Es falso. En Facebook y luego en otras redes sociales se viralizó una imagen donde se afirma que Estados Unidos creó una vacuna capaz de curar el Covid-19. 

Sin embargo, se trata de un kit de prueba, desarrollado por una compañía surcoreana, para diagnosticar el referido virus.

La fotografía se comenzó a observar desde el 23 de marzo en países de habla hispana como Uruguay, España, Colombia, Venezuela, Costa Rica y Argentina. También se pudo corroborar en otras publicaciones que la información falsa acompañada de la foto circuló en inglés, portugués y tamil.

A propósito del texto que acompaña a la imagen donde supuestamente Donald Trump, presidente de EE UU, había anunciado que Rochel Medical Company lanzaría la vacuna el “próximo domingo”, se pudo constatar que el mandatario estadounidense no dijo nada al respecto.

Durante una rueda de prensa celebrada el 13 de marzo, donde se conversó sobre las pruebas de detección del Covid-19 de Roche Medical Company, Trump indicó que conseguir una vacuna tardaría más tiempo. Entretanto, el presidente de la farmacéutica, Matt Sause, agradeció a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) por la aprobación de los test de detección.

El Ministerio de Salud de Colombia desmintió la información sobre el hallazgo de la supuesta vacuna.

Si se realiza una búsqueda con los datos aportados por la imagen, se encuentran varias publicaciones donde se señala que la farmacéutica surcoreana Sugentech desarrolló un kit de diagnóstico portátil que puede dar resultados en solo 10 minutos. La foto viral tiene el nombre de Sugentech en los productos y coincide con la publicada en la página web de esa compañía.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU (CDC) indican en su página web que actualmente no existe una vacuna para curar el coronavirus. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también señala que «hasta la fecha, no hay ninguna vacuna ni medicamento antiviral específico para prevenir o tratar” el nuevo coronavirus.

El 16 de marzo, investigadores de Estados Unidos aplicaron la primera vacuna experimental contra el coronavirus en una voluntaria sana. El ensayo clínico se probará en un grupo de 45 voluntarios sanos y conocer el resultado podría tardar meses.

Docenas de grupos de investigación en todo el mundo se apresuran a crear la vacuna que le pondría fin al virus que lleva 775.000 casos de contagios y ha cobrado la vida de más 37.000 personas en el mundo.