• El 15 de abril de 2019 millones de personas en el mundo vieron cómo las llamas consumieron el techo central de la iglesia de estilo gótico. Hasta la fecha, los trabajos de restauración se han suspendido por algunos factores como la presencia de plomo y el impacto del coronavirus en el país

El reloj marcaba las 6:20 pm, hora de Francia. Era lunes, 15 de abril de 2019, cuando sonó  la alarma de la Catedral de Notre Dame en plena misa y los guardias de seguridad iniciaron la evacuación de las personas que se encontraban en el lugar, pero no fue sino hasta las 6:43 pm cuando notaron los primeros estragos del incendio.

En tan solo 20 minutos la cubierta principal del templo estaba irremediablemente afectada. Los ciudadanos asombrados se reunieron en la Isla de la Cité, en la que se encuentra Notre Dame. Mientras pasaron los minutos,  la angustia se apoderó de los presentes y de quienes realizaron los trabajos de extinción. La cuna del arte gótico unió al mundo en una cadena de oración para pedir el cese del incendio y salvaguardar uno de los símbolos de arquitectura, fe y turismo de la nación y el mundo. 

Foto: AFP

El desmoronamiento de la aguja central, conocida por los franceses como La Flèche (La Flecha), quedará para siempre como la imagen simbólica del incendio de la catedral de París. Dos tercios del techo quedaron devastados debido a que el material que soportaba esa área era de madera.

El Cuerpo de Bomberos de Francia declaró a los medios de comunicación que 400 bomberos trabajaron desde las 7:00 pm, aunque ya caída la noche no habían logrado apagar el fuego. Los periodistas consultaron acerca de la posibilidad de lanzar agua desde un helicóptero o un avión cisterna, pero la Sécurité Civile indicó que preferían no utilizar ese método por el alto riesgo de debilitar la estructura con el peso del agua y la intensidad al caer desde baja altitud.

¿Qué se salvó?

Los emblemáticos campanarios, plasmados en el cuento de Víctor Hugo “El Jorobado de Notre Dame”, junto con la fachada de piedra de la catedral, la Corona de Espinas y la Túnica de San Luis, son algunos de los invaluables artefactos que sobrevivieron el incendio. Otras obras de arte importante del templo se salvaron gracias a los trabajos de los bomberos y la policía.

No fue sino hasta la madrugada del 16 de abril que se dio por extinguido el incendio, luego de nueve horas de labores. Sin embargo, los bomberos no descartaron que pudiesen existir focos menores y por eso continuaron los trabajos para la detección y aseguramiento durante todo el día.

Foto: Getty Images

Emmanuel Macron, presidente de Francia, indicó durante su discurso televisivo a la nación luego de que cesara el fuego que la reconstrucción de la catedral se realizaría en cinco años y aseguró que sería una restauración más hermosa. 

“A lo largo de nuestra historia hemos construido ciudades, puertos, iglesias. Muchos se han quemado debido a revoluciones, guerras, debido a los errores de la humanidad. Cada vez los hemos reconstruido. El incendio de Notre Dame nos recuerda que nuestra historia nunca termina y que siempre tendremos retos que superar, lo que creemos indestructible también se puede tocar”, dijo Emmanuel Macron, presidente francés, durante su discurso televisivo.

Serie de televisión. Las productoras Pathé y Vendôme Group trabajan en la coproducción de una miniserie sobre el incendio que devastó la catedral. Se inspirará en el formato de la exitosa serie Chernobyl.

Frédéric Létoffé, jefe del Grupo de empresas para la restauración de monumentos históricos, señaló que la restauración completa de la iglesia podría demorar entre 10 y 15 años, reseñó la cadena de noticias CNN en Español para ese momento. 

“Esto requerirá mucho trabajo ya que, más allá del apuntalamiento y el refuerzo a la estructura, será necesario construir un andamio con una sombrilla para poder cubrir todo el techo que se perdió para garantizar la protección contra la intemperie”, dijo Létoffé.

¿Restauración?

Tres meses después del incendio de la catedral de Notre Dame, la Asamblea Nacional francesa aprobó con 91 votos a favor, 8 en contra y 33 abstenciones el proyecto de ley de la restauración y conservación del templo ubicado en París. El texto fija el marco de las obras y prevé la conformación de un comité excepcional de control para asegurar la correcta gestión de las donaciones.

El proyecto de ley incentiva a una deducción fiscal de las donaciones para la reconstrucción. Por eso, Franck Riester, ministro de Cultura de Francia, recalcó la transparencia con la que serían tratadas las donaciones y aseguró que estarían destinadas solo a las obras de Notre Dame

Foto: Reuters

Sin embargo, para esa fecha las obras se limitaban a limpiar y consolidar la estructura, pero es un trabajo que se complicó por la presencia de plomo tóxico que se derritió y se extendió por todas partes. La prefectura de la Policía de París alertó acerca de la presencia de polvo de plomo en la plaza de la catedral y las calles cercanas, que para ese momento estaban prohibidas al público. 

De acuerdo con EuropaPress, las obras de reconstrucción fueron retomadas el 19 de agosto tras haber estado paralizadas durante tres semanas por los riesgos para los trabajadores por la posible exposición al plomo. Se dio luz verde para la continuación luego de un trabajo de inspección para garantizar la seguridad del personal.

El primer trabajo sería de consolidación, el cual estaba destinado a reforzar determinados espacios de la iglesia que habían quedado en riesgo de derrumbe. Luego de finalizar esa fase iniciaría otra de restauración, que  se había planificado para mediados del año 2020. 

Para enero de este año continúa el debate sobre la mejor opción de reparar Notre Dame. Las discusiones sobre si se debe apostar por una reconstrucción idéntica o aprovechar para una innovación tanto en estilo como en materiales iniciaron en el momento en que la catedral parisina ardía y hasta le fecha siguen sin llegar a una conclusión definitiva. 

El Consejo Nacional de Arquitectos (CNOA), organización que agrupa casi 30.000 arquitectos de Francia, aseguró que la solución más efectiva para la cubierta sería utilizar el mismo material que perduró por ocho siglos: la madera. 

“El material más moderno, el más ecológico hoy en día, es la madera, que es el que almacena el carbono”, sostuvo Eric Wirth, vicepresidente del CNOA, durante una audiencia de la Asamblea Nacional francesa, según recoge la AFP.

Durante los primeros días de enero algunos medios de comunicación aseguraron que estaba decidido que la reconstrucción de esa área de la catedral se haría en madera de roble, como el trabajo original. Sin embargo, Jean-Louis Georgelin, general designado por el presidente Macron para la dirección de la institución pública encargada de supervisar las obras de Notre Dame, desmintió esas informaciones. “Se dice que estaba decidido y no es el caso”, expresó.

El vicepresidente del CNOA indicó que es necesario desconfiar de las falsas buenas soluciones, esto refiriéndose a las tesis de que las cubiertas metálicas o de hormigón son mejores que las ligeras.

Hace 800 años que la catedral está ahí. Si la obra hubiera sido hecha en acero, ya no tendríamos catedral”. Eric Wirth, vicepresidente del CNOA

Luego del incendio, empresas y particulares prometieron donaciones por 922.000.000 de euros. Según Georgelin, ya se han recibido entre 400 y 500.000.000, de los cuales 85 han sido gastados en las obras de consolidación y aseguró que no tiene inquietud respecto a la capacidad de recopilar el dinero prometido. 

El golpe del coronavirus 

El 16 de marzo las obras de reconstrucción de la catedral fueron suspendidas hasta nueva orden por la pandemia de Covid-19, así lo informó el general Jean-Louis Georgelin. Consideró que no se pueden garantizar las medidas de seguridad impuestas por el gobierno francés para evitar el contagio de los trabajadores. 

Covid-19 en Francia

131.362

personas contagiadas

29.121

personas recuperadas

15.750

personas fallecidas

A pesar del confinamiento impuesto en la ciudad se realizó una ceremonia en la catedral durante la mañana del 10 de abril, Viernes Santo. Esa fue la primera ocasión en que se organizó algún tipo de reunión en el interior de la catedral desde el incendio. A la actividad asistieron siete personas, entre religiosos y artistas. Las autoridades religiosas de París explicaron que se realizó un tiempo de meditación, el cual fue transmitido en directo por televisión.

Todos los presentes se mantuvieron al menos a un metro de distancia para respetar las medidas de distanciamiento social y los artistas vistieron trajes de protección para protegerse del plomo que se esparció por toda la catedral por causa del incendio.

En las alturas se ve la grúa en la construcción de Notre Dame, una obra totalmente paralizada. Las autoridades luchan diariamente no solo para combatir el virus, sino también para mantener por tiempo indefinido la contención del edificio hasta el momento en que se restablezcan las operaciones.

Noticias relacionadas