• El organismo estadounidense emitió una licencia que permite al ente emisor operar con instancias internacionales. Sin embargo, José Ignacio Hernández, procurador general de la República designado por la AN, y el diputado Ángel Alvarado, explicaron para El Diario que la medida no favorece al régimen chavista

Ocho organismos internacionales podrán realizar transacciones con el Banco Central de Venezuela (BCV). Esto según una nueva medida del Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitida el 21 de enero, y a pesar de las sanciones que recaen sobre los activos venezolanos administrados por el régimen de Nicolás Maduro. 

A pesar de la duda en torno a la decisión del Departamento del Tesoro de EE UU, José Ignacio Hernández, procurador general de la República designado por el gobierno interino de Juan Guaidó, explicó para El Diario que la medida no aplica para el BCV “que administra el régimen de Nicolás Maduro”, sino para las autoridades que aprobó la Asamblea Nacional, a pesar que en la licencia no hacen mención expresa a este aspecto. Asimismo, argumentó que no es una medida reciente, puesto que se trata de la actualización de una licencia.

Foto: Cortesía

“En agosto del año pasado el Departamento del Tesoro emitió una serie de licencias de autorizaciones que permiten a las dependencias del gobierno venezolano bajo control del presidente Guaidó interactuar con terceros. Precisamente una de esas licencias se refiere al Banco Central de Venezuela. Lo que se hizo ahora es que se incorporó al Banco Mundial, pero esa autorización que aplica al BCV en EE UU sólo puede ser ejercida por las legítimas autoridades del BCV designadas por el presidente Juan Guaidó y por la AN”, explicó Hernández.

Organizaciones con las que puede realizar transacciones

Según el documento del Tesoro puede realizar operaciones con el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF); Fondo Interamericano de Reservas; el Comité Internacional de la Cruz Roja; agencias adscritas ante la Organización de Estados Americanos (OEA); y ahora el Banco Mundial (BM), incluido el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF).
También figuran la Internacional Asociación de Desarrollo (IDA), Corporación Financiera Internacional (CFI), Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) y Centro Internacional para Solución de disputas de inversión (CIADI).
En su mayoría son organismos que pudieran facilitar eventuales asistencias humanitarias a Venezuela.

“Esta autorización se renueva automáticamente el primer día de cada mes y es válida por un período de 18 meses a partir de la fecha de vigencia de la licencia”, se lee en el documento del Departamento. Sobre el período de la concesión, el procurador sostiene que tampoco se trata de una renovación, porque la misma no tiene fecha de caducidad. 

Por lo tanto, asegura Hernández, la medida no supone “ningún cambio radical” al estatus del BCV ni a las operaciones del régimen de Maduro, puesto que tampoco contempla el desbloqueo de las propiedades sancionadas por el departamento.

No es un cambio radical, porque la licencia ya se había otorgado hacía unos meses y ahora simplemente se incorporó al Banco Mundial y a sus organismos para facilitar la interacción entre las autoridades legítimas de Venezuela y el BM, de acuerdo con el avance del pleno reconocimiento del gobierno del presidente Juan Guaidó. Eso, digamos, es el único impacto inmediato”, refirió el procurador.

El diputado de la AN Ángel Alvarado, miembro de la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico, coincide con Hernández en que la autorización del Departamento del Tesoro de EE UU el BCV “legítimo” podrá entrar en contacto con las organismos internacionales, aunque muchos de ellos no reconozca a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, y no para manejar activos, puesto que el Banco Central no maneja dinero en esas organizaciones. 

“Con esta medida el BCV legítimo puede mantener relaciones con estos organismos, que aunque no reconozca a Juan Guaidó como presidente, sí reconocen al Banco Central ad hoc como legítimo. De hecho, estos organismos realizan eventos, reuniones, coordinaciones, y seguramente el Banco Central podrá asistir, y por eso es importante la salvedad hecha. Respecto al Banco de Maduro, sigue sancionado, en una situación muy complicado, y hemos visto hasta ahora que su labor solo ha sido destruir al bolívar”, comentó el diputado para El Diario

Con respecto a la inclusión de la CAF en la licencia, Hernández aseveró que “no tiene nada que ver ni con la relación crediticia CAF- Venezuela, ni con la idea que se discutió a fines del año pasado de financiar a través de este organismo un proyecto de inversión en el sector eléctrico”.

En diciembre del año 2019, la CAF pretendía otorgar un crédito a Venezuela para el “Proyecto de Ley Aprobatoria del Mecanismo de Asistencia Financiera y Técnica Ante La Emergencia Humanitaria del Sector Eléctrico”. El mismo no se votó en la plenaria del Poder Legislativo, debido a diferencias en su aprobación de diferentes sectores de la oposición al régimen de Maduro, puesto que, tal como aseguraron expertos para El Diario, el proyecto contaba con deficiencias, además de las irregularidades de la CAF para otorgar créditos a Venezuela a través del BCV. Aunque la idea inicial era que el dinero para el proyecto fuese administrado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), fuentes la CAF confirmó a Reuters que el préstamo irá destinado al gobierno de Maduro.

“Precisamente porque ese otro Banco Central (el de Maduro) no era designado por la AN, entonces nosotros habíamos hecho el caso del alter ego, de que ese banco era Nicolás Maduro, porque no tenía autonomía. Entonces al ser el mismo Maduro, necesitaba de la aprobación parlamentaria”, explicó Alvarado con respecto a las operación que se intentó aprobar en diciembre de 2019 promovido por el Grupo de Boston y la CAF.  

Sanciones al BCV

Las primeras sanciones del gobierno estadounidense al BCV llegaron en abril de 2019. El entonces asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, anunció las medidas para “limitar las transacciones estadounidenses” con esa entidad financiera, y “cerrarle acceso a los dólares norteamericanos”.

“Estados Unidos está comprometido a ayudar al pueblo venezolano. Si bien esta designación inhibirá la mayoría de las actividades del Banco Central emprendidas por el régimen ilegítimo de Maduro, Estados Unidos ha tomado medidas para garantizar que las transacciones regulares con tarjeta de crédito y débito puedan continuar y que las remesas personales y la asistencia humanitaria continúen sin cesar y puedan llegar a aquellos que sufren bajo la represión del régimen de Maduro «, dijo, por su parte, el secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin.

El Consejo de DD HH de la ONU rechazó las medidas coercitivas unilaterales por menoscabar “el bienestar de la población de los países afectados” y vulnerar el “pleno ejercicio de sus derechos humanos”, incluyendo la adquisición de medicinas y alimentos.

Noticias relacionadas