• Conversamos con la sexóloga Jenny Marques sobre los principales mitos que tienen hombres y mujeres sobre la sexualidad y por qué es importante conocer la verdad sobre ellos

El tamaño es importante, las mujeres no se masturban, beber mucho alcohol no te permite tener una erección, estas y otras supuestas verdades, o mitos, son comunes entre hombres y mujeres respecto a su sexualidad.

En El Diario conversamos con la sexóloga especialista en Conducta Humana, Jenny Marques, para dar respuesta a estas y otras interrogantes que pueden surgir cuando se trata del idílico mundo íntimo. 

¿Existe un tiempo ideal para el acto sexual? 

Es común que al estar entre amigos este tipo de temas se conversen y es ahí  cuando empieza un debate en el que casi nunca se llega a un acuerdo. Pero la verdad es que no existe un tiempo exacto ideal para la duración del acto sexual.

La sexóloga comenta que esto va a depender de la pareja, de sus necesidades o gustos. Sin embargo, en encuestas realizadas, los resultados han especificado que este tiempo podría estar entre los cinco y diez minutos, sin contar los juegos previos.

Juguetes sexuales y la masturbación ¿sí o no? 

Todo en exceso es malo, pero si los juguetes sexuales se van a usar de forma recreativa y como algo para salir de la rutina y experimentar, entonces es aconsejable hacerlo. Sin embargo, Marques afirma que es importante evitar volverse dependiente de estos objetos ya que luego no se podrá disfrutar plenamente del sexo con otra persona.

Sexo y ejercicio. En un encuentro sexual de al menos 30 minutos intensos, un hombre puede perder hasta 101 calorías y una mujer pierde al menos 69.

En cuanto a la masturbación, Marques afirma que esta práctica no genera ningún problema fisiológico, siempre y cuando no se abuse de ello. 

“Hay hombres que piensan que tienen eyaculación precoz, es decir, que acaban muy rápido porque se masturban mucho o se masturbaron antes de tener sexo. Eso no tiene absolutamente nada que ver” añadió. 

Por su parte, las mujeres también deben tomar en cuenta no abusar de esta práctica, pero sí intentarla ya que, como explica la sexóloga, esto va a funcionar para que conozca su cuerpo, sus genitales y lo que más le gusta en el acto sexual.

¿Qué es el punto G?

El punto Gräfenberg, comúnmente conocido como punto G, es una zona erógena del área genital de las mujeres. Se considera que está situado internamente detrás del pubis y alrededor de la uretra.

En la mayoría de los casos, si el punto G se estimula adecuadamente, puede incrementar la excitación y desencadenar el orgasmo y culminar con la eyaculación.

Hombres: orgasmos y el tamaño 

“El tamaño es un mito que viene de la pornografía” afirmó Marques. Agregó que los hombres se generan ese concepto sobre relaciones sexuales porque comienzan a consumir pornografía a temprana edad y que incluso, a veces lo hacen de forma empírica. Casi nunca tienen a quien los oriente y les diga que eso solo es una película y lo que ahí se ve, no es como debería ser una relación sexual.

Explicó que la distancia entre el punto G (el punto específico de la mujer donde obtiene mayor placer sexual) y el orificio de la vagina, es solo de cinco centímetros. Por ello, especificó que no es necesario, como lo muestran en las pornos, que un hombre tenga un miembro de más de 20 centímetros.

Tamaños del pene. Micro-pene, menos de 7 cm; pene pequeño, menos de 12 cm; pene promedio, entre 13 cm y 16 cm; pene grande, entre 17 cm y 22 cm y macro-pene, más de 22 cm.

Otro punto que la sexóloga consideró importante es que la eyaculación del hombre no significa un orgasmo. El 99% de las personas creen que la eyaculación se corresponde con el orgasmo masculino y por ello explicó que pueden suceder al mismo tiempo, pero son dos cosas diferentes, sin embargo aclaró que son igual de placenteras.

¿Es bueno ingerir licor antes del sexo? 

En este punto existe un mito doble, explicó Marques. Hay hombres que piensan que si beben no van a poder tener una erección y hay otros que creen que pueden tener una mejor erección si toman bebidas alcohólicas. 

Hay licores que si se ingieren uno o dos tragos, pueden ser capaces de bajar los niveles de estrés y ansiedad, además de relajar el sistema nervioso, permitiendo así que el acto sexual sea mejor. Pero aquí es donde puede surgir un nuevo problema y es que existen personas que se acostumbran a utilizar esta estrategia y abusan de ella. 

“El alcohol en el cuerpo adormece el sistema nervioso, adormece el cerebro. No solo te puede permitir una sexualidad más relajada, sino que además, inhibe la respuesta sexual, no te permite tener erección” afirmó la especialista. 

Sin embargo, destacó que a veces puede suceder todo lo contrario y el alcohol más bien no te permite terminar el proceso y el hombre experimenta erecciones prolongadas y no puede eyacular.

Foto cortesía

Condones y coito interruptus ¿Qué es más efectivo? 

Este es un cuestionamiento muy común en la actualidad. Cuando las personas tienen relaciones sexuales prefieren usar el coito interruptus porque no les gusta usar condones, ya sea porque supuestamente no se siente igual, molesta o aprietan. 

Hay que recordar que en el líquido preseminal, un fluido que expulsa el hombre cuando está excitado, hay espermatozoides, aunque en menor cantidad que en el semen.

Esta práctica de “acabar afuera”, como se le conoce coloquialmente, solo es factible si tienes una pareja estable y si la mujer es regular con su menstruación, ya que esto va permitir calcular con casi total precisión los días en los que la mujer no está ovulando.

Foto cortesía

Pero sin duda una realidad es que hay que usar condón. Ciertamente como todos los métodos anticonceptivos, tiene su rango de falla, pero el condón no solo permitirá evitar un embarazo no deseado, sino que servirá de protección ante las enfermedades de transmisión sexual (ETS). 

Estas enfermedades, según explica la doctora Marques, son asintomáticas. Es imposible saber, con solo mirarle la cara a una persona, si sufre de una ETS. Por eso es importante y más si es un encuentro sexual fortuito, usar condón. 

Es importante informarse bien y siempre consultar con profesionales ante cualquier duda que pueda surgir respecto a este tema, además de poder conversarlo abiertamente y en pareja. Solo de esta manera se podrá disfrutar plenamente de estas prácticas.

Noticias relacionadas