• Con el tiempo se llegó a la conclusión de que estas prácticas no están sustentadas en pruebas científicas sólidas de que funcionen

Las terapias de conversión son supuestos tratamientos psiquiátricos, psicológicos y hasta espirituales que tienen como finalidad cambiar la orientación sexual, la identidad, o la expresión de género de aquellas personas de la comunidad LGBTIQ+. Las sesiones prometen “curar” a quienes se sometan a un proceso, cuando en realidad son un tipo de tortura.

Ecosig.
Son las siglas para definir los Esfuerzos por Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género, también conocido como “terapias de conversión”.

Estas prácticas surgieron en el siglo XIX cuando los médicos acuñaron el término homosexualidad para definir lo que creyeron que era una enfermedad mental. Para tratarla, los especialistas intentaron curar la supuesta zona afectada del cerebro usando lobotomías, electrochoques, vomitivos o incluso tratamientos con testosterona.

Estas terapias cobraron fuerza con los años. No fue hasta 1990 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. Y en el año 2019 fue que hizo lo mismo con la identidad trans. Sin embargo, todavía existen terapias en todo el mundo destinadas a cambiar la orientación sexual. 

Federación de psicólogos de Venezuela condenó el uso de terapias de conversión para la comunidad LGBTIQ+
Cortesía

Tipos de terapias de conversión 

Existen diferentes tipos de terapias de conversión. Uno de ellos es realizado frecuentemente por instituciones religiosas, incluyen prácticas como rezar oraciones y la ingesta de medicamentos como Ludomil y Dogmatil, fármacos utilizados para tratar desórdenes psicológicos o neurológicos.

Leer más  ¿Qué son las zonas azules y dónde están ubicadas?

Otro tipo es la terapia de aversión, consiste en inyectar al paciente altas cantidades de adrenalina para que ésta le provoque un miedo extremo. Una vez así, proyectar imágenes con contenido homoerótico para generarle rechazo. 

También hay otra práctica que aplican las organizaciones religiosas y es la promoción de conferencias y charlas contra la homosexualidad, que aunque a veces son realizadas con el consentimiento de las personas, frecuentemente se disfrazan de terapias psicológicas o de autoayuda, cuando en realidad su objetivo es la conversión sexual.

El experto independiente de las Naciones Unidas sobre orientación sexual e identidad de género, Víctor Madrigal-Borloz, en el informe que presentó ante el Consejo en julio de 2020, define tres estrategias principales de las “terapias de conversión”:

-La intervención psicoterapéutica basada en la creencia de que la diversidad sexual o de género tiene su origen en una crianza o experiencia anormal.

-Las prácticas médicas basadas en la teoría que considera que la diversidad sexual o de género es una disfunción biológica inherente.

Leer más  #TeExplicamosElDía | Viernes 27 de enero

-Las intervenciones basadas en la fe, que actúan bajo la premisa de que hay algo intrínsecamente maligno en la orientación o identidad de género diversas.

Madrigal-Borloz apuntó en su informe los abusos físicos, psicológicos y sexuales, así como los choques eléctricos, la medicación forzada, el aislamiento, el confinamiento, las injurias y la humillación como ejemplos de métodos aplicados para tratar de obtener la conversión.

Asesinato por transfobia en Venezuela: Hablemos de crímenes de odio

Países que prohibieron las terapias de conversión

-Nueva Zelanda: El 15 de febrero el Parlamento aprobó una ley que prohíbe las terapias de conversión.

-Francia: El 14 de diciembre de 2021 el Senado francés aprobó una ley para sancionar a quienes apliquen terapias de conversión con hasta 2 años de cárcel. Asimismo, a los responsables de dicho delito se les impondrán multas de hasta 30.000 euros.

-Canadá: El 7 de diciembre de 2021 se aprobó una reforma al Código Criminal para establecer sanciones de hasta 5 años de prisión a quienes impartan dichas terapias.

-Alemania: Se aprobó el 5 de junio de 2020 una reforma impulsada por el Ministerio de Sanidad para castigar con 1 año de cárcel a los responsables de realizar “terapias de conversión”.

-Ecuador: En 2014 el Congreso reformó el Código Penal para considerar las “terapias de conversión” como una agravante al delito de tortura.

-Estados Unidos: Las “terapias de conversión” están prohibidas en California, Colorado, Nueva York, Washington y Utah. En julio de 2021, más de 90 ciudades, condados y otros municipios también tomaron medidas contra estas prácticas.

¿Por qué las terapias de conversión violan los derechos humanos?

En 2012, la Organización Panamericana de la Salud señaló que las “terapias de conversión” no tienen justificación médica y representan una amenaza para la salud y los derechos humanos de sus víctimas. Cuatro años después, la Asociación Mundial de Psiquiatría llegó a la conclusión de que “no existen pruebas científicas sólidas de que se pueda cambiar la orientación sexual innata”. 

Leer más  Volker Türk: Pedí la liberación de todas las personas detenidas arbitrariamente en Venezuela

En 2020, el Grupo de Expertos Forenses Independiente declaró que la oferta de “terapias de conversión” es una modalidad de timo, publicidad engañosa y fraude.

Marco Becerra, director de la asocición chilena Acciongay, afirmó en septiembre de 2020 que estos supuestos tratamientos se basan en premisas falsas que pueden ser potencialmente dañinas y además “alimentan un estigma negativo sobre la homosexualidad y finalmente eso se vuelve un caldo de cultivo para la homofobia”.

Noticias relacionadas