• Fernando, oriundo de Valencia, es uno de los responsables de congregar a migrantes venezolanos y turistas en una Feria de comida internacional en Tochigi. Sus recetas criollas reavivan la añoranza por un país al que muchos anhelan regresar

Un cartel se visualiza a lo lejos. Acercarse poco a poco acelera el corazón de quienes visitan un pedacito de casa a 14.604 kilómetros de Venezuela. El olor comienza a neutralizar todos los sentidos, es característico al entrar a cualquier cocina en Venezuela.

Quien asiste imagina a El Ávila abrazando a Caracas. Hay rincones donde el clima cálido del caribe venezolano está  camuflajeado en un puesto de comida que te lleva a tu tierra natal, aunque sea por unos minutos. 

Es en Japón. Fernando* es venezolano y también músico, pero decidió emprender un puesto de arepas en una Feria Internacional en el estado de Tochigi. Es el tercer año consecutivo que se encuentra preparando una reina pepiada mientras el frío le congela las manos. Bromea diciendo que no planea dedicarse a la comida venezolana. Su intención es llevar un pedacito de Venezuela a quienes están lejos. 

Lo acompaña la familia Hosaka. Los conoció hace 12 años cuando Fernando había ido de visita al país asiático para una gira musical con una banda que solía tener en Estados Unidos. Ellos le abrieron las puertas, cada integrante de la banda se quedó en una casa diferente, pero Fernando se conectó a través de la comida con la familia Hosaka.

Se había llevado un paquete de harina de maíz en su maleta. Comenzó a hacer las arepas, y desde ese momento no pudieron dejar de interesarse por la gastronomía venezolana. 

blank
La familia Hosaka es increíble porque son como una segunda familia para mí. Ellos ya han probado el sancocho y las empanadas, así que están bastante familiarizados con la gastronomía venezolana. De hecho, cuando no estoy yo, se ponen a cocinar comida venezolana. Son personas muy amables y que quieren ayudar en lo que puedan a nuestro país porque les gustó mucho la cultura venezolana”, comentó Fernando para El Diario.

A pesar de esto, no fue hace hasta hace unos años que le ofrecieron tener un puesto de arepas como parte del evento gastronómico que se realiza anualmente en la ciudad. 

Fernando y la familia Hosaka quedaron encantados con la idea, por lo que realizaron un pedido a través de Internet para comprar la harina. Esto debido a que comercialmente no se encuentra disponible en Japón. Fueron 200 arepas, todas se vendieron ese día.

“Los puestos de comida que más venden son los de kebab de la cultura turca, pero en la primera oportunidad que estuvimos la comida venezolana batió el récord de las mejores ventas. Hicimos arepas con rellenos de pollo, jamón y queso, y fue un éxito a pesar de que estábamos probando. A raíz de esto, nos invitaron a otro que fue el que se hizo viral, en el Festival de la Fresa, como le llaman, es una invitación que nos hacen cada año, a pesar de que la comunidad venezolana es bastante pequeña”, dijo el músico

A la comunidad asiática le resulta peculiar la arepa de jamón y queso. Sin embargo, la reina pepiada es una de las más solicitadas. La mezcla de pollo desmenuzado con aguacate resulta exquisita en el paladar de quienes se acercan al puesto venezolano en los festivales de comida. 

Fernando, de Valencia (estado Carabobo), también explica que en Tochigi el cazón es llamado en japonés “moro”, por lo que la combinación de arepa con cazón es un atractivo en el stand. 

Finalmente, Fernando bromea con que, a la familia Hosaka, lo que le resulta más complicado a la hora de realizar la masa de las arepas es lograr el punto adecuado. 

“Les falta un poquito en la destreza de hacer las arepas redondas. No pueden hacer la masa si yo no estoy supervisando. Les puede quedar muy dura o muy blanda”, afirma. 

El reto de estar lejos

La amenaza del coronavirus también se siente en la ciudad, a pesar de que no es muy concurrida por extranjeros. Él indica que trabajan con tapabocas y guantes como medidas de seguridad e higiene, pues hasta ahora no se han reportado casos confirmados en su localidad. 

Fernando aseguró que su corazón se llena de orgullo al saber que el esfuerzo por realizar las arepas se ha convertido en una bandera que se iza en el exterior. Es una anécdota que se convierte en una buena noticia ante la grave situación que atraviesa el país.

Es un crítico de lo que está pasando en Venezuela y lo expresa a través de las redes sociales. A pesar de estar a kilómetros de distancia, reconoce el daño que ha sufrido el país. 

blank
Soy de los que piensa que hay que salir del socialismo para poder tener la Venezuela próspera que todos deseamos. El cambio va a venir de los ciudadanos, cuando la gente deje de ser pueblo y vuelva a convertirse en ciudadano. Yo deseo ver a ciudadanos que sean críticos pensantes, no de criticar por hacerlo. Tenemos que dejar de pensar tanto con el corazón, sino con la cabeza”, añadió.

La masiva migración de los venezolanos hizo posible que la arepa y otros platillos venezolanos sean reconocidos internacionalmente. La cultura venezolana no solo ha sido reconocida, sino en muchos casos solicitada. 

La gastronomía le ha brindado a Fernando, y a cientos de venezolanos que viven en el exterior la oportunidad de reconectarse con aquellos sabores cotidianos que añoran y que ahora son más cercanos. Son espacios que se han ido generando a pesar de las fronteras y que brindan la sensación de volver a casa. 

*Fernando prefirió reservarse su apellido.

Noticias relacionadas