• Este lunes el precio del crudo WTI registró un desplome histórico de -37,63 dólares por barril ante la poca demanda de los contratos a futuro del mes de mayo. El director de Iuriscorp comentó para El Diario que la inestabilidad de los precios del petróleo puede extenderse durante los próximos meses

La pandemia ocasionada por el Covid-19 no solo causa estragos en el ámbito sanitario, sino también en el energético. Muestra de ello es el drástico desplome que experimentaron los precios del petróleo este lunes 20 de abril.

Por primera vez en la historia el precio del barril WTI, de referencia en Estados Unidos, se ubicó por debajo de los 0 dólares. Los contratos a futuro de esta cesta, que son los de mayo, cayeron a -37,63 dólares por barril (dpb), una pérdida de 305,97% en tan solo un día.

Luego del cierre de las cotizaciones petroleras, el índice Dow Jones perdió más de 590 puntos (2,44%), mientras Standard & Poor’s 500 bajó a 1,79% y Nasdaq a 1,03%.

En este agitado contexto, Rafael Álvarez Loscher, director de Iuriscorp, comentó en exclusiva para El Diario que los compradores de petróleo han dejado de hacerlo porque existe incertidumbre “sobre cómo y cuándo se reactivará la economía” global, que se halla paralizada por la cuarentena mundial debido al Covid-19.

Foto: EFE

De igual forma mencionó que la pandemia ha provocado que los depósitos de petróleo se encuentren llenos debido a que no existe demanda. De hecho, la Administración de Información Energética (AIE) señaló que, para el 3 de abril, las reservas de crudo en Estados Unidos superaron los 19,25 millones de barriles, muy por encima de lo estimado por analistas.

Hoy simplemente los productores de petróleo están viviendo un día muy terrible porque nadie quiere petróleo”, dijo.

Loscher especificó que al haber tantas empresas detenidas que hacen uso de los hidrocarburos (aerolíneas, vehículos, etc.), existe una sobreoferta y por ende los precios del petróleo comienzan a caer. 

Hecho inédito. Por primera vez los vendedores debieron pagar a los compradores para que estos aceptaran contratos a futuro de petróleo.

El analista en asuntos económicos recordó que el petróleo se vende por contratos a futuro y el que se desplomó este 20 de abril, a -37,63 dólares por barril, es el de mayo. 

“Existe un problema que es la especulación que se pretende hacer de esos futuros. así en mercados cuyos precios no son elásticos, el almacenamiento estabiliza un poco el precio. El problema es que se necesitaba cerrar los contratos antes de la expiración (21 de abril), o de lo contrario encuentras un problema legal de ejecución del excedente”, detalló.

Esto ocurrió, según dijo, porque las empresas consumidoras de crudo tienen almacenes llenos, importaciones saturadas, mercados detenidos y saben que sus clientes no le van a solicitar hidrocarburos como gasoil o diésel en vista de que todo está detenido por el Covid-19. “El mundo energético está detenido porque hay demasiada oferta”.

A principios de abril los miembros de la OPEP, junto con Rusia acordaron disminuir la producción de barriles de petróleo diario en casi 10.000.000 para impulsar a los mercados afectados por la crisis de la pandemia. Sin embargo, estos recortes no evitaron que los precios continuarán su desplome. 

Los contratos futuros para mayo del WTI registraron su precio más bajo desde 1983, fecha en la que se comenzó a aplicar la modalidad; mientras el petróleo Brent cotizó en 27,16 también en los contratos para junio, según lo reflejado por la agencia Bloomberg.

Entretanto, la canasta de crudo de la OPEP cerró el viernes 17 de abril en 18,16 dólares por barril, lo que representó un incremento de 2,42% con respecto al día anterior, cuando se ubicó en 17,73 dpb.

Proyección de precio del WTI

Junio $22,20

Julio $27,49

Agosto $29,61

Septiembre $30,85

Octubre $31,80

Noviembre $32,74

Diciembre $33,20

Fuente: Yahoo Finance

Panorama a futuro

Loscher señala que los precios de la cesta WTI a futuro para el mes de junio todavía se encuentran por encima de los 20 dólares por barril, sin embargo, estima que los ingresos derivados del petróleo serán inestables durante los próximos meses.

Por ello, advierte que los países productores de crudo buscarán reducir su capacidad al mínimo para proteger un poco más sus contratos a futuro. 

Las petroleras tienen que recortar sus previsiones de ganancias con lo cual es muy probable que entren en temas de reestructuración financiera, reestructuración por financial distress (crisis financiera), despido de personal, cierre de proyectos, entre otros”, señaló.

El caso Venezuela

Foto: Cortesía

Loscher señala que el marcador de referencia que se usa para el crudo nacional está por debajo de la cesta OPEP, que a su vez está por debajo del Brent, de referencia en los mercados europeos.

«Buena parte del ingreso venezolano depende del petróleo, aunque ha mermado desde hace unos años, por la ineficiencia de la industria petrolera nacional y las sanciones de Estados Unidos a la estatal Pdvsa», detalló.

Sin embargo, indicó que la caída de los precios del petróleo a escala global no dejan de ser un problema en el corto, mediano y largo plazo “especialmente, porque como dije antes, las empresas buscarán cortar proyectos ineficientes, y el petróleo venezolano ya se vendía a descuento en los mercados internacionales”.

Loscher, que considera que el valor actual del crudo venezolano es casi nulo, estima que el desplome de los precios del crudo impactará en las monedas de países como Venezuela, México y Rusia cuyo valor se depreciará aún más.

“El problema de almacenamiento persiste, y los productores como Rusia y Arabia Saudita  están produciendo más de lo que consumen, con lo cual hay excedente de oferta”, reafirmó.

Sobre el Petro (que según Nicolás Maduro se encuentra anclado al precio del barril de petróleo), Loscher mencionó que viene aplicándose más como unidad de cuenta fluctuante que como moneda (digital).

Lo vemos en el uso para el pago de tasas y aranceles, pero muy poco usado como verdadero mecanismo de pago», dijo.

La industria de los hidrocarburos se encuentra atravesando, sin duda, uno de sus peores momentos en la historia. Queda de parte de los gobiernos de países exportadores de petróleo desarrollar estrategias que permitan mitigar la drástica caída de los precios del crudo en los meses siguientes.

Noticias relacionadas