• La compañía estaba siendo investigada por rastrear la ubicación de usuarios en al menos 40 estados de Estados Unidos

Google acordó pagar 391,5 millones de dólares a cambio de poner fin a una investigación que venían realizando las autoridades de Estados Unidos por el uso indebido de la información personal de sus usuarios. 

La compañía era acusada de rastrear la ubicación de sus usuarios sin que estos hubiesen dado un permiso para ello, acción que iba en contra de las leyes de 40 estados de Estados Unidos. 

Luego de darse a conocer el acuerdo alcanzado entre los investigadores y el gigante tecnológico, los fiscales generales de 40 estados calificaron la medida como un hecho histórico. El motivo de ello es que se trata del acuerdo más grande en la historia de Estados Unidos entre una empresa privada y los investigadores de múltiples estados del país.

William Tong, fiscal general del estado de Connecticut, indicó que los investigadores encontraron que Google recopiló los datos pese a que los usuarios habían desactivado la función de rastreo en sus teléfonos, lo que implica que la compañía actuó en contra de la decisión de los propios usuarios.

Leer más  Cómo diferenciar una distracción habitual del trastorno por déficit de atención e hiperactividad

“Nuestra investigación encontró que Google continuó recopilando esta información personal incluso después de que los consumidores le dijeran que no lo hiciera. Esa es una invasión inaceptable de la privacidad del consumidor y una violación de la ley estatal”, dijo Tong mediante un comunicado.

Cuatro años de investigación

Google acordó pagar 391,5 millones de dólares por violar la privacidad de sus usuarios

Las indagaciones de las autoridades sobre el manejo de las información personal de sus usuarios se produjo a raíz de una investigación desarrollada por la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) publicada en el año 2018. En la publicación alertaban que a través de los distintos servicios de Google la compañía se encontraba rastreando a sus usuarios sin importar cómo fuese la configuración de privacidad de sus dispositivos, en lo que suponía una flagrante violación de sus derechos personales. 

“Puedes desactivar el historial de ubicaciones en cualquier momento. Con el historial de ubicaciones desactivado, los lugares a los que vas ya no se almacenan”, decían desde Google al respecto de la información que recopilan.

Leer más  Un nuevo examen de sangre detecta el alzhéimer antes de la aparición de los síntomas

Sin embargo, la investigación de AP demostró que algunas de sus aplicaciones sí almacenaban el historial de ubicaciones de los usuarios sin que estos pudieran hacer nada al respecto. Todo ello además ocurría sin su conocimiento, algo de lo que Google era plenamente consciente.

Un ejemplo de ello era el caso de Google Maps, el cual sin importar el perfil de privacidad del usuario guardaba una instantánea del sitio en el que se encontraba el usuario al momento de abrir la aplicación. Esta situación se repetía con otras apps como aquellas relacionadas con las recomendaciones meteorológicas, e incluso con aplicaciones infantiles que en la práctica no requerían tener acceso a este tipo de información.

Publicidad

Vista de dólares, en una fotografía de archivo. EFE/Rayner Peña

Una de las principales razones que explica la necesidad de Google por obtener la mayor cantidad de información personal posible de sus usuarios es el hecho de que estos datos son utilizados como parte de su negocio de publicidad. 

Leer más  Prevén que el bolívar continuará depreciándose hasta alcanzar el tipo de cambio de equilibrio

De esta manera, Google logra mostrar publicidad más precisa que se adapta a los gustos e intereses de los usuarios y por tanto generar mayores ingresos por esta vía.

Según cifras publicadas por Google, su negocio publicitario le reporta anualmente un aproximado de 200 millardos de dólares, lo que representa un porcentaje importante de los ingresos de la compañía.

Google es además uno de los principales actores en el mercado publicitario internacional, algo que ha sido criticado por el Senado de Estados Unidos, que ha venido siguiendo muy de cerca el tema de la privacidad de los usuarios tanto de Google como del resto de las principales compañías tecnológicas.

Noticias relacionadas