• Germán Márquez expresó en exclusiva para El Diario la satisfacción que le causó tenderle una mano a las personas de la tercera edad o con discapacidad que yacen en la comunidad de San Félix, estado Bolívar

No espera conseguir algo a cambio, solo dibujar una sonrisa en el rostro de las personas más necesitadas de su natal San Félix, estado Bolívar, mientras la pandemia del coronavirus (Covid-19) mantiene en estado de alarma al país, afirma Germán Márquez, lanzador de los Rockies de Colorado.

El pelotero de 25 años de edad es concreto a la hora de responder. A través de su celular solo habla lo necesario, pero con claridad y entusiasmo. Explica que desde hace dos años creó, junto con su familia, una fundación que lleva su nombre, a fin de realizar obras benéficas en Venezuela.

Dilvanny Amundarain, su esposa, encabeza la Fundación Germán Márquez. Allí hace labores de caridad junto con la madre, el padre y la hermana del abridor derecho: Onelia Rojas Gascón, Germán Márquez padre y Hendymar Márquez.

Ante la carestía causada por la cuarentena en Venezuela, cuenta que se comunicó desde Denver, Colorado, con su madre y su esposa para ayudar a las personas más necesitadas que habitan en San Félix.

blank
Foto: @RaulZambrano
blank
Todo se dio en coordinación con mi familia, ya que yo estoy aquí (en el extranjero). El único inconveniente que se presentó fue el de la gasolina, pero dimos y dimos hasta que pudimos llegar a todas esas casas que realmente lo necesitaban. Es increíblemente satisfactorio. Estoy bastante contento”, expresa Márquez en exclusiva para El Diario.

Los familiares del serpentinero aprovecharon la Semana Santa para donar bolsas de comida a los adultos mayores que viven solos en la localidad guayanesa, o a personas con discapacidad, que no generan ingresos ni tienen algún tipo de sustento económico.

“Cuando se creó la fundación, decidimos ayudar a los más necesitados de la ciudad cada fin de semana, aunque nos paramos algunos meses por varios motivos. No espero nada a cambio, solo ayudar y ver la felicidad en el rostro de esas personas”, indica con alegría.

“Marquee”, como es apodado en las Grandes Ligas, se unió a otros venezolanos establecidos en la Gran Carpa que hicieron obras de caridad con sus respectivas comunidades durante el confinamiento, como José Osuna, primera base de los Piratas de Pittsburgh, y Eduardo Escobar, tercera base de los Diamondbacks de Arizona.

Osuna organizó una campaña para hacer la entrega personal de alimentos, tapabocas e insumos a familias de escasos recursos en su pueblo de Boconó, estado Trujillo; mientras que Escobar, a través de la fundación que lleva su nombre, hizo lo propio con al menos 500 bolsas de comida para sus coterráneos del municipio Libertador, estado Aragua.

Lejos de su familia

El Covid-19 originó que la industria deportiva se paralizara por completo, incluyendo los entrenamientos primaverales de las Grandes Ligas. Los datos de la Universidad Johns Hopkins reflejan que Estados Unidos es el país más afectado por esta pandemia, con al menos 580.000 casos reportados y más de 23.000 fallecidos.

La campaña 2020 de Las Mayores iba a comenzar el pasado 26 de marzo, pero la planificación se detuvo por el avance del  coronavirus. De acuerdo con la cadena ESPN, las Grandes Ligas y su asociación de peloteros plantean inaugurar el circuito en mayo y que las 30 franquicias disputen los juegos en el área de Phoenix, Arizona.

Mientras permanece en aislamiento preventivo en Denver, Márquez se mantiene en la incertidumbre sobre cuándo se volverá a reportar con su equipo. Comenta que tampoco tiene idea de la fecha en la que se reanudará la actividad deportiva en el mejor beisbol del mundo.

“Ha sido un poquito incómodo, pero trato de solucionar, porque la vida se trata de eso: buscar alternativas. Me he mantenido trabajando en un parque soltando (el brazo) y corriendo. Es lo único que puedo controlar ahora mismo para el inicio de temporada. Espero que lo de esta pandemia pase muy pronto y todo regrese a la normalidad, siempre orándole y pidiéndole a Dios”, dice con preocupación.

blank
Foto: Getty Images

A pesar de que se encuentra a miles de kilómetros de sus familiares y seres queridos, el jugador rocoso no deja de pensar en la crisis que golpea a Venezuela. Su anhelo es que haya un cambio en el país.

blank
La situación que vive el venezolano es difícil, la precariedad, la falta de insumos, de comida. Es algo doloroso para un país tan bonito. Esperemos que más temprano que tarde salgamos de esto, con la fe enorme en Dios. No hay mal que dure mil años ni cuerpo que lo resista”, manifiesta.

El lanzador diestro tenía posibilidades de abrir el Opening Day de este año, al dejar 3.00 de efectividad (6.0 innings) en dos desafíos primaverales. Además, sus registros lo proyectan como el as de la rotación de los Rockies por varias campañas.

“Marquee” firmó con los Rays de Tampa Bay como agente libre internacional en julio de 2011, pero fue adquirido por Colorado en 2016. En ese entonces, fue calificado por Baseball America como el segundo mejor prospecto de pitcheo proveniente de Venezuela, únicamente por detrás de Anderson Espinoza (su compañero en los Leones del Caracas).

Desde 2017 se mantiene en el séptimo lugar de la Liga Nacional en ponches (552) y aperturas (90), el octavo en entradas lanzadas (532) y ganadas (37), y el décimo en porcentaje de victorias y derrotas (.617).

blank
Foto: AP

El venezolano también destacó con el madero en 2018. Fue premiado con el Silver Slugger al batear para .300, con 1 jonrón, 5 carreras impulsadas y un OPS de .650. Aquella actuación fue fundamental para que los Rockies se metieran en la postemporada en años consecutivos por primera vez en la historia.

43.000.000 de dólares. El monto por el cual firmó una extensión de contrato con el combinado púrpura por cinco años.

En agosto de 2019, cuando fue colocado en la lista de lesionados debido a una inflamación en el brazo derecho, lideraba el “Viejo Circuito” en innings lanzados (174), estaba igualado en el quinto puesto en victorias (12) y era noveno en ponches (175).

Su promedio vitalicio de carreras limpias en la Gran Carpa es de 4.32, con 567 ponches, 38 lauros y 24 reveses. Desde 1990, es el tercer pitcher en la historia de Las Mayores que poncha a los ocho primeros bateadores que enfrenta.

Con la extensión de la cuarentena en Venezuela, Germán Márquez es consciente de que la situación precaria seguirá expandiéndose a lo largo y ancho de la comunidad de San Félix. Por eso espera seguir ayudando a los más necesitados a través de su fundación, inclusive cuando el aislamiento preventivo llegue a su fin.

Noticias relacionadas