• El presidente Pedro Castillo justificó que la medida se tomó para “resguardar los derechos fundamentales de todas las personas”. Sin embargo, la Defensoría del Pueblo calificó la medida de “inconstitucional” | Foto principal: EFE

El martes 5 de abril comenzó a regir en Perú un toque de queda en Lima, que decretó el gobierno. La medida, que se prolongará hasta el miércoles 6 de abril, se produce en respuesta al paro de transportistas que cumple una semana y que generó bloqueo de rutas y disturbios.

“El Consejo de Ministros ha aprobado declarar la inmovilidad ciudadana desde las 2:00 am hasta las 11:59 pm del día martes 5 de abril para resguardar los derechos fundamentales de todas las personas, lo cual no impedirá el abastecimiento de los servicios esenciales”, dijo el presidente peruano, Pedro Castillo, en una alocución minutos antes de la medianoche.

Asimismo, decretó el estado de emergencia en Lima y Callao: “Suspendiendo los derechos constitucionales relativos a la libertad y seguridad personal, la inviolabilidad del domicilio y la libertad de reunión y tránsito”.

La norma exceptúa de la inmovilización al personal de servicio de salud, agua, saneamiento, energía eléctrica, combustibles, telecomunicaciones, limpieza, servicios funerarios, transporte de carga y mercancías.

Foto: EFE

Además, solo se permite la atención de las farmacias y el trabajo de la prensa debidamente acreditada, así como la movilización para la atención de emergencias médicas. “Los trabajadores del sector público y privado realizan solo trabajo remoto, conforme a la normatividad de la materia”, explicó el presidente Castillo.

Sorpresa en la población

Aunque la medida afectó a unas diez millones de personas que viven en las dos provincias, excepto a los trabajadores de actividades esenciales, al amanecer de este martes numerosos ciudadanos se mostraron sorprendidos, sobre todo en las zonas periféricas de la ciudad.

La agencia Efe constató la sorpresa de muchos de ellos, que no se habían enterado de la decisión del Gobierno, anunciada poco antes de la medianoche por Castillo, mientras otros indicaron que, de todas maneras, debían llegar a sus trabajos.

A las paradas en grandes avenidas en la ciudad solo llegaron algunos autobuses de la Policía Nacional para recoger a personas que buscaban un transporte, como en el distrito de Santa Anita, en el este de la capital peruana.

Denuncias de inconstitucionalidad

En medio de ese escenario, la decisión del Ejecutivo fue calificada de “inconstitucional” por la Defensoría del Pueblo, que en un pronunciamiento remarcó la “ausencia de una debida motivación y por ser absolutamente desproporcionada en relación a los hechos de protesta social registrado en Lima y Callao”.

Leer más  Finlandia y Suecia dan los primeros pasos para su adhesión a la OTAN

La Defensoría del Pueblo aseguró que esta medida no tiene en cuenta los «severos impactos» que causará a las trabajadoras y trabajadores de la capital peruana, por lo que pidió al Ejecutivo que la deje sin efecto de forma inmediata.

Juan Pappier, investigador sénior de la División de las Américas de Human Rights Watch, aseguró en Twitter que la inmovilización social que estableció el gobierno peruano es una restricción “generalizada y desproporcionada” a los derechos de reunión y movimiento. Esta decisión del presidente Pedro Castillo contradice las obligaciones internacionales de Perú”, escribió.

Foto: EFE

¿Por qué protestan los transportistas?

La paralización de los transportistas responde al incremento de precios de los combustibles y urgir una mesa de diálogo con el gobierno para negociar la reducción del costo del petróleo y derivados. Ante esto, el Ejecutivo  peruano decidió exonerar a las gasolinas y diésel del impuesto selectivo al consumo hasta junio de este año.

La protesta, que el martes 29 de marzo llegó a bloquear 40 vías en el país, continuó el viernes 1° a pesar de los acuerdos que anunció la víspera el primer ministro, Aníbal Torres.

Leer más  McDonald’s anuncia su retiro definitivo de Rusia: ¿qué significa para el país?

Con el afán de mitigar esa alza, el Ejecutivo oficializó el martes una serie de medidas técnicas. Entre ellas estuvo la incorporación por tres meses de la gasolina de 84 y 90 y el Gasohol de 84 al Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles Derivados de Petróleo (FEPC). El gobierno también anunció el jueves 31 de marzo la creación de una “comisión de diálogo” para atender las demandas de los transportistas de carga pesada.

Enfrentamientos, heridos y muertos

En su alocución, el jefe de Estado peruano justificó las medidas debido a los hechos de violencia que algunos grupos han querido crear con el bloqueo del libre tránsito en los accesos a las provincias de Lima y Callao, lo que ha creado “inseguridad y zozobra”.

Foto: EFE

Durante la protesta de los transportistas, a la cual se han sumado otros gremios de trabajadores, han fallecido cuatro personas, por circunstancias derivadas de los bloqueos. En declaraciones a una televisión local, el ministro de Defensa, José Luis Gavidia, explicó que los fallecidos son cuatro, dos de ellos perecieron por accidentes de tráfico, un menor de edad que cayó a un río y el último, era trasladado de emergencia y no pudo llegar a un centro de salud.

Otras personas han sido detenidas por los disturbios provocados en 11 regiones del país que han presentado cortes del transporte terrestre.

Leer más  Finlandia y Suecia dan los primeros pasos para su adhesión a la OTAN

La ciudad de Huancayo, en el departamento de Junín (vecino de Lima), fue escenario de saqueos de diversos comercios y destrozos de cajeros automáticos e instalaciones públicas tras una protesta.

Cientos de personas salieron a unirse a la manifestación de los transportistas en Huancayo y se concentraron en los exteriores de la municipalidad provincial, donde lanzaron piedras y rompieron ventanas de este edificio.

La Policía Nacional, aparentemente, quedó desbordada de forma temporal por la cantidad de manifestantes en las calles de la ciudad y se mantuvo en resguardo de la municipalidad y del gobierno regional de Junín, ubicados en el centro de esa ciudad.

Mientras eso sucedía, el canal N mostró que decenas de personas ingresaron a un supermercado y salieron con productos en las manos, sin que nadie lograra detenerlos. Asimismo, se reportaron destrozos en sedes de bancos y en cajeros automáticos de la calle Real, una de las principales de la ciudad de Huancayo.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas