• El Observatorio Venezolano de Violencia ha contabilizado al menos 11 ataques con granada durante el último año

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) denunció que el uso de granadas fragmentarias por parte de delincuentes en el estado Zulia se ha convertido en una práctica habitual durante el último año.

El organismo precisa que durante el transcurso del año 2021 y lo que va del 2022 han tenido conocimiento de múltiples ataques por parte de antisociales en los que se ha empleado este tipo de arma de guerra.

Apuntan que la tendencia que han podido estudiar indica que las granadas son utilizadas en mayor medida en hechos de extorsión. Durante estos sucesos los antisociales arrojaron los artefactos a las puertas de los comercios, empresas, restaurantes e incluso viviendas.

“Estas acciones han provocado pánico, zozobra, amedrentamiento y miedo entre usuarios, clientes, propietarios y sus familiares, así como en la ciudadanía en general”, indican desde el OVV.

Destacan que, de acuerdo con el monitoreo que han estado realizando en la entidad, han podido constatar al menos 11 hechos de este tipo, donde los Grupos Estructurados de Delincuencia Organizada (GEDO) de la región han atacado.

Leer más  ¿Cuáles fueron las causas de la caída de granizo en Caracas?

Aclaran que si bien un número importante de los casos han ocurrido en la capital del estado (Maracaibo), estos también se han producido en otros municipios como Lagunillas, Machiques de Perijá, Santa Rita, Miranda y San Francisco.

Sostienen que uno de los casos más emblemáticos de este tipo de ataques ocurrió precisamente este año, el 31 de enero en horas de la madrugada. Dos sujetos lanzaron una granada a la puerta de una discoteca ubicada en Ciudad Ojeda. Este hecho dejó un saldo de un hombre fallecido y otras tres personas heridas.

Otro caso similar ocurrió el pasado 28 de diciembre cuando lanzaron uno de estos artefactos explosivos en un local de comida. En este hecho la explosión dejó un total de cinco personas heridas por el impacto de esquirlas.

Agregan que incluso los centros de salud no han escapado a esta problemática de seguridad. El 10 de enero de 2022, en el Centro Médico Paraíso, en la ciudad de Maracaibo, ocurrió un atentado frustrado con una granada, pues esta no explotó.

Leer más  Vuelos Venezuela - Colombia: autoridades de ambos países esperan por permisos para reactivar la ruta

Ocho heridos por los ataques con granadas en Zulia

Lanzamiento de granadas, la nueva táctica de la delincuencia en el Zulia
Foto cortesía

“En resumen, en 13 meses consecutivos, han sido 11 los ataques ejecutados con granadas; ocho en el 2021 y tres durante enero de 2022. Los resultados de esos incidentes, en cuanto a daño a las personas, se cuantifican así: un fallecido, ocho heridos por granada  y un herido por arma de fuego”, refieren en el OVV.

A juicio de Jorge Govea Cabrera, coordinador del OVV Zulia, este tipo de ataques reviste en sí mismo múltiples delitos; no solamente se trata de una mera extorsión, sino que también significa un intento de homicidio.

“Estamos observando un incremento sostenido del riesgo al que potencialmente están expuestos ciertos grupos de ciudadanos que afecta principalmente a personas y empresas que realizan determinadas actividades económicas que implican transacciones en moneda extranjera, específicamente el dólar”, afirma.

Govea comenta que una problemática que se desprende de estos ataques es el hecho de que las víctimas prefieren no denunciarlos ante el temor de posibles represalias. Por esta razón en muchas oportunidades los ataques con granadas no figuran en las denuncias policiales.

Leer más  Economistas piden al régimen que aclare cómo trabajarán las aduanas tras la reapertura de la frontera

Añade que fundamentalmente los delincuentes emplean dos mecanismos. El primero consiste en comunicarse con sus víctimas para extorsionarlos y anunciarles un plazo en el cual deben pagar cierta cantidad de dinero. En caso de no recibir ninguna comunicación por parte de ellos una vez ha vencido el plazo, proceden a atacar el negocio con las granadas.

La otra alternativa consiste en atacar el comercio como primer paso, para luego negociar el pago de la vacuna para que no se vuelva a repetir una situación similar.

“Muchas veces ocurre que los propietarios de los negocios deciden cerrar e incluso irse del país”, concluye Govea, al tiempo que plantea la interrogante de quién o quiénes proveen las granadas a las organizaciones delictivas.

Noticias relacionadas