• El instrumento fue desarrollado por el Banco Mundial en el año 2017 para atender a países en vías de desarrollo afectados por pandemias

Anualmente centenares de instituciones internacionales destinan recursos a países en vías de desarrollo para intentar mitigar los efectos provocados por las pandemias que usualmente ocasionan estragos dentro de sus fronteras. 

Bajo esta premisa y con la intención de ayudarlos, el Banco Mundial (BM) puso en marcha en 2017 el Mecanismo de Financiamiento de Emergencia para Casos de Pandemia (MFEP), conocido comúnmente como los “bonos pandemia”.

El instrumento financiero — que tiene un valor de 320.000.000 de dólares — está diseñado para acelerar los tiempos en los cuales puede realizarse el desembolso de recursos destinados para socorrer a los países afectados por brotes de enfermedades, que podrían significar la muerte de cientos o miles de personas. 

Tal y como ha ocurrido recientemente con el coronavirus de Wuhan (Covid-19), que ha registrado hasta la fecha más de 97.800 casos confirmados en todo el mundo y ha cobrado la vida de más de 3.300 personas.

blank
Foto cortesía

Este tipo de bonos, financiado por los gobiernos de Alemania y Japón, paga a sus tenedores intereses muy por encima de los que pueden encontrarse en el mercado internacional con tasas de hasta un 11,5% anual. Esto siempre y cuando no se desarrolle ninguna pandemia en el mundo.

“Las pandemias representan una de las principales amenazas a la vida de las personas y a la economía. Y por primera vez contaremos con un sistema a través del cual se podrá hacer llegar financiamiento y equipos de expertos a los sitios donde se producen los brotes antes que se salgan de control”, fueron las palabras del entonces presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim luego de creados los bonos MFEP.

De producirse condiciones como cantidad de países afectados, número de infectados o tiempo de propagación, el pago de los intereses de los bonos se detiene de forma inmediata y los recursos son utilizados por el BM para atender los países que estén siendo afectados por la pandemia.

Las condiciones para que el Banco Mundial pueda hacer uso de los recursos varían, pues los bonos se encuentran agrupados en dos tramos, A y B, de acuerdo con la probabilidad de que se cumplan las condiciones que detendrían el pago de los intereses.

Ciertas condiciones aplican

La serie de bonos denominados tramo A paga a sus propietarios intereses anuales de 6,9%.  Agrupa los títulos de deuda con requisitos sumamente estrictos para su ejecución, lo que los convierte en activos más seguros que los bonos tramo B.

El valor del segmento A es de 225 millones de dólares, lo que representa casi 70% del monto total de los bonos MFEP emitidos por el Banco Mundial.

Ébola. El Banco Mundial estima que si el Mecanismo de Financiamiento de Emergencia para Casos de Pandemia hubiese estado en funcionamiento en 2014 cuando se produjo este brote, se pudieron haber salvando miles de vidas.

El único requisito para que este capital pueda ser empleado a fin de asistir a países en vías de desarrollo afectados por pandemias es que se contabilice una cifra igual o superior a 2.500 personas fallecidas, producto de la enfermedad.

Este tramo de los bonos no ha podido ser activado durante la epidemia Covid-19 debido a que si bien el total de fallecidos supera los 3.300, gran parte de esa cifra —3.050— se produjeron en China, país que no es considerado por el BM como en vías de desarrollo.

blank
Foto cortesía

Por su parte, el segmento de los bonos conocido como tramo B se corresponde con aquellos que representan un mayor riesgo para los inversionistas y por ende generan un mayor rédito. El monto del capital de dicho bono es de 95 millones de dólares.

¿Cómo se activa este tramo?

1. Debe haber transcurrido un lapso de 12 semanas (84 días) desde el inicio del brote de la enfermedad.

2. El brote tiene que haber ocasionado la muerte de al menos 250 personas en el país donde se detectó el primer contagio de la enfermedad.

3. La enfermedad debe cruzar las fronteras del país de origen y producir un mínimo de 20 muertes en otra nación.

Detractores

Pese a que el objetivo final del MFEP es loable, pues pretende ayudar a países que por sí solos no serían capaces de hacer frente a epidemias de gran envergadura y mucho menos a pandemias, los bonos han sido objeto de fuertes críticas.

Expertos —entre ellos Olga Jones, quien trabaja en el Instituto para la Salud Global de la Universidad de Harvard— afirman que los MFEP solo han servido para enriquecer a los inversionistas. Explica que desde la fecha de creación de los bonos se han pagado casi 115 millones de dólares en intereses mientras que solo se ha destinado una cifra cercana a los 60 millones de dólares para combatir enfermedades.

Problema anual. El Banco Mundial estima que el costo anual de las pandemias calificadas como moderadamente graves y graves en todo el mundo asciende a más de 570.000.000 de dólares.

Los motivos por los cuales ha ocurrido esto, aseguran, son los requisitos que condicionan la utilización de los fondos para prestar ayuda en caso de requerirla. 

Un evento que podría ejemplificar las dudas que despierta el MFEP fue el brote de Ébola registrado en la República Democrática del Congo en 2018 y que, aun cuando dejó un saldo de más de 500 fallecidos, no cumplió con todas las condiciones para recibir el financiamiento del BM.

Esta situación ha llevado a que figuras como Bodo Ellmers, director del programa de financiamiento para desarrollo sustentable del Foro de Política Global, califique los bonos como un instrumento inútil, pues en lugar de ayudar en las etapas previas de una pandemia lo hace cuando esta ya se ha concretado.

Ellmers considera que un mecanismo más idóneo para ayudar a los países en vías de desarrollo es que las naciones que financian el pago de los bonos realicen la asistencia de forma directa.

«Sería mejor si los donantes financiaran la asistencia necesaria directamente», aseguró durante una entrevista ofrecida al Financial Times.

Todo parece indicar que el próximo 23 de marzo —fecha en la cual culmina el plazo de 12 semanas desde el inicio del brote de Covid-19— se cumplirán los requisitos para que el BM puede utilizar los fondos del tramo B de los bonos. 

Resta esperar para conocer si la cifra de fallecidos como consecuencia del coronavirus de Wuhan alcanzará los 2.500, en países en vías de desarrollo, necesarios para la utilización de los 225 millones de dólares que ayuden a contener la epidemia. 

Noticias relacionadas