• La mitad de la población mundial tiene H. pylori, un tipo de bacteria que puede alterar la digestión. Ilustración: Cat O’Neil

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota I Eat at Restaurants for a Living. That’s Not Why My Stomach Always Hurt, original de The New York Times.

Nunca he sabido lo que significa tener una digestión normal. Eso se torna especialmente difícil cuando tu profesión se centra en comer.

Como reportero gastronómico, suelo cenar fuera de casa un par de veces a la semana. Desde que salí a la calle en los últimos meses para buscar restaurantes en todo Estados Unidos -con el objetivo de elaborar la lista de favoritos de otoño de The New York Times- las cenas consecutivas han sido la norma. Mis problemas estomacales (estreñimiento, reflujo ácido, diarrea, o lo que sea) han estado ahí toda la vida, pero este trabajo los ha agravado.

Sé que dirán: “¿comes en restaurantes para ganarte la vida? ¡Qué vida tan dura!”. Y admito que a veces me siento bien (genial, incluso) después de una comida en un restaurante. Pero después estaré postrado en el sofá durante horas con un dolor de estómago.

Cuando era adolescente, le conté a mi médico sobre mis problemas digestivos y ella me dijo que tenía reflujo ácido. Empecé a guardar pastillas antiácidas en cada uno de mis bolsos, pero todo lo que me proporcionaban era un alivio temporal. Me hicieron una prueba de alergias alimentarias, y no me encontraron nada.

Hace unos meses, cuando comencé mis viajes exploratorios a restaurantes, tenía dolor casi todas las noches. Mi pareja me instó a ver a un gastroenterólogo. Los resultados mostraron que un tipo de bacteria, que bajo un microscopio parece casi una pasta en espiral, estaba causando estragos en el revestimiento de mi estómago. Se llama Helicobacter pylori, o H. pylori en su forma abreviada, y la tiene la mitad de la población mundial.

Leer más  Alertan sobre un virus capaz de hackear y robar información en teléfonos Android: ¿qué se debe saber?

La H. pylori ha evolucionado en los microbiomas humanos durante al menos 100.000 años. Obtuvo mayor atención en 2005, cuando los médicos australianos Barry J. Marshall y J. Robin Warren ganaron el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por descubrir el vínculo entre esa bacteria y las úlceras pépticas.

Muchas personas portan H. pylori en el estómago sin consecuencias negativas, pero a algunos les puede pasar a la capa mucosa del estómago y causarles una serie de problemas, desde inflamación estomacal hasta úlceras y cáncer de estómago, advirtió la doctora Nina Salama, microbióloga del Fred Hutchinson Cancer Center en Seattle.

Muchas personas que tienen H. pylori probablemente la adquirieron durante su primera infancia a través del contacto, como compartir alimentos o respirar las partículas que se liberan al vomitar, señaló Salama. También se puede transmitir a través de alimentos que no se limpiaron o cocinaron de manera segura, o por el agua potable que está contaminada con la bacteria.

La H. pylori es más frecuente en ciertas partes del mundo, como África y el sur de Asia.

Trabajo comiendo en restaurantes, pero esa no es la razón por la que siempre me duele el estómago
Ilustración: Cat O’Neil

A medida que los estándares de higiene han mejorado en Estados Unidos, la H. pylori se ha vuelto menos común en ese país. La doctora Salama señaló que algunos estudios sugieren que los síntomas se pueden controlar con cambios en la alimentación, como comer muchas frutas y verduras o reducir el consumo de sal. También hay un tratamiento: una dosis alta de antibióticos y bloqueadores de ácido por varios días.

Leer más  El 58 % de los caraqueños demoran hasta 2 horas diarias para trasladarse en transporte público

Antes de dar positivo por H. pylori, nunca había oído hablar de la bacteria. H. pylori no está recibiendo la misma atención pública que el síndrome del intestino irritable (SII), el problema intestinal que actualmente está circulando en TikTok entre los usuarios que se identifican como “chicas calientes con SII“. No se habla tanto en los medios como la enfermedad celíaca, un trastorno crónico que hace que las personas sean sensibles al gluten.

Pero cuando comencé a hablar sobre mis propios padecimientos, encontré a otros en trabajos relacionados con alimentos que habían dado positivo por H. pylori.

Luisa Weiss, una autora de libros de cocina estadounidense que vive en Berlín, descubrió que tenía H. pylori en 2019. Después de años de inflamación y deposiciones irregulares, la prueba positiva “se sintió como algo liberador”, dijo.

La gente no habla lo suficiente sobre este tipo de problemas de salud, agregó, porque les resulta vergonzoso. “Y para que no se den cuenta de que están en peligro”.

Weiss tomó antibióticos, pero también le diagnosticaron enfermedad celíaca. Aunque sus problemas estomacales han mejorado, tiene mucho cuidado de lo que come. Le pide a otros que la ayuden a probar la comida cuando está desarrollando recetas y evita los platos picantes en los restaurantes.

Aileen Corrieri dejó de escribir su blog de comida, Hungry Aileen, hace unos años después de enterarse de que tenía H. pylori. Al igual que Weiss, incluso después del tratamiento, tenía miedo de volver a su dieta anterior. “Paso mucho tiempo en TikTok y YouTube viendo videos de cocina”, confesó, “solo para vivir de las imágenes”.

Leer más  España “acompañará” el proceso de diálogo entre el régimen de Maduro y la oposición

Dijo que sus médicos no se tomaron en serio sus problemas estomacales: “Simplemente me dijeron: ‘No comas alimentos ácidos, estás bien’. Me sentí realmente sola en esto”.

A pesar de toda la investigación que existe sobre H. pylori, todavía hay algunos aspectos que no se comprenden completamente, comentó Salama, como la forma específica en que H. pylori conduce al cáncer.

El doctor Marshall, ganador del Nobel, comentó en una entrevista que los orígenes de la bacteria tampoco estaban claros. “¿Cómo se infectó tan universalmente la humanidad?”, se cuestionó.

Algunos estudios sugieren que la H. pylori puede ser beneficiosa para el esófago o proteger contra el asma, pero Marshall cree que las personas que tienen problemas estomacales y dan positivo en la prueba de H. pylori deben optar por antibióticos.

Terminé mi tratamiento con antibióticos hace aproximadamente un mes. Fueron 10 días dolorosos en los que vomité mientras hacía ejercicio, pasé un día completo boca arriba con náuseas y constantemente tenía un sabor amargo y metálico en la boca. Dentro de poco, volveré a ver a mi médico y averiguaré si las bacterias se han ido.

He comido algunas comidas en restaurantes desde ese entonces, pero es difícil saber si mi situación ha cambiado. Sin embargo, me he dado cuenta de lo mucho que había normalizado mi incomodidad.

Dudo que mis dolores de estómago desaparezcan por completo, pero si regresan con fuerza, quizás la próxima vez no espere 30 años para ver a un médico.

Noticias relacionadas