• La investigación está en fase de desarrollo para que pueda ser comercializada luego de pasar por más pruebas

Investigadores de la Universidad de Oxford en el Reino Unido desarrollaron un innovador método de vacunación por ultrasonidos, que estiman podría reemplazar las agujas. 

Este estudio se basó en las cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), donde exponen que cerca de una cuarta parte de los adultos y dos tercios de los niños tienen miedo a las inyecciones. 

Este avance fue presentado el 4 de diciembre en la conferencia Acoustics 2023 Sydney, dedicada a la ciencia y la ingeniería del sonido. 

La técnica consiste en aplicar un líquido en la piel que contiene las moléculas de la vacuna. Luego, al exponer este líquido al ultrasonido, las moléculas de la sustancia a inyectar son impulsadas a través de la dermis, liberándolas a medida que las burbujas estallan. 

Darcy Dunn-Lawless, autora del estudio, explicó que este método se basa en el efecto acústico llamado “cavitación”, que se refiere a la formación y estallido de burbujas en respuesta a una onda sonora. 

El objetivo de este innovador enfoque es aprovechar las ráfagas concentradas de energía mecánica producidas por el colapso de estas burbujas con la sustancia.

La FDA de EE UU aprobó la primera vacuna contra el chikungunya
Pixabay

“En primer lugar, para despejar los pasajes a través de la capa externa de células muertas de la piel y permitir el paso de las moléculas de la vacuna. En segundo lugar, para actuar como una bomba que impulsa las moléculas del fármaco hacia estos pasajes. Por último, para abrir las membranas que rodean a las propias células, ya que algunos tipos de vacuna deben introducirse en el interior de una célula para funcionar”, indicó Dunn-Lawless en el estudio.

Pruebas del estudio

Aunque las pruebas iniciales en animales demostraron que se administraron 700 veces menos moléculas de vacuna en comparación con la inyección convencional, los resultados mostraron una respuesta inmune más fuerte. 

Los investigadores sugieren que esto se debe a que las vacunas por ultrasonidos se dirigen directamente al núcleo celular a través de la piel, en lugar de ser inyectadas en el músculo. 

Además, este nuevo método demostró ser más eficiente, especialmente para las vacunas de ADN, que suelen ser más difíciles de administrar. 

En la investigación señalaron que este desarrollo podría conducir a una reducción de costos y a un aumento en la eficacia de las vacunas, con pocos efectos secundarios.

El tratamiento que podría eliminar el cáncer sin dañar células sanas
Archivo

Fase de desarrollo

Este nuevo enfoque de vacunación aún está en fase de desarrollo, pero los investigadores aseguran que representa un avance significativo en la búsqueda de formas alternativas de administrar vacunas sin el uso de agujas. 

Además de ayudar a superar los miedos asociados a las inyecciones, este método ofrece la promesa de una mayor eficacia y menos efectos secundarios. 

“En mi opinión, el principal efecto secundario potencial es universal a todas las técnicas físicas en medicina: Si se aplica demasiada energía al cuerpo, se pueden dañar los tejidos. La exposición a una cavitación excesiva puede causar daños mecánicos en células y estructuras. Una parte clave de mi investigación es tratar de identificar dónde se encuentra este umbral de seguridad para la administración de vacunas por ultrasonido”, señaló Dunn-Lawless.

A medida que los investigadores continúan perfeccionando y probando esta técnica, se espera que en un futuro cercano puedan comercializar la nueva alternativa para la administración de vacunas.

Noticias relacionadas