• Conocido por sus comentarios pintorescos, el magnate de la construcción Rodolfo Hernández subió en las encuestas como un desconocido anticorrupción que aprovechaba el disgusto de los votantes con el poder establecido. Sin embargo, el septuagenario enfrenta desafíos legales. Foto: Fernando Vergara / Associated Press

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota In Colombia’s Presidential Race, a TikTok Star Surges Ahead of Vote, original de The Wall Street Journal

Bucaramanga, Colombia.- El candidato presidencial Rodolfo Hernández no realiza mítines ni participa en debates. En lugar de eso, el magnate de la construcción de 77 años y autoproclamado Rey de TikTok hace campaña a través de videos de redes sociales grabados desde su patio y cocina, donde critica a los políticos que dice que son corruptos y promete encarcelarlos sin piedad.

Con discursos improvisados ​​dirigidos a sus adversarios, el tono sencillo y de bajo presupuesto de Hernández para hacer campaña lo ha ayudado a pasar de la oscuridad en cuestión de semanas a lo que las encuestas muestran como un empate estadístico antes de la segunda vuelta de las elecciones del 19 de junio con el autoproclamado combatiente de izquierda Gustavo Petro, quien quiere un mayor control estatal de la economía y créditos para los agricultores pobres.

“No robaré, que está en la raíz del mal en Colombia. No mentiré, no traicionaré a los votantes”, dijo Hernández el lunes durante un Facebook Live, uno de sus métodos favoritos para llegar a los colombianos. “Con una pequeña modificación al Código Penal, todos esos ladrones que han robado a Colombia y engañado a los colombianos serán verdaderamente castigados y encarcelados”.

Dicha afirmación, publicada en las redes sociales por un equipo de veinteañeros que son la columna vertebral de la campaña de Hernández, lo impulsó a superar a otros cuatro candidatos en la reciente primera ronda de votación a pesar de que no tiene partido político o, hasta hace poco, reconocimiento en todo el territorio neogranadino.

Al posicionarse como un desconocido en un país que desconfía de los políticos establecidos, Hernández podría estar a una elección de liderar al aliado más cercano de Estados Unidos en la región, el tercer país más poblado de América Latina y una nación vital en la lucha contra el tráfico de cocaína.

Una estrella de TikTok surge en medio de la carrera presidencial de Colombia
Leyenda: Rodolfo Hernández ha hecho campaña en gran medida a través de videos en las redes sociales en lugar de apariciones en persona. Foto: Luisa González / Reuters
Rodolfo Hernández, una estrella de TikTok que surge en medio de la carrera presidencial de Colombia
Leyenda: Un mural de la campaña de Rodolfo Hernández en la capital, Bogotá. La elección de Colombia refleja la marea antisistema que recientemente se ha extendido por América Latina. Foto: Fernando Vergara / Associated Press

Durante años, ese país de 50 millones de personas ha estado dominado por el expresidente conservador Álvaro Uribe y partidos bien establecidos que se apegaron a las campañas tradicionales, contrataron asesores extranjeros y gastaron mucho en anuncios.

La elección de Colombia, entre Hernández y Petro, quien en las décadas de 1970 y 1980 estuvo en un grupo guerrillero revolucionario (actualmente desaparecido) antes de convertirse en senador, refleja la marea antisistema que se ha extendido por América Latina en los últimos años. Dicho fenómeno ha tenido como resultado que iconoclastas políticos ganen cargos desde México hasta El Salvador, desde Perú hasta Chile, mientras expulsan a los partidos tradicionales. La creciente pobreza y el desempleo provocados por la pandemia han profundizado el desencanto con la élite gobernante.

“La gente está cansada de las construcciones políticas, las estructuras de los partidos, los jefes de los partidos, las reuniones en las grandes plazas”, afirmó Lawrence J. Gumbiner, un exdiplomático estadounidense que asesoró a Hernández en relaciones internacionales.

Petro, en comentarios públicos hace dos semanas, dijo que las propuestas de Hernández son similares a las suyas y que podrían conducir a un acuerdo nacional entre los dos movimientos políticos en el futuro, sin ofrecer más detalles.

Leer más  “Error 404: Democracia no encontrada”: durante 2021 se registraron 93 casos de agresiones contra trabajadores de la prensa en Venezuela

Autodenominado como “El viejito” de TikTok, una aplicación de video popular entre los jóvenes, se puede ver a Hernández cada dos días. En videos mezclados con colores psicodélicos y efectos de sonido, se ríe de sus críticos y levanta pesas, vistiendo un chándal.

Víctor López, quien asesoró su campaña hasta enero, dijo que la atención se centró en colocar la cara de Hernández en los smartphones de los colombianos porque las investigaciones mostraron que el 80 % de ellos usan las redes sociales. Y aprovechar el sentido del humor del candidato ha sido una gran parte de la estrategia, dijo López.

“¿Soy demasiado mayor para estar en TikTok?”, pregunta Rodolfo Hernández en un video a sus casi 600.000 seguidores, rodeado por jóvenes simpatizantes que comienzan a bailar con las palabras: “No me importa”.

Así como ha sido catapultado a la prominencia, el mensaje antisistema que Hernández ha cultivado en sus publicaciones está siendo atacado mientras salen a la luz detalles de su vida como urbanizador y luego alcalde de esa ciudad (TikTok) de 600.000 habitantes.

La Procuraduría General de la República informó que lo acusó de supuestamente intentar amañar un contrato de recolección de basura para beneficiar a una empresa cuando era alcalde y lo llamó para interrogarlo el 21 de julio, solo 16 días antes de la inauguración presidencial programada. Otra entidad, la Oficina del Inspector General, tiene 33 investigaciones abiertas sobre él por acusaciones que van desde acoso laboral hasta difamación e irregularidades en los contratos.

Tres sanciones disciplinarias que ordenó el inspector general en su contra lo obligaron a dejar su cargo como concejal y provocaron su suspensión por varios meses como alcalde. Uno de ellos fue por su asalto a un concejal de la ciudad en 2018, que fue capturado en video y se volvió viral durante la campaña.

“Es un populista de derecha que no representa un cambio profundo. Su discurso carece de profundidad y dice lo que la gente quiere escuchar”, afirmó John Claro, el concejal registrado en el video donde se vio que lo abofeteó Hernández.

Rodolfo Hernández, una estrella de TikTok que surge en medio de la carrera presidencial de Colombia
Los comensales vieron los resultados de las elecciones anticipadas en un restaurante de Bogotá. Gustavo Petro, un exguerrillero de izquierda, obtuvo la mayor cantidad de votos, pero no alcanzó la mayoría necesaria para ganar por completo. Foto: Antonio Cascio / Zuma Press
Rodolfo Hernández, una estrella de TikTok que surge en medio de la carrera presidencial de Colombia
Rodolfo Hernández emitiendo su voto en la primera vuelta en Bucaramanga, Colombia, donde fue alcalde. Foto: Natalia Ortiz Mantilla / Bloomberg Noticias

Faltando dos semanas para la votación, el equipo de Hernández dijo que estaban abrumados y que no podían ponerlo a disposición de inmediato para una entrevista. Sus asistentes no respondieron preguntas sobre su historial, la acusación, las investigaciones y las sanciones en su contra.

En declaraciones públicas, Hernández ha considerado las afirmaciones en su contra como políticas.

“Dicen que tengo procesos penales en mi contra, pero los armaron los de adentro cuando yo era alcalde de Bucaramanga”, aseguró a sus seguidores a través de Facebook. “No uno sino 200 (procesos) si se tiene en cuenta lo administrativo y lo penal. Mi única alianza, y mírenme bien a la cara, es con el pueblo colombiano”.

En una entrevista en La W Radio, asumió la más grave de las acusaciones: intentar amañar un contrato a favor de una empresa de eliminación de desechos, y lo calificó como una represalia por quitarles los poderes de gasto a los miembros del Concejo Municipal y reducir los costos que dice que lo ayudó a cerrar el déficit presupuestario de Bucaramanga.

“¿Cómo no voy a ser procesado si estaba ese grupo queriendo echarme de la oficina del alcalde?”, dijo Hernández. “¿Cuál fue el motivo para sacarme?, que les quité las chequeras. No hay nadie que haya tenido más investigaciones que yo”.

Si gana, Hernández sería el primer presidente colombiano electo en la historia reciente que ha sido acusado, según expertos legales colombianos. Un caso penal contra un presidente probablemente pasaría de la corte municipal a un comité legal del Congreso, que decidiría su mérito, según Camilo Burbano, profesor de derecho en la Universidad Externado de Bogotá.

Leer más  Operación Jaque: 14 años de la maniobra que liberó a los 15 rehenes de las FARC

Rodolfo Hernández les recuerda regularmente a los televidentes su pasado como hombre de negocios exitoso y creador de empleo. A diferencia de sus rivales, asegura, no es un político.

“En todo el mundo, la gente ve a los políticos como parte del problema y no como la solución”, detalló López, exasesor y fundador de la firma de estrategia política Kayros Group.

Rodolfo Hernández, una estrella de TikTok que surge en medio de la carrera presidencial de Colombia
Como candidato, Rodolfo Hernández les recuerda periódicamente a los votantes su trayectoria como empresario y generador de empleo. Foto: Mauricio Duenas Castañeda / Shutterstock

Henry Rodríguez, un trabajador de una fábrica en las afueras de Bogotá, dijo que votaría por Hernández debido a sus duras críticas hacia los políticos. Llamó al candidato una cara nueva y no le importa votar por alguien que apenas conoce.

“Como decimos aquí, si no estás dispuesto a apostar por un huevo, nunca tendrás una gallina”, aseguró Rodríguez.

Otra seguidora, Viviana Morales (una arquitecta de Bogotá que está desempleada) dijo que Hernández habla claramente sobre lo que ella llama “buenas opciones” para ese país.

“Habla de una manera coloquial que cualquier persona puede entender y eso me genera confianza”, dijo. “Sabes lo que está diciendo y eso es suficiente”, agregó.

Los partidarios del adversaria de Rodolfo Hernández dicen que Petro es el único candidato verdadero para el cambio. Como legislador de la oposición desde hace mucho tiempo, Petro ha presentado ideas para centralizar la gestión económica y redistribuir la riqueza a quienes la élite política nunca les ha dado una oportunidad, aseveró el jubilado José Luis Bautista. “Petro es el único que se preocupa por los pobres”, añadió.

Petro ha animado a los jóvenes con el compromiso de luchar contra el cambio climático y poner fin a la dependencia de Colombia del carbón y del petróleo. Su promesa de impulsar la agricultura llenando de subsidios y créditos a los agricultores pobres cala bien en las vastas zonas rurales del país. Él también despotrica contra la corrupción y el establishment, que –según afirma– ha empobrecido y llenado de violencia a Colombia.

El mensaje de Petro –de que sus oponentes estaban arraigados y de que los oligarcas de derecha se oponían al cambio– no funciona con Hernández, quien es más difícil de identificar ideológicamente. De hecho, algunas de las propuestas de Hernández son populares entre los votantes liberales, y no muy diferentes de las de su adversario.

Prometió reducir la policía antidisturbios y brindar más ayuda para que más estudiantes puedan asistir a la universidad. Dijo que renovaría las relaciones con el régimen autoritario de Venezuela, que Estados Unidos ha tratado de aislar desde 2019. Se compromete, además, a modernizar las regiones rurales pobres.

Al igual que su rival, Hernández ha dicho que buscaría conversaciones de paz con un grupo rebelde narcotraficante, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que en 2004 secuestró a su hija, Juliana.

Hernández dijo que se negó a pagar un rescate de dos millones de dólares por ella. Juliana no fue vista nunca más y se presume que fue asesinada.

Una promesa ha llamado la atención: se encargaría de que los colombianos tomen vacaciones.

“Todas las familias colombianas deberían tener derecho a conocer el mar, al menos una vez en la vida”, dijo, dando escasos detalles sobre cómo cumpliría la promesa. “En mi gobierno trabajaré para que ese derecho se haga realidad”.

Los discursos de Hernández a veces tienen sorprendentes similitudes con los de los líderes populistas que elogia.

Leer más  ¿Qué es el embarazo ectópico?

“No podemos tener un gobierno rico mientras la gente es pobre”, dijo recientemente, la misma frase utilizada en un discurso anterior por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a quien Hernández admira.

En políticas, también ha tomado ideas de López Obrador. Hernández dijo que donaría su salario para becas y reduciría el 90 % de los gastos de la residencia presidencial al convertirla en un museo y deshacerse de los chefs del palacio. Aseguró que no aceptaría el apoyo de otros políticos, lo que dejó a los analistas preguntándose cómo lograría que se aprobara la legislación sin un partido político o con pocos aliados en el Congreso.

Rodolfo Hernández se dirigió a sus seguidores virtualmente el pasado domingo por la noche luego de asegurar su lugar en la segunda vuelta. Foto: Natalia Ortiz Mantilla / Bloomberg Noticias

En Bucaramanga, algunos de los excolegas de Hernández dicen que no confían en su retórica anticorrupción.

Carlos Sotomonte, un activista ambiental, presidió el movimiento político de Hernández conocido como la Liga de Líderes Anticorrupción, que lo llevó a la carrera presidencial.

Sotomonte dijo que renunció después de un año debido al estilo de Hernández y porque, según comentó, el candidato mantenía relaciones comerciales con políticos en su estado, incluso cuando públicamente los tildaba de corruptos.

“Creo que es peligroso, le tengo miedo”, detalló Sotomonte, quien apoya a Petro. “La única razón por la que Rodolfo ha captado ese voto antisistema es porque la gente no lo conoce”.

En los vecindarios donde Hernández alguna vez construyó casas de bajo costo durante su tiempo como constructor, los residentes se quejaron de la edificación de mala calidad realizada en terrenos que no eran propicios para desarrollos.

Ni Hernández ni su campaña respondieron preguntas sobre los proyectos.

Los proyectos en dos lugares en aquel sitio involucraron casas construidas con exenciones de impuestos y otros beneficios otorgados al constructor, según documentos judiciales. En ese momento, en la década de 1990, Hernández era un constructor establecido que presentaba una imagen con conciencia social interesado en el bienestar de los compradores de viviendas. Las demandas en su contra y una orden judicial para que trasladara a los residentes a un terreno más seguro en un lugar, demostraron que sus proyectos habían tenido problemas que iban desde pisos que se habían derrumbado hasta casas que se habían hundido en un terreno irregular.

“Nos engañó”, dijo Doris Gómez, cuya casa comenzó a derrumbarse en una obra, lo que la obligó a mudarse.

Algunas personas que trabajaron con él describen a un líder que, como alcalde, exigió que se implementaran políticas de inmediato, eludiendo las regulaciones gubernamentales y abusando verbalmente de quienes lo cuestionaban.

Elmer Rojas, un agente de la fuerza de regulación de tránsito de Bucaramanga, recordó cómo Hernández lanzó invectivas a los agentes cuando los convocó a una reunión, un video que los colombianos han compartido en las redes sociales.

“Dijo que éramos la cara de la ciudad y nos dijo que todos éramos corruptos”, comentó Rojas. “Dijo que nos despediría y que trataría de demandarlo si no nos gustaba”.

Ni Hernández ni su campaña respondieron a las preguntas sobre el incidente.

En sus momentos en las redes sociales y en las reuniones con los periodistas, Rodolfo Hernández adopta un tono más amistoso. Pero ha habido errores.

En una entrevista radial de 2016, afirmó ser “admirador de un gran pensador alemán: Adolf Hitler”. Más tarde se disculpó y dijo que se refería a Albert Einstein.

Jenny Carolina González contribuyó a este artículo.

Traducido por José Silva

Noticias relacionadas