• La información la dio a conocer el cardenal Baltazar Porras, administrador de la Arquidiócesis de Caracas. Foto: EFE

José Gregorio Hernández, el “médico de los pobres”, podría ser declarado santo en aproximadamente el año 2023 por la Iglesia católica. La información la dio a conocer este 5 de julio el cardenal Baltazar Porras, administrador de la Arquidiócesis de Caracas.

Para ser beato a Hernández solo le falta un milagro y para su canonización otro milagro más, pero que ocurra luego de la beatificación. En este sentido, Porras indicó que se tienen tres hechos, sin embargo, solo deben escoger uno.

A un venezolano que estaba en estado pre mortem, necesitaba un trasplante y había negativa por parte de la clínica y tenía una serie de deficiencias del hígado, riñones, corazón y diabetes. Estaba brincando y completamente sano cuando lo llevaron al quirófano para ver lo que tenía”, dijo el cardenal sobre el caso seleccionado oriundo de Miami, Estados Unidos.

Los médicos del paciente venezolano de 40 años de edad pregonaban otra religión, pero su familia, devota de José Gregorio Hernández, practicaron la oración de intercesión ya que el hombre se encontraba prácticamente muerto. El hecho fue llevado en un expediente a Roma hace una semana donde se estudiará el caso.

150 personas presenciarán la beatificación de José Gregorio Hernández en Caracas
Foto: EFE

Los cuatro pasos para ser proclamado santo

La Iglesia católica sigue cuatro pasos para declarar a un difunto santo. En primer lugar se declara Siervo de Dios. Para ello el obispo y el postulador de la causa piden iniciar el proceso de canonización en el que se aborda la vida de la persona para determinar si fue ejemplar y virtuosa.nnEn segundo lugar, la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano aprobará un documento que incluya testigos, aspectos de vida, virtudes y escritos del Siervo de Dios. Si el papa declara que sus virtudes son heróicas, se declara venerable.nnPara ser beato, en tercer lugar, se requiere que haya hecho un milagro debido a su intercesión. El milagro debe haber sido aprobado por una institución canónica especial, con médicos y teólogos que determinen los límites de la ciencia.nnEn último lugar, se necesita otro milagro, requerimiento obligatorio para la canonización. Este debe ocurrir luego de la beatificación. No todos los beatos son declarados santos con rapidez, ya que es un proceso que se examina exhaustivamente y puede durar desde 15 a 50 años. No obstante, existen casos que tardan menos de lo previsto.n

Los detalles del último milagro de José Gregorio Hernández

El proceso de análisis del caso requiere que el expediente del hombre de 40 años sea revisado por una comisión médica que determine hasta qué punto llegó la ciencia. Posteriormente los teólogos analizarán los testimonios, para finalizar con los cardenales, quienes estudiarán nuevos elementos.

El propio papa Francisco se emocionó porque él ha promovido declarar a José Gregorio Hernández copatrono de la Cátedra de la Paz”, agregó Baltazar Porras para Unión Radio. La máxima autoridad de la Iglesia católica también invitó a la iglesia venezolana a hacer un simposio sobre José Gregorio Hernández en la Universidad Laterano de Roma.

El 29 de junio de 2022 se cumplieron 103 años del fallecimiento del doctor y beato José Gregorio Hernández, quien murió a los 54 años de edad debido a una hemorragia cerebral ocasionada luego de que fue arrollado por un automóvil en Caracas.

Hernández es adorado por distintos sectores en la sociedad venezolana, principalmente en quienes buscan un milagro en la mejoría de salud, principalmente cuando se encuentran en situaciones donde la vida corre peligro.

Leer más  El FBI concluyó que Alec Baldwin apretó el gatillo de la pistola que mató a Hutchins: los detalles

El camino de la canonización

La canonización se inició en 1949 por el arzobispo de Caracas Lucas Guillermo Castillo, quien fue apoyado por los devotos del “médico de los pobres”. En 1986 el papa Juan Pablo II declaró venerable a José Gregorio Hernández luego de que la Congregación de la Causa de los Santos analizara opiniones de quienes lo conocieron y el pontífice dictó el Decreto de Heroicidad de Virtudes.

Años más tarde, en junio de 2020, el papa Francisco presentó un milagro atribuíble a Hernández: la intercesión milagrosa de la niña Yauxy Solórzano, quien sobrevivió a una herida de gravedad en la cabeza provocada por un arma de fuego. Médicos, teólogos y religiosos aprobaron el suceso y corroboraron que se trataba de “un hecho que va más allá de la ciencia”.

#TeExplicamosElDía | Lunes 26 de octubre
Foto: EFE

El 30 de abril de 2021 se llevó a cabo la ceremonia de beatificación de José Gregorio Hernández en la iglesia San Juan Bautista, en el centro de Caracas, donde el médico realizó gran parte de su trabajo.

Leer más  Cada vez más padres se dan cuenta de que tienen TDAH como sus hijos

Hernández es oriundo de Isnotú, estado Trujillo. Fue egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Tras obtener su título regresó a su tierra natal para atender enfermedades como el paludismo y la tuberculosis.

José Gregorio también estudió en París, donde aprendió sobre los avances en ciencia médica. La fama de Hernández la fue tomando poco a poco debido a que se hizo popular por atender a enfermos pobres de manera gratuita. 

Desde su muerte, distintas personas en el mundo confían sus plegarias en el “médico de los pobres”, ese hombre reconocible en las estampillas religiosas por la icónica manera de vestir del beato, reconocible porque siempre usaba sombrero y traje blanco y negro.

Noticias relacionadas