• Los investigadores instaron a los países a prevenir su uso en productos de consumo 

El cáncer de mama es uno de los más comunes en el mundo pero al menos el 40 % de todos los casos se podrían prevenir, de acuerdo con el Centro de Investigaciones sobre el cáncer de Estados Unidos (IARC, por sus siglas en inglés). Entre las medidas para reducir su aparición está detectar los productos que pueden incidir en su desarrollo. 

Investigadores del Instituto Silent Spring de EE UU publicaron un estudio el 10 de enero en la revista especializada Environmental Health Perspectives, en la que mostraron sus avances en la identificación de sustancias químicas que aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama. 

Los científicos identificaron un total de 921 químicos que se encuentran en productos de consumo, alimentos y bebidas, pesticidas, medicamentos y lugares de trabajo.

Leer más  ¿Qué son los sesgos algorítmicos y por qué causaron problemas a la IA de Google?

La lista reveló 278 sustancias que causaron tumores mamarios en pruebas previas con animales. Más de la mitad de estos compuestos químicos hacen que las células produzcan más estrógeno o progesterona.

“Este estudio proporciona una hoja de ruta para que los reguladores y fabricantes detecten rápidamente las sustancias químicas que podrían contribuir al cáncer de mama con el fin de prevenir su uso en productos de consumo y encontrar alternativas más seguras”, señaló la autora principal, Jennifer Kay. 

Agregó que este tipo de cáncer es una enfermedad hormonal, por lo que la alteración del estrógeno y la progesterona contribuyen a su desarrollo.

Vacuna experimental de Moderna logra retrasar la reaparición del cáncer
Pixabay

La investigación enumera más de 30 pesticidas cuyo uso fue aprobado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos a pesar de la presencia de sustancias químicas que provocan tumores mamarios.

Leer más  Actos de discriminación en Venezuela: ¿cuáles son los casos más recientes?  

¿Cómo se realizó el estudio?

Los investigadores estadounidenses buscaron en varias bases de datos nacionales e internacionales para identificar los elementos químicos que causan tumores mamarios en animales. 

Entre ellas se encuentran la IARC, el Programa Nacional de Toxicología, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) y el Instituto Nacional del Cáncer.

Además, los científicos analizaron los datos del programa ToxCast de la EPA con el objetivo de identificar otras sustancias que puedan alterar las hormonas del cuerpo, conocidas como disruptores endocrinos, que al descontrolarse favorecen el desarrollo del cáncer de mama. 

Leer más  Reconocieron la aorta como un órgano independiente del cuerpo humano

El estudio resaltó que el daño químico generado al ADN de una persona puede desencadenar cáncer, por lo que al revisar las bases de datos adicionales encontraron que 420 de las sustancias químicas analizadas ocasionan alteraciones. 

Acceso limitado a los exámenes de detección y tratamientos: la realidad de las mujeres con cáncer de mama en Venezuela 
Pixabay

En las conclusiones de la investigación, los científicos aseguraron que este avance podría tener implicaciones sobre futuras evaluaciones de seguridad en productos de consumo masivo que contienen las sustancias químicas. 

Otros factores de riesgo

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE UU (CDC, por sus siglas en inglés), desarrollar cáncer de mama puede deberse a una combinación de factores.

Señalan que algunos pueden prevenirse para reducir el riesgo, mientras que otros como la edad o la genética son inevitables.  

Leer más  ¿Qué significa que 2024 sea un año bisiesto?

Entre las principales causas están: 

– Mutaciones genéticas hereditarias.

– Historial reproductivo: El comienzo de la menstruación antes de los 12 años de edad y de la menopausia después de los 55 años de edad exponen a las mujeres a hormonas por más tiempo.

– Antecedentes familiares de cáncer de mama.

– Tratamientos previos con radioterapia.

– Exposición a ciertos medicamentos, como por ejemplo, los que son recetados para prevenir el aborto espontáneo. 

Un estudio asocia la exposición a la radiación del TAC de joven con mayor riesgo de cáncer
Foto: iStock

Los CDC también indican cómo modificar algunos factores de riesgo para reducir el peligro de desarrollar la enfermedad: 

– Mantenerse físicamente activo.

– Cuidar el peso antes y después de la menopausia.

– Reducir el consumo de alcohol, tabaquismo, exposición a sustancias químicas. 

– Contactar a un especialista antes de tomar una terapia hormonal.

Noticias relacionadas