• La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) indicó en un estudio que el 97,7 % de pruebas diagnóstico que realiza el régimen de Maduro, no son seguras

El régimen de Nicolás Maduro constantemente se llena de orgullo al mencionar cómo maneja la pandemia del Covid-19 y condena, en cambio, a países como Estados Unidos, Brasil, Colombia y Perú, por los casos exponenciales de contagios. Sin embargo, hace caso omiso a los casi 345.000 casos reportados en Rusia, la tercera nación con más infectados por el virus según datos de la Universidad Jonhs Hopkins. 

Luego de que se confirmaran los primeros casos de coronavirus de Wuhan en Venezuela, Maduro anunció el 15 de marzo que la implementación de la cuarentena social preventiva iniciaría el 16 de marzo, medida que se ha extendido hasta el 12 de junio y podría prorrogarse por tercera ocasión. Durante este lapso, la dirigencia oficialista ha mostrado un aparente control sobre la enfermedad.

Sin embargo, la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA por sus siglas en inglés) publicó un reciente informe que detalla que el Estado venezolano solo ha realizado 2,3% pruebas válidas para detectar el Covid-19.

“Hasta el 21 de mayo las autoridades (venezolanas) han reportado haber realizado un total de 697.691 pruebas de diagnóstico de Covid-19, de las cuales se estima, según el último dato disponible, que al menos unas 16.577 son pruebas PCR”, revela el texto. 

El organismo indica que el aumento de la capacidad de aplicación de las PCR es una prioridad para la respuesta al virus “considerando que las pruebas rápidas tienen un sensibilidad limitada si son realizadas a personas con menos de 5-8 días de haber sido infectadas”.

¿Qué son las PCR?

Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) –por sus siglas en inglés– son pruebas de diagnóstico que se realizan mediante una toma de muestra de las mucosas nasofaríngeas para analizarlas y detectar fragmentos del material genético de un patógeno, en este caso del Covid-19.
Estas son las pruebas mundialmente reconocidas y avaladas para determinar con seguridad si una persona está infectada o no del virus. Si aparece ARN en la muestra, el paciente está infectado; de lo contrario, es negativo.

El informe de la ONU revela además que el laboratorio del Instituto Nacional de Higiene “Rafael Rangel”, ubicado en Caracas, es el único organismo en el país que procesa las PCR y diariamente tiene una capacidad de entre 600-700 pruebas diarias, mientras que el laboratorio móvil del estado Táchira procesa 300 pruebas diarias de este tipo.

Sin embargo, esta cifra es mucho menor a las realizadas en otros países de Latinoamérica. Por ejemplo, en Colombia y Argentina –consideradas como naciones con pocos diagnósticos– solo el 22 de mayo realizaron 7.964 y 4.615 pruebas PCR respectivamente. 

Hasta el 24 de mayo, el régimen de Maduro contabilizó 1.121 casos positivos de Covid-19 en el país. Dijo que hasta esa fecha han realizado más 771.276 pruebas de despistaje, lo que equivale a unas 25.709 pruebas por millón de habitantes.

Gráfico de casos diarios de El Diario

A propósito de la metodología que emplea el oficialismo para detectar casos de coronavirus de Wuhan, el infectólogo venezolano Miguel Ángel Navas explicó para El Diario –durante una entrevista concedida en marzo– que las pruebas moleculares (PCR) son mejores para poder obtener un diagnóstico seguro. “Son las que te permiten detectar de forma directa el virus”, añadió.

Indicó, en esa misma entrevista, que lo que hace el régimen es contar el total de pruebas rápidas y las de PCR que realizan y por eso afirman que Venezuela es el país que más estudios hace en el mundo. 

El infectólogo explicó que hay naciones que tienen una mayor capacidad de realizar diagnósticos con menos pruebas, pero esas naciones sí aplican los estudios de PCR y hacen el seguimiento adecuado. 

«Los otros países están registrando pruebas moleculares, mientras que en Venezuela estamos sumando las pruebas moleculares más las pruebas rápidas. Muy probablemente el gobierno lo que está haciendo es un sesgo desde el punto de vista diagnóstico”, expresó.

Foto cortesía

Flexibilización de la cuarentena 

Luego de más de dos meses de confinamiento en toda Venezuela, el régimen de Maduro anunció una flexibilización de la medida con horarios especiales para que niños, adolescentes y adultos mayores hicieran actividades recreativas en las adyacencias de sus comunidades y cumpliendo con los protocolos de higiene como el uso del tapaboca, el distanciamiento social y el constante lavado de manos.

No obstante, el informe de la ONU hace hincapié en que en el país los servicios públicos como la electricidad, el suministro de agua y el gas doméstico presenta limitaciones e interrupciones. 

Foto cortesía

“En varios estados, especialmente del occidente del país y la región andina, se registran cortes de energía prolongados, y que impactan también en los niveles de suministro de agua y en el rendimiento de la red de telecomunicaciones. Se han reportado protestas en algunas comunidades sobre el funcionamiento de servicios públicos”, detalla. 

El organismo detalla, asimismo, que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan que si se va a relajar la cuarentena, se haga de forma gradual y cumpla con los criterios epidemiológicos para poder mantener aplanada la curva de contagios.

También recomienda que se haga un incremento masivo del número de pruebas de diagnóstico para identificar los casos y una vez identificados deben ser adecuadamente aislados. 

“Asimismo, para la población general se debe continuar haciendo énfasis en las medidas de distanciamiento físico, lavado de manos continuo y desinfección de superficies”, añadió el organismo. 

Estimaciones exponenciales

El 11 de mayo, la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela (Acfiman) publicó un estudio donde señaló que el país tiene un subregistro de casos asintomáticos “que en el mejor de los escenarios podría ser del 63% y en el peor de 95%”, esto hasta el 23 de abril.
«Las pruebas realizadas hasta ahora en Venezuela son insuficientes para estimar adecuadamente el tamaño real de la epidemia», señaló el informe, que estimó en 5.969 las pruebas PCR y rápidas realizadas en el país –números que atribuye a la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios–, unas 213 por millón de habitantes.
El informe de la academia proyectó además que para junio podrían darse 4.000 nuevos casos diarios de Covid-19 y para septiembre 1.000.
Luego de este documento científico, el dirigente chavista Diosdado Cabello indicó en su programa Con el mazo dando que la Academia lo que estaba haciendo era generar alarma dentro de la población.
«Leí este artículo y leí las referencias. Esto es una invitación para que los organismos de seguridad del Estado llamen a esta gente. Están generando alarma. Les vamos a hacer operación tun, tun», fueron las palabras de Cabello.

A partir del 16 de mayo se registró un incremento significativo de contagios por coronavirus de Wuhan en Venezuela. Solo ese día se reportaron 45 casos, pero el 18 de mayo se reportaron 131 contagios, el récord más alto hasta la fecha. El régimen aseguró que 110 correspondían a los venezolanos que regresan al país a través de las zonas fronterizas con Colombia. 

En este escenario, el ministro de Comunicación del régimen, Jorge Rodríguez, indicó que se ampliaría el aislamiento en la zona fronteriza a 14 días para los migrantes venezolanos que regresan al país.

El informe de la ONU revela que en el estado Táchira, el principal punto de conexión con Colombia, las personas permanecían durante cinco días antes de ser transportadas a su destino; mientras que en otros estados fronterizos como Apure, Bolívar y Zulia la permanencia en cuarentena era de 14 días, que es el tiempo máximo en el que se detecta si una persona tiene o no el virus. 

Gráfico de venezolanos que retornaron a Venezuela – Cortesía del informe de la ONU

“El flujo de personas retornando desde países vecinos se ha mantenido tanto por el ingreso fronterizo como por los vuelos humanitarios que han implementado las autoridades. Desde el 6 de abril al 21 de mayo, se registró un total de 45.905 personas retornadas al país, de las cuales 510 personas han dado positivo a la prueba de la Covid-19. Adicionalmente, desde el comienzo de la cuarentena nacional y el cierre de la frontera por Colombia a mitad de marzo, unas 40.000 personas regresaron al país, resultando en un retorno de más de 80.000 personas según cifras oficiales”, revela el informe del organismo.

Sin embargo, la ONU detalla que no existe información oficial sobre el número de personas que retornan desde Guyana y Trinidad y Tobago hacia los estados Delta Amacuro y Sucre.

A medida que pasan los días los venezolanos deben sortear múltiples deficiencias de servicios básicos y ahora, con el reciente informe de la ONU sobre el manejo de la pandemia en el país, se acrecienta la incertidumbre sobre cuántos casos de Covid-19 existen en el país.

Noticias relacionadas