• La organización señaló que el miembro de la Comisión Nacional de Primaria fue llevado a la sede del Sebin. Más temprano, la Fiscalía del régimen le había dictado orden de aprehensión

El director del Foro Penal, Alfredo Romero, informó el 6 de diciembre que funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) detuvieron al presidente de la asociación civil Súmate, Roberto Abdul-Hadi. La información fue confirmada por la esposa del técnico electoral, aunque se desconoce si lo llevaron a la sede del organismo en El Helicoide, o la de Plaza Venezuela.

Horas antes de su arresto, el fiscal general del régimen de Nicolás Maduro, Tarek William Saab, dictó una orden aprehensión contra Abdul y varios dirigentes opositores. A todos los imputó por los presuntos delitos de traición a la patria, conspiración, legitimación de capitales y asociación para delinquir.

Leer más  ¿Cómo funciona Siacoin, la moneda digital que aumentó su cotización?

Abdul ya poseía una investigación por parte de la Fiscalía, por su rol como miembro suplente de la Comisión Nacional de Primaria (CNP). El 30 de octubre, una semana después de los comicios internos de la oposición, debió compadecer junto al resto de la comisión al Ministerio Público (MP). Allí debió atender una citación para explicar detalles sobre el proceso y su escrutinio, luego de denuncias de fraude por parte del chavismo.

Persecusión

MP informó que 25 personas han sido detenidas durante el operativo especial contra la corrupción
El fiscal general del régimen, Tarek William Saab. Foto: EFE/ Rayner Pena R

En declaraciones transmitidas por Venezolana de Televisión, Saab denunció el 6 de diciembre una presunta conspiración para sabotear el referendo consultivo sobre el Esequibo que realizó tres días atrás. Aunque esa elección transcurrió con normalidad, de acuerdo al final existían planes de “conspiración con una potencia extranjera para lesionar al Estado”.

Leer más  CICPC capturó a un hombre por raptar a una mujer con discapacidad en Cojedes

Como parte de esa investigación, anunció la detención del ciudadano estadounidense Savoi Jadon Wright, a quien acusó de ser un presunto operador financiero. También dictó orden de captura contra el hispanoestadounidense Damián Merlo, además de Abdul y 10 dirigentes políticos opositores.

Entre los señalados por Saab están colaboradores cercanos de la candidata presidencial María Corina Machado. Específicamente el coordinador de Organización del movimiento Vente Venezuela, Henry Alviarez, la coordinadora de Comunicaciones, Claudia Macera, y el coordinador internacional, Pedro Urruchurtu. Además de David Smolansky, miembro de su equipo en el exterior.

Igualmente, reiteró las órdenes de captura contra miembros del partido Voluntad Popular en el exilio. Estos con Leopoldo López, Juan Guaidó, Carlos Vecchio, Lester Toledo y Yon Goicoechea. También el dirigente de Primero Justicia, Julio Borges, y los exministros chavistas Rafael Ramírez y Andrés Izarra.

Leer más  INTT: ¿cuáles son las licencias para menores de edad que se pueden tramitar para conducir en Venezuela?

Reacciones

Voluntad Popular anuncia su nueva directiva tras sus elecciones internas
Foto: Cortesía

El partido Voluntad Popular condenó la detención de Abdul en su cuenta de X (antes Twitter). Señaló que las acciones de persecusión, además de arbitrarias, violan los términos del Acuerdo de Barbados, donde el régimen de Maduro se había comprometido a liberar a los presos políticos.

Por su parte, el expresidente interino, Juan Guaidó, aseguró que la detención del presidente de Súmate fue un secuestro, motivado al éxito de su labor en las primarias del 22 de octubre. “Es un acto de sadismo detener a un miembro de la sociedad civil por ayudar a su país”, escribió.

Leer más  Revelaron nuevos detalles del femicidio de la docente Gleysis Zapata en Maracay

Por su parte, horas antes del arresto, Vente Venezuela publicó un comunicado en el que rechazó las órdenes de captura contra los miembros de su Dirección Ejecutiva Nacional y demás líderes políticos. Pidió a los organismos internacionales a estar vigilantes sobre los hechos que pudieran ocurrir contra aquellos imputados que siguen en el país, como el propio Abdul.

“Esta acción constituye un nuevo capítulo del patrón sistemático de persecusión política que atenta contra los derechos civiles de quienes adversan a la tiranía. No solo representa un incumplimiento a los acuerdos celebrados en Barbados, sino, además el incremento de la lista de perseguidos políticos”, expresó.

Noticias relacionadas