• El organismo aseguró que existen fármacos contra la viruela que pueden ayudar a prevenir la propagación de la viruela del mono

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) examina posibles tratamientos y vacunas disponibles contra la viruela del mono, tras detectar recientemente decenas de casos en Europa y al menos uno en Estados Unidos. El organismo aseguró que existen datos sobre que la vacuna contra la viruela puede prevenir la viruela del mono en humanos.

La viruela del mono o viruela símica es una enfermedad rara que se contagia en las zonas remotas de África central y occidental que se encuentran cerca de las selvas tropicales. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus de la viruela del mono es transmitido a las personas por diversos animales salvajes, como roedores y primates, pero tiene una propagación secundaria limitada a través de la transmisión de persona a persona.

Una fuente de la EMA explicó a la agencia de noticias EFE que el organismo está listo para asesorar a la Unión Europea (UE) para abordar este “problema emergente”. Añadió que un grupo de trabajo de emergencia está examinando posibles tratamientos y vacunas disponibles que ayuden a contrarrestar la enfermedad.

“Sin embargo, la EMA considera que hay la necesidad de hacer una investigación clínica adicional de la viruela del mono”, acotó la fuente.

Foto: Cotersía/Referencial

Países en los que se ha detectado la enfermedad

Canadá
Estados Unidos
Reino Unido
Portugal
España
Francia
Alemania
Italia
Países Bajos
Suecia
Bélgica

Los fármacos que está considerando la EMA 

Una de las opciones es el antiviral Tecovirimat SIGA. De acuerdo con la EMA, el fármaco tiene un modo de acción sobre la extensión de la partícula viral en el organismo humano que limita o impide la enfermedad, ralentizando así la propagación de la infección. 

Leer más  ¿Qué operaciones áereas restrigió el INAC ante la llegada del potencial ciclón tropical dos a Venezuela?

El Tecovirimat SIGA está autorizado para tratar la viruela tradicional, la del mono y la bovina, además, está disponible en cápsulas para tomar por vía oral. La dosis depende del peso corporal de la persona y debe iniciarse el tratamiento apenas se conozca el diagnóstico, reseñó EFE. 

Los efectos secundarios más comunes de este antiviral son el dolor de cabeza y las náuseas.

La otra opción que estudia la EMA es Imvanex, una vacuna autorizada para proteger contra la viruela en adultos; de la que también hay registros que previene la viruela del mono en animales. Esta inyección se administra en dos dosis, con al menos 28 días de diferencia. 

Tras los casos de viruela del mono notificados en algunos países europeos, la EMA también está en contacto con el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), que realiza un seguimiento de la situación epidemiológica en Europa con respecto a este virus, así como con la Comisión Europea.

Perú activó alerta en sistema sanitario

El sistema sanitario de Perú entró el viernes 20 de mayo en alerta ante la posible aparición de casos de viruela del mono, para poder controlar esa incidencia y evitar la propagación del virus.

El Ministerio de Salud de ese país informó que la alerta epidemiológica comprende a los establecimientos de salud públicos y privados en las 25 regiones de Perú, a los hospitales del seguro social Essalud y los centros médicos de las fuerzas armadas y policiales.

El organismo explicó que, ante la identificación de un caso compatible con viruela del mono, se debe ampliar la investigación epidemiológica incluyendo el censo y seguimiento de contactos, y también se deberán descartar los diagnósticos de sífilis, varicela, rubeola, sarampión, así como herpes simple 1 y 2.

Asimismo, detalló que el diagnóstico se realizará con una muestra de suero hisopado de las lesiones de piel y de las costras secas, o piel cubriendo la lesión. Con esas muestras se procesarán las pruebas de serología para la detección de anticuerpos.

Los médicos en los centros de salud deben reportar los casos compatibles con viruela del mono a los responsables de epidemiología de los establecimientos de salud.

¿Cuáles son los síntomas de la viruela del mono?

Foto de Melina Mara/The Washington Post via Getty Images)

La OMS detalla que la viruela del mono, una zoonosis viral rara, produce síntomas parecidos a los que se observaban en los pacientes de viruela en el pasado, aunque menos graves.  

Leer más  Alerta por potencial ciclón en Venezuela: ¿qué hacer antes, durante y después de este fenómeno?

El periodo de incubación, que es el intervalo entre la infección y la aparición de los síntomas, suele ser de 6 a 16 días; sin embargo, puede variar entre 5 y 21 días.

Durante el periodo de invasión (entre los días 0 y 5), las personas pueden presentar fiebre, cefalea intensa (dolor de cabeza), linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía).

Después del inicio de la fiebre, el infectado entra en el lapso de erupción cutánea, que es cuando aparecen las distintas fases del exantema (erupción cutánea de color rosáceo), que por lo general afecta primero al rostro y luego se extiende al resto del cuerpo.

“Las zonas más afectadas son el rostro (en el 95 % de los casos), las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75 % de los casos)”, describe la organización.

La OMS precisó que los casos graves se producen con mayor frecuencia entre los niños y su evolución depende del grado de exposición al virus, el estado de salud del paciente y la gravedad de las complicaciones.

Leer más  Onda tropical en la costa de Venezuela: lo que se conoce

¿Cómo reducir el riesgo de infección en las personas?

De acuerdo con la OMS, en los casos iniciales, la infección se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados. 

No obstante, la transmisión de persona a persona también es posible y puede producirse por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente con los fluidos del paciente.

En este sentido, la organización recomienda que, ante la falta de un tratamiento o vacuna específicos, la única manera de reducir la infección en las personas es sensibilizarlas sobre los factores de riesgo y educarlas acerca de las medidas que pueden adoptar para reducir la exposición al virus.

Noticias relacionadas