real también puede aumentar las falsedades. Si las afirmaciones incorrectas parecen convincentes como palabras incorpóreas en una pantalla, serán aún más persuasivas incrustadas en 3-D. Como Ethan Zuckerman, el profesor de la Universidad de Massachusetts en Amherst que creó un metaverso a mediados de los 90 preguntó en el Atlántico de Facebook: «¿Cómo puede una empresa que puede bloquear solo el 6 por ciento del contenido de odio en idioma árabe lidiar con el discurso peligroso cuando se usa en la camiseta de un avatar o se revela al final de una exhibición de fuegos artificiales virtuales?»

Uno de los mayores efectos podría ser una mayor distorsión de la realidad, con los usuarios luchando por distinguir lo real de lo sintético. El mundo virtual Second Life ya ha generado anécdotas en este sentido, ya que las personas descuidan las partes físicas de sus vidas o las tratan como intercambiables.

La posibilidad de sumergirnos aún más profundamente en una existencia digital llama la atención de observadores de la tecnología como Julian Dibbell, cuyo libro My Tiny Life  rastrea tanto la seducción de tal paralelismo virtual como de la forma en que puso en peligro su relación en la vida real.

«Siempre ha sido una pregunta abrumadora: ¿dónde se marca la línea de lo que es y no es demasiada inmersión en el mundo virtual?» Dibbell dijo en una entrevista. “Todos vamos a ser canalizados a estos mundos aún más difícilmente. Y ya estamos bastante bien canalizados hacia ellos».

Traducido por Oswaldo González 

Noticias relacionadas