• Los autores de un nuevo estudio esperan que el mapeo del genoma de Turritopsis dohrnii, conocida por su capacidad de renacer, pueda conducir a descubrimientos relevantes para mejorar la salud humana. Foto principal: María Pascual Torner

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Scientists Move Closer to Unlocking the Secrets of the Immortal Jellyfish, and Possibly Human Aging, original de The Wall Street Journal.

En la imagen principal se observan las etapas del rejuvenecimiento de Turritopsis dohrnii: medusa (1), retrocediendo a quiste (4), convirtiéndose en pólipo asexual (7).

Un equipo de científicos en España logró mapear el genoma de una medusa conocida por su capacidad para renacer y engañar a la muerte.

Apodada como la medusa inmortal, la pequeña criatura marina puede hacer que retroceda su reloj biológico y volver a tener un grupo de células jóvenes, incluso después de reproducirse sexualmente.

Una vez que vuelve a su estado juvenil, la medusa también puede reproducirse asexualmente mediante la clonación de pólipos de sí misma, lo que le brinda dos formas de propagar su material genético.

En un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, los autores detallaron que esperaban que su mapeo del genoma pudiera conducir a descubrimientos relevantes para el envejecimiento humano así como esfuerzos para mejorar la salud humana.

La bióloga marina María Pascual Torner, una de las autoras principales e investigadora postdoctoral en la Universidad de Oviedo en España (donde se realizó la investigación) dijo que el objetivo era comprender mejor los mecanismos de rejuvenecimiento.

“Es un error creer que tendremos la inmortalidad de esta medusa, porque no somos medusas”, explicó. Pero es posible que algo en el truco evolutivo de la medusa inmortal pueda usarse para comprender mejor las patologías del envejecimiento, acotó.

Leer más  El emprendimiento tecnológico venezolano brilló en The Circle: Startup and Venture Capital Summit 2022

Muchos tipos de cnidarios, o medusas, tienen cierta capacidad de inversión de la edad, pero la mayoría pierde esa capacidad con la madurez sexual, según el estudio.

Hay tres tipos de medusas que pueden rejuvenecer después de la edad adulta. Y de esos tres, solo una, la Turritopsis dohrnii, mantiene su capacidad al 100 %, detalló el estudio.

Uno de los mayores desafíos del equipo fue encontrar algunas de las medusas, del tamaño de una aguja, en el océano, pero  finalmente lo lograron frente a la costa italiana, comentó la doctora Pascual Torner. Los científicos compararon su mapeo del genoma de T. dohrnii con el de una especie estrechamente relacionada que no se conoce que tenga un rejuvenecimiento posreproductivo.

Los resultados revelaron mecanismos moleculares clave detrás del rejuvenecimiento de las medusas inmortales, según el estudio. La investigación sugiere que T. dohrnii es potencialmente mejor para reparar y replicar su ADN y mantener sus células madre.

El doctor Jan Karlseder, biólogo molecular y director del Centro Glenn para la Biología de la Investigación del Envejecimiento en el Instituto Salk, dijo que el estudio contenía un mensaje importante sobre la extensión de la vida útil, o los años saludables, de un organismo.

“Lo más interesante es que no es una sola vía molecular… Es una combinación de muchas de ellas”, indicó. “Si queremos buscar una extensión de la vida útil, no podemos enfocarnos simplemente en un camino. Eso no será suficiente. Necesitamos observar muchos de ellos y cómo se sinergizan”.

Leer más  Movistar informó que las eSim estarán disponibles el 28 de noviembre en Venezuela

La inmortalidad biológica no protege a las medusas de depredadores como caracoles de mar, crustáceos y gusanos de mar.

“El destino de todo lo que hay en el océano en general es ser comido en algún momento”, comentó Monty Graham, profesor de biología integradora y director del Instituto de Oceanografía de Florida.

T. dohrnii generalmente activa su reinicio cuando busca evitar la muerte causada por factores ambientales, mencionó. 

Cuando las medusas adultas se sienten amenazadas por las condiciones cambiantes, hacen retroceder su reloj genético para volver a convertirse en larvas.

Reducidas a una fina capa de células y tejidos, navegan a la deriva por el océano en busca de algo a lo que adherirse, como una roca o una brizna de algas marinas.

En el estudio, los científicos evaluaron si las células rejuvenecidas podían diferenciarse en cualquier tipo de célula de esa medusa, como los nervios y músculos. La capacidad de un tipo de célula inmadura de ser pluripotente, que quiere decir que puede convertirse en cualquier tipo de célula que necesite la medusa, es el núcleo del rejuvenecimiento, puntualizó Graham.

En los humanos, las células madre se consideran pluripotentes, sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer antes de que se pueda establecer una conexión entre el proceso de rejuvenecimiento de las medusas inmortales y su relevancia para el envejecimiento humano, confesó.

Leer más  El emprendimiento tecnológico venezolano brilló en The Circle: Startup and Venture Capital Summit 2022

Una vez que una larva encuentra un lugar, se metamorfosea en un pólipo que se clona a sí mismo, creando una colonia de pólipos. Cuando las condiciones son las adecuadas, la colonia florece y genera nuevas medusas que son réplicas genéticas de sus padres.

Cuando esas medusas jóvenes se convierten en medusas adultas, solo tienen un evento reproductivo sexual, dijo la doctora Pascual Torner, coautora del estudio junto con la doctora Dido Carrero, quien tiene un doctorado en oncología molecular y biomedicina.

Lo que no se sabe es el número máximo de veces, si es que hay un máximo, que una medusa puede regenerarse, mencionó Pascual Torner.

“Pero cada vez que una medusa rejuvenece, crea un pólipo”, dijo. Los investigadores no han podido recrear el proceso de renacimiento en un laboratorio, pero en la naturaleza un pólipo normalmente genera nuevas medusas una vez al año, añadió.

Aunque las medusas adultas solo tienen un evento reproductivo sexual en la vida, es fundamental para la supervivencia de la especie, afirmó Graham.

La naturaleza de la evolución significa que el tiempo finalmente alcanza a todas las cosas, dijo Graham, incluso a las medusas inmortales.

“En algún momento… el organismo tendrá que ceder ante una generación futura para que la especie pueda lidiar con las variaciones a largo plazo en el medio ambiente”, dijo. “Así es como tiene que funcionar o todo se extinguirá”.

Traducido por José Silva

Noticias relacionadas