• Expertos consultados por El Diario destacan la importancia de identificar los síntomas de la enfermedad a tiempo

La pandemia de Covid-19 ha ocasionado que millones de personas en todo el mundo deban modificar sus hábitos de conducta para evitar contagiarse del virus. El principal cambio que han tenido que hacer es mantenerse en sus casas, en cuarentena. Sin embargo, lo que para algunos puede significar solamente tener que permanecer unos días en sus hogares, para otros puede transformarse en un calvario que puede llegar a agudizar cuadros de depresión.

El confinamiento forzoso y la sensación de soledad pueden servir como detonantes para que se agraven cuadros de depresión preexistentes e incluso que personas que no daban señales de tener este trastorno emocional, comiencen a presentarlos. Al igual que el Covid-19 la depresión es una enfermedad que no distingue de nacionalidad, estatus social, edad, sexo o condición política, puede afectar a cualquier persona.

blank

Una de las señales que suele asociarse comúnmente con la depresión es la “tristeza extrema”, no obstante esta no es una característica sine qua non pues una persona puede sufrir la enfermedad y no sentirse triste, tal y como explica la psicólogo clínico y docente, Zena Sleiman.

“Una persona puede estar deprimida sin sentirse triste y que sus síntomas sean dolores corporales y malestar físico”, señala Sleiman en exclusiva para El Diario.

Problema mundial. La Organización Mundial para la Salud estima que la depresión afecta aproximadamente a 300.000.000 de personas.

Agrega que la sintomatología varía entre cada persona, razón por la cual un paciente puede o no presentar determinados síntomas tanto psicológicos, como físicos.

Silvia Rosales, psicóloga y psicoterapéuta, comenta que existen otras señales de alerta que permiten identificar cuándo una persona comienza a mostrar síntomas de estar sufriendo un caso de depresión.

Dice que aspectos como la pérdida del apetito, trastornos del sueño y el no querer comunicarse con los demás, son algunas de las señales a las que hay que estar atentos para ser capaces de detectar la enfermedad.

“Esas señales de alarma no deben pasar desapercibidas y es muy importante estar atentos si una persona siempre ha sido muy activa y de repente pasan varios días y no desea salir de su cama, está pasando algo y es necesario buscar ayuda”, explica Rosales en exclusiva para El Diario.

La especialista indica que actualmente existen varios organismos e instituciones que están prestando ayuda a personas que requieren auxilio tales como Psicólogos Sin Fronteras, el Hospital Vargas, la Federación Venezolana de Psicólogos y la Escuela de Psicólogos de la Universidad Central de Venezuela. Explica que estos organismos se mantienen atendiendo a pesar de la pandemia pacientes bien sea de forma presencial o bien vía telefónica.

Agrega que aquellos pacientes que requieren medicación pueden acudir a la Unidad de Psiquiatría del Hospital Vargas, pues cuentan con algunos de los fármacos utilizados para tratar tanto la depresión como otros trastornos psicológicos.

Rosales, quién pertenece a la red de Psicólogos Sin Fronteras, es enfática en afirmar que en el caso de aquellas personas que previo a la cuarentena ya habían sido diagnosticadas con depresión, es primordial que continúen con su tratamiento, tanto farmacológico, como de acompañamiento por parte de su especialista.

La psicóloga recomienda que, en tiempos de confinamiento como el que están viviendo millones de personas en todo el mundo, es imprescindible buscar actividades que los mantengan activos. Indica que en el caso de aquellos que permanecen solos en sus casas, el realizar algún curso online, leer un libro o incluso limpiar puede servir para mantenerlos activos. 

blank
Es necesario que mantengamos en la medida de lo posible nuestras rutinas tal y como si estuviéramos en condiciones normales”, afirma.

En cuanto a aquellas personas que viven junto a sus familiares señala que pueden realizar actividades en conjunto que los involucren a todos como lo puede ser conversar, ver una película o jugar juegos de mesa. 

Enfermedad mortal. Aproximadamente 800.000 personas se suicidan por depresión cada año según cifras de la Organización Mundial para la Salud

Sleiman, quién dirige Psiconfío un servicio de atención psicológica vía online, concuerda con Rosales en la necesidad de crear un horario que permita tener una rutina diaria, incluso para determinar qué tiempo será destinado al ocio y el descanso. Agrega que también es de vital importancia realizar ejercicio en la medida de lo posible pues esto libera endorfinas que mejoran el estado de ánimo.

La psicólogo comenta que es fundamental dosificar la información que se revisa y difunde, pues si bien es importante mantenerse informado, no es sano que el foco de todo el contenido que se consume gire en torno al coronavirus.

blank
Cómo manejamos la información que nos llega es muy importante. No es sano que una persona pase todo su día buscando, escuchando o replicando contenido relacionado con el Covid-19”, señala.

La docente considera que también es necesario que las personas comprendan que el confinamiento se trata solo de una medida temporal, esto permitirá que el agobio por tener que permanecer en sus hogares resulte menor.

La incertidumbre de cuánto tiempo puede prolongarse la cuarentena hace necesario que las familias estén atentas y en caso de observar alguna señal que pueda coincidir con un cuadro de depresión se aboquen a buscar ayuda especializada y así atacar la enfermedad a tiempo.


Noticias relacionadas