• Si bien los antidepresivos son ampliamente usados, un nuevo estudio arroja luces sobre lo poco que se sabe sobre sus beneficios a largo plazo. Ilustración principal: Joan Wong y fotos de Getty Images

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota How Much Do Antidepressants Help, Really?, original de The New York Times.

Mientras más populares se vuelven los antidepresivos, más preguntas generan, ya que son uno de los tipos de medicamentos más recetados en Estados Unidos, y más de uno de cada ocho estadounidenses, mayores de 18 años, los han tomado recientemente, según una encuesta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). Sin embargo, sabemos muy poco sobre qué tan bien funcionan los antidepresivos a largo plazo y especialmente cómo afectan la calidad de vida en general, según señalan los expertos.

La mayoría de los ensayos clínicos de los medicamentos han seguido a las personas que toman antidepresivos de ocho a 12 semanas, por lo que no está claro qué sucede cuando los pacientes los toman por más tiempo, señaló Gemma Lewis, psicóloga investigadora del University College London, quien estudia las causas, el tratamiento y la prevención de la depresión y ansiedad.

“Definitivamente necesitamos seguimientos más largos de las personas que usan o no usan antidepresivos, para ver cuáles son los resultados a largo plazo”, añadió.

Un estudio publicado en la revista PLoS One tiene como objetivo cerrar esta brecha de conocimiento al comparar, en el transcurso de dos años, los cambios en la calidad de vida notificados por estadounidenses con depresión, quienes tomaron antidepresivos versus los cambios informados por aquellos con el mismo diagnóstico que no tomaron dichos medicamentos.

El estudio incluyó a personas que tomaron todo tipo de antidepresivos, incluidos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, como Prozac, inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina, como Effexor, y antidepresivos más antiguos como clomipramina y fenelzina. Los investigadores evaluaron la calidad de vida física y mental con una encuesta con preguntas sobre la salud física, los niveles de energía, el estado de ánimo, el dolor y la capacidad de realizar las actividades diarias, entre otras cosas.

Leer más  Viruela del mono: ¿cuáles son los países en los que se han detectado casos?

El documento no encontró diferencias significativas en los cambios en la calidad de vida informados por los dos grupos, lo que sugiere que los medicamentos antidepresivos pueden no mejorar la calidad de vida a largo plazo. Ambos grupos informaron ligeros aumentos en los aspectos mentales de la calidad de vida a lo largo del tiempo y ligeras caídas en su calidad de vida física. Pero el estudio es imperfecto, dicen los investigadores, y ciertamente no resuelve el debate sobre la efectividad de estos medicamentos.

Un problema es que el estudio, que se basó en datos de más de 17 millones de estadounidenses que participaron en la Encuesta del Panel de Gastos Médicos de los Estados Unidos, comparó grupos de personas que pueden haber estado experimentando diferentes niveles de depresión.

Es probable que las personas a las que se les recetan antidepresivos estén más deprimidas que las personas a las que no se les recetan, expuso el doctor Perry Wilson, médico y epidemiólogo clínico de la Facultad de Medicina de Yale, quien no participó en el estudio. Por lo tanto, es difícil dar conclusiones basadas en los hallazgos, porque “las personas con una depresión más severa podrían tener menos probabilidades de mejorar sus puntajes de calidad de vida mental con el tiempo”, agregó, por razones que no tienen nada que ver con los antidepresivos que toman. 

Otro problema con el estudio es que las personas que estaban tomando antidepresivos pueden haberlo estado haciendo durante un tiempo, por lo que es posible que se hayan producido algunas mejoras en la calidad de vida antes de que el estudio comenzara a hacerles seguimiento, detalló la psicóloga Lewis. Este tipo de estudio “funciona mejor cuando se puede medir la calidad de vida antes de que tomen el antidepresivo”. explicó, y además cuando los investigadores pueden observar cómo cambia la vida de las personas inmediatamente después de comenzar a tomar el medicamento y tiempo después.

Omar Almohammed, farmacólogo de la Universidad King Saud en Arabia Saudita y coautor del estudio, respondió que, sin embargo, todavía es razonable esperar aumentos continuos en la calidad de vida incluso mucho después de comenzar con un antidepresivo.

Leer más  Canasta básica en Venezuela subió casi 50 % en un año

“Si no esperamos una mejoría con el uso continuo de estos medicamentos, entonces la decisión correcta podría ser suspender el uso continuo de estos medicamentos”, dijo, o agregar otro tipo de tratamiento, como la terapia cognitiva conductual, cuyo objetivo es para cambiar los patrones de pensamiento de las personas.

Sin embargo, las pastillas a menudo son más fáciles y económicas: puede ser difícil para las personas acceder a la terapia porque no hay suficientes proveedores y los tratamientos de salud mental a menudo no están cubiertos por completo por el seguro.

“Hay tanto que no se sabe”, señaló Robert DeRubeis, psicólogo de la Universidad de Pensilvania, quien estudia las causas y los tratamientos de los trastornos del estado de ánimo. “No está nada claro que, incluso a corto plazo, los enfoques farmacológicos, en promedio, sean más efectivos que los psicológicos”, agregó.

Los ensayos clínicos sugieren que, aunque los antidepresivos mejoran los síntomas de la depresión durante los primeros meses, sus beneficios son modestos y mucho menos notables entre las personas con depresión leve en comparación con las que tienen depresión severa. (Esto es preocupante teniendo en cuenta que, según un estudio, el 73 % de los estadounidenses a los que se recetaron antidepresivos ni siquiera tienen un diagnóstico de depresión). Y los expertos están divididos sobre si estos pequeños beneficios marcan una diferencia considerable en el estado de ánimo o el funcionamiento general de las personas.

Algunos médicos, por ejemplo, han argumentado que las mejoras que experimentan las personas mientras toman antidepresivos no son mucho mayores que las que podrían experimentar tomando pastillas de azúcar (placebo).

“Tienen efectos mínimos a corto plazo en comparación con el placebo”, aseguró Mark Horowitz, psiquiatra investigador del University College London. Eso no quiere decir que muchas personas no se sientan mejor tomando los medicamentos; es solo que gran parte de su mejoría podría deberse al efecto placebo, en lugar del medicamento en sí.

Otros investigadores, incluido la psicóloga Lewis, argumentan que los beneficios de los antidepresivos son lo suficientemente significativos como para marcar una diferencia positiva en la vida de las personas, al menos durante unos meses. “Existe una fuerte evidencia de que los antidepresivos pueden ser efectivos para las personas que experimentan una amplia gama de síntomas depresivos”, argumentó. Pero, agregó, “no funcionan para todos”.

Leer más  Los secuestros más mediáticos que se han producido en Venezuela

Y nuevamente, no está claro qué tan útiles son estos medicamentos cuando se toman durante más de unos pocos meses, lo que genera preocupación entre muchos de los adultos que los han estado tomando durante mucho tiempo. Según un análisis de The New York Times, 15,5 millones de estadounidenses han estado tomando antidepresivos durante al menos cinco años. El doctor Horowitz afirmó que los medicamentos probablemente tendrán beneficios cada vez menores mientras más tiempo los tomen las personas, en parte porque los pacientes pueden desarrollar una tolerancia a los medicamentos.

La investigación sugiere que las personas también pueden experimentar síntomas de abstinencia desagradables, conocidos como síndrome de interrupción de antidepresivos, cuando dejan de tomar antidepresivos, a veces durante semanas o meses, y que los fármacos pueden presentar otros riesgos, tal vez el aumento de la probabilidad de sufrir accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, caídas e incluso la muerte. Y, por supuesto, como cualquier medicamento, los antidepresivos pueden causar efectos secundarios, como náuseas, agitación, aumento de peso, disminución del deseo sexual e indigestión.

Si estás tomando antidepresivos, Horowitz sugiere consultar con su médico para ver si debes seguirlos tomando y, de ser así, para asegurarte de que todavía estás tomando la dosis adecuada. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría recomienda que los pacientes que han experimentado un solo episodio de depresión tomen antidepresivos entre cuatro y nueve meses. Pero “la gente no debería detenerse de golpe. Deben hacerlo lentamente”, advirtió Horowitz, e idealmente bajo la supervisión de un médico.

Muchas personas pueden obtener beneficios reales que les cambiarán la vida con estos fármacos y pueden beneficiarse tomándolos a largo plazo. Pero todos merecemos saber más sobre qué tan bien funcionan y los riesgos que pueden presentar, cuando se toman durante años e incluso décadas.

Si algo está claro, es que necesitamos una investigación más cuidadosa sobre la mejor manera de ayudar a los más de 16 millones de estadounidenses que actualmente sufren de depresión y cuyos síntomas bien pueden haber empeorado durante la pandemia.

Traducido por José Silva.

Noticias relacionadas