• Sindicatos, movimientos sociales y organizaciones no gubernamentales solicitan al Ejecutivo colombiano que no aplique reformas laborales y económicas, como la reducción del salario a los jóvenes, eliminar el sistema de pensiones y privatizar a la estatal petrolera, Ecopetrol. Este jueves lo exigirán en una protesta nacional

Este jueves 21 de noviembre el presidente de Colombia, Iván Duque, medirá la fuerza de sus políticas gubernamentales cuando se inicie el paro nacional para ese día protagonizado por sindicatos, estudiantes, indígenas y, en general, opositores a su gestión. Esto ha generado tensión y expectativa dentro de varios sectores de la sociedad.

Los manifestantes neogranadinos se unen así a la ola de descontento social que ha lanzado a las calles a miles de personas a protestar en Ecuador, Chile y Bolivia. Ante este panorama, Duque ha advertido, en declaraciones a una emisora local, que “la protesta social pacífica es un derecho constitucional el cual garantizaremos, pero seremos implacables con los actos de vandalismo”.

El ministro de Defensa de ese país, Carlos Holmes Trujillo, coincidió con el mandatario colombiano e indicó que dos días antes de la convocatoria a paro, se desplegaron decenas de militares en Bogotá, a petición de la alcaldía, para “garantizar que quien quiera manifestar pacíficamente pueda hacerlo, y para responder, si hay actos de violencia, de conformidad con la Constitución”.

¿Por qué protestan?

La convocatoria al paro se originó durante una confluencia entre los sindicatos y varios movimientos sociales. Posteriormente se sumaron organizaciones de estudiantes, campesinos, mujeres, indígenas, afrodescendientes y, por supuesto, los opositores del gobierno.

Entre las razones iniciales están la propuesta del gobierno sobre reducir el salario para los jóvenes hasta ubicarlo en 75% del mínimo establecido y los supuestos planes de eliminar la parte pública del sistema de pensiones. Los ciudadanos también acusan al gobierno de querer privatizar las empresas estatales como Ecopetrol, primera compañía de petróleo de Colombia.

Otras causas del descontento

El asesinato de numerosos líderes sociales en zonas rurales del país, así como por el incumplimiento de parte de los acuerdos de paz firmados en La Habana, Cuba, el 26 de septiembre de 2016 entre el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El Ejecutivo colombiano ha negado la veracidad de muchas de estas medidas, incluso el mismo Duque ha dicho que esas protestas se sustentan en informaciones que “son mentiras”. Sin embargo, varios de estos anuncios han sido esbozados públicamente por personas y organizaciones próximas al mandatario neogranadino, incluyendo el ex presidente y senador Álvaro Uribe Vélez.

Medidas que tomó el gobierno ante el paro nacional

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, adelantó el 18 de noviembre que el Ejecutivo colombiano tomará un conjunto de medidas para mantener el orden público durante el llamado a paro, entre ellas, se destaca el otorgarle facultades extraordinarias a gobernadores y alcaldes para que puedan prohibir el porte de armas y el consumo de bebidas alcohólicas e, incluso, aplicar un toque de queda en sus respectivas jurisdicciones de ser necesario.

Desde este lunes se ordenó el acuartelamiento en primer grado (es decir, de máxima alerta) de las fuerzas militares colombianas.

Migración Colombia anunció el cierre de todas las fronteras terrestres y fluviales desde las 12:00 am del martes 19 de noviembre hasta las 5:00 am del viernes 22 de noviembre.

La policía bogotana informó sobre 30 allanamientos que derivaron en la captura de dos personas con explosivos señaladas de provocar violencia en manifestaciones anteriores.

Expulsiones. En las últimas semanas el gobierno colombiano ha expulsado a más de 20 extranjeros, entre ellos nueve venezolanos, señalados por organismos de inteligencia de incitar a la violencia a las marchas convocadas para el 21 de octubre.

Esas personas fueron enviadas a sus respectivas naciones porque “querían afectar la seguridad y el orden público de nuestro país”, expresó a los medios de comunicación, Christian Krüger, jefe de Migración Colombia, el pasado jueves.

Colombia vive una creciente tensión de cara a una jornada de manifestación que se convocó el pasado mes de octubre para manifestar por unas reformas gubernamentales en el ámbito laboral y en rechazo al recorte de pensiones, medidas consideradas lesivas para los intereses de los ciudadanos. Después de que se realizó la convocatoria, Duque se reunió con empresarios y varias confederaciones sindicales a quienes aseguró que este tipo de temas van a debatirse en una llamada “Mesa de Concertación Laboral”.

Igualmente, destacó que hasta ahora su gobierno no ha presentado ninguna reforma sobre estos asuntos. Sin embargo, la aclaratoria tuvo un efecto contraproducente y creció el número de personas que manifestaron su deseo de sumarse al paro.

Noticias relacionadas