• Las cifras del Observatorio de Universidades reflejan que los docentes venezolanos son los peores pagados en la región

La crisis que afronta la educación universitaria en Venezuela ocasiona que este 5 de diciembre Día del Profesor Universitario los educadores tengan muy pocos motivos para celebrar.

El contexto económico adverso en el que se encuentran los docentes es sin lugar a dudas uno de los peores de toda la región tal y como lo evidencian investigaciones e informes publicados por organismos como el Observatorio de Universidades (OBU).

Las limitaciones en materia de sueldo no son algo nuevo para los profesores universitarios, pero sí son algo que se ha venido acrecentando año a año. Al comparar el histórico del salario de uno de estos profesionales puede verse como su ingreso ha ido mermando al punto de ser ahora solo una pequeña fracción de lo que en su momento llegó a ser.

Uno de los más recientes informes del OBU publicado en junio de este 2022 da cuenta de ello, ya que para el año 2001 un profesor en el nivel instructor, el cual es el más bajo de todo el escalafón, ganaba 903 dólares, mientras que un docente más preparado que ocupaba el cargo de titular de su cátedra, podía llegar a ganar el equivalente a unos 2.659 dólares.

Leer más  La OMS declaró que el covid-19 sigue siendo una emergencia sanitaria internacional

El sueldo más bajo de la región

Estas cifras se encuentran completamente alejadas de la realidad actual, pues ahora con suerte un docente titular puede llegar a ganar 100 dólares mensuales. Esto pudiera parecer una cantidad significativa al compararla con el sueldo mínimo actual de 175 bolívares mensuales, que de acuerdo con la tasa de cambio oficial publicada por el Banco Central de Venezuela (BCV) equivalen a 14,97 dólares.

Sin embargo al compararlas con el resto de países de la región dan una perspectiva de la crisis económica en la se encuentran inmersos los profesores universitarios venezolanos que se ubican en la última posición de la lista.

Para dar un ejemplo de esta situación puede tomarse el caso de Haití, un país que durante años ha sido considerado como uno de los más pobres del continente. No obstante, en dicha nación un profesor universitario puede llegar a ganar entre 650 y 1.408 dólares mensuales.

Esta disparidad se traduce en que para que un docente venezolano gane lo mismo que uno haitiano, tendría que ahorrar su salario durante un año y dos meses para poder ganar lo mismo que su homólogo caribeño.

Leer más  Qué provoca que tu cerebro procrastine y cómo afrontarlo

El contraste es aún más claro al comparar la situación de los profesores venezolanos y los panameños cuyos sueldos parten desde los 1.369 dólares pudiendo llegar hasta los 6.000 dólares mensuales en el caso de aquellos profesionales que cuentan con estudios de alto nivel como maestrías y doctorados.

El país con el sueldo más cercano a lo que gana un profesor universitario venezolano es El Salvador con un ingreso mínimo de 500 dólares mensuales. Sin embargo, el sueldo máximo al que puede aspirar un docente en la nación centroamericana es de 2.500 dólares.

Salarios de hambre

Precios compradores vendedores trabajos informales comercio comercios Canasta Básica Alimentaria Verduras, Frutas y Hortalizas Mercado mercados a cielo abierto Catia supermercados Ferias de hortalizas venezolanos calidad de alimentos ofertas economía
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

El hecho de que los profesores universitarios tengan una menor remuneración salarial en comparación con sus homólogos de la región no es el único problema, debido a que a esto se suma también que el dinero que obtienen por su trabajo no es suficiente para cubrir los gastos mínimos.

De acuerdo con el reporte del mes de octubre publicado por el Cendas-FVM una familia venezolana requiere de Bs. 3.132,26 ($ 376,02) para poder acceder a la Canasta Alimentaria. 

Leer más  ¿El Banco de Venezuela está enviando un correo electrónico para informar sobre el bloqueo temporal de la cuenta?

Al contrastar lo que gana un docente se puede apreciar que este incluso destinando la totalidad de su sueldo no sería capaz de adquirir ni un tercio de lo que se requiere para poder disfrutar de una dieta balanceada. 

También hay que tomar en cuenta dos aspectos que inciden de manera directa en la capacidad de compra de los profesores universitarios, como lo es la inflación acumulada en lo que va de año, que según el Observatorio Venezolano de Finanzas se encuentra en 173 %, y el hecho de que sus sueldos son ajustados únicamente cuando se produce un aumento de sueldo mínimo. Por tanto no solamente es que su ingreso es insuficiente, sino que además la capacidad de compra de su sueldo se diluye muy rápidamente cada vez que incrementa la tasa de cambio.

Todo esto crea un panorama en el que para los docentes venezolanos resulta casi imposible el poder festejar su día ya que con dificultad les alcanza para comer.

Noticias relacionadas