• La emblemática pieza es venerada por la comunidad Pemón desde la antigüedad, pero en el año 1998 fue llevada a Alemania y permanece ahí desde hace 22 años. Recientemente, el régimen de Maduro informó que en pocos meses volverá al país

En medio de las constantes violaciones a los Derechos Humanos del pueblo Pemón, el régimen de Nicolás Maduro anuncia el rescate de una valiosa piedra del pueblo indígena que, de acuerdo con especialistas, podría tratarse de una estrategia para calmar las tensiones que existen con esta comunidad. 

Se trata de la emblemática roca venezolana Kueka, alabada y considerada por el pueblo Pemón como “madre sagrada” o “abuela Kueka”. Estará de vuelta dentro de unos tres meses —luego de pasar más de 20 años en Alemania— en Venezuela y a su sitio de origen en el Parque Nacional Canaima.

El ingeniero geólogo, Noel Mariño de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y especializado en tecnología minera, comentó para El Diario la importancia de la piedra arqueológica para el país, puesto que pertenece a la naturaleza venezolana. Además de ser un ícono para la comunidad Pemón.

El especialista también habló de las posibles intenciones que podría tener el régimen venezolano trasladando la pieza a su país de origen.

Mariño considera que si se utiliza el retorno de la piedra como una estrategia para limar asperezas con los Pemones, no lo va a lograr.

Recordó que la comunidad indígena no piensa como el resto de la sociedad venezolana y va a hacer falta más para que el grupo llegue a un acuerdo con Nicolás Maduro y su cúpula. 

El régimen en contra de los Pemones

Aunque Jorge Arreaza asegura que con la vuelta de la «abuela Kueka» a Venezuela «inicia la defensa del pueblo Pemón». A lo largo del mandato de Nicolás Maduro lo que se ha demostrado es lo contrario. 

En el año 2019, ocurrieron diversos ataques contra las comunidades indígenas que aún sobreviven en Venezuela. 

El 30 de diciembre de 2019, al menos 200 indígenas de algunas 28 comunidades que viven en la Gran Sabana, protestaron en la frontera con Brasil. El líder del grupo de indígena, Jorge Gómez, denunció persecución, amenazas de muerte y trato hostil.

El 23 febrero cuando se intentaba ingresar la ayuda humanitaria a Venezuela, los militares que responden a Nicolás Maduro militarizaron la frontera con Brasil y asesinaron a 4 indios pemones e hirieron a 16 miembros de la comunidad Kumarakapay.

La situación generó días de violencia. Los grupos indígenas secuestraron a tres militares como medida de negociación con Vladimir Padrino López, ministro de Defensa de Nicolás Maduro, para así poner fin a la arremetida contra la comunidad indígena.

Actualmente, el Foro Penal Venezolano contabiliza 13 miembros de la comunidad Pemón detenidos por razones políticas.

Kueka, dos personas convertidas en piedra

La leyenda del pueblo Pemón cuenta que la comunidad Pemón y Macuxi, antaño, eran fuertes rivales y las reglas de los pueblos especificaba que las uniones matrimoniales tenían que ser entre habitantes de la misma comunidad y no con otras, de lo contrario serían castigados por el Dios Makunaima.

En esa época, un joven pemón se enamoró de una joven macuxi y la desposó, irrespetando las normas de los pueblos y por ello, tuvieron que fugarse. Su huida no impidió que Makunaima fuera tras ellos hasta alcanzarlos. Molesto por el desafío que hizo la joven pareja, los maldijo a permanecer eternamente abrazados y convertidos en piedra.

La historia fue transmitida de generación en generación y la creencia de que estas dos personas, convertidos en la piedra Kueka, son los protectores del pueblo pemón prevaleció hasta nuestros días y por ello, esta comunidad indígena, jamás aceptó que en 1998 se llevaran el monumento natural de Venezuela.

Según el testimonio del geólogo Mariño, para los Pemones, cada elemento natural que se encuentre en su territorio les pertenece y debido a la gran conexión que este pueblo tiene con la Tierra. Asegura que los indígenas consideran que para realizar el más mínimo proceso deben pedirle permiso, tanto al líder Pemón, como a la madre naturaleza.

Foto: Cortesía

¿Se robaron la piedra? 

Un acuerdo firmado entre el gobierno presidido por Rafael Caldera y Alemania autorizó la donación de la roca al creador plástico Wolfang von Schwarzenfeld en 1998 para la instalación de Global Stone, un parque metropolitano donde hay rocas arqueológicas en Tiergarten, Berlín.

La piedra de jaspe fue sacada «formalmente» de Venezuela y cuando ya se encontraba en territorio alemán, fue tallada, pulida y exhibida en el parque durante al menos 22 años.

Sin embargo, hay ambientalistas y ecologistas que aseguraron que la permisología entre Inparques y el gobierno venezolano no fue clara y que se violaron tratados internacionales, representando así una de los más importantes casos de tráfico de bienes culturales de la región. 

El pueblo Pemón realizó numerosas protestas y entregó 10 notas verbales a la Cancillería de Venezuela entre 2010 y 2012 para solicitar el regreso de la piedra Kueka al Parque Nacional Canaima. El gobierno alemán anunció en junio de 2012 que evaluaba “soluciones amistosas” con Venezuela, pero el proceso formal para repatriarla no inició sino hasta 2018.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

La comunidad Pemón espera la llegada de su “abuela Kueka”, de unas 30 toneladas de peso. Al llegar, permanecerá en Santa Cruz de Mapaurí en el Parque Nacional Canaima en el estado Bolívar. 

Noticias relacionadas