• Incendios, persecución a empleados y falta de mantenimiento de las plantas productoras de gas han ocasionado la crisis del sector y la escasez del servicio en muchos estados del país

Pdvsa Gas, empresa que en su momento fue un baluarte del aparato industrial de Venezuela, se encuentra actualmente a las puertas de un cierre operativo, lo cual constituye uno de los peores momentos en la historia de la industria gasífera del país.

Años de mala administración, corrupción, falta de mantenimiento de las instalaciones y escasa o nula inversión han ocasionado que la producción de gas para consumo doméstico se encuentre afectada.

Eudis Girot, director de la Federación Unitaria de Trabajadores de Petróleos de Venezuela (Futpv), comenta en exclusiva para El Diario que la situación en la que se encuentra el sector, es cuando menos dramática.

Combustible. El gas licuado de petru00f3leo es el utilizado en las bombonas de uso domu00e9stico.n

Explica que la demanda interna en el país es de aproximadamente 50.000 barriles diarios (b/d) de gas licuado de petróleo; sin embargo, la producción nacional tan solo alcanza 22.000 b/d. Ello representa una brecha de al menos 28.000 barriles diarios.

“Esto se refleja en que los ciudadanos se ven obligados a realizar colas para poder llenar sus bombonas y en el peor de los casos no puedan adquirir el combustible”, señala.

Girot comenta que un factor que ha incidido de forma importante en la escasez de gas licuado es que debido a la falta de mantenimiento, las plantas de gas de todo el país se ven obligadas a operar a niveles mínimos. De esta manera, se ha incrementado la posibilidad de que ocurran accidentes que pongan en peligro tanto la vida de los trabajadores como las instalaciones.

Asevera que la problemática que existe respecto a la produción de gas es inclusive mayor que la que afecta a la refinación de gasolina desde hace meses.

Leer más  Venezuela envió a Colombia un cargamento de 16.000 toneladas de urea e insumos para fertilizantes

Sostiene que el declive de la producción se ha exacerbado recientemente debido a una serie de accidentes que se han registrado en diversas plantas del país como consecuencia del avanzado deterioro en el que se encuentran.

Aclara que, si bien, la brecha entre la demanda nacional y la producción es un fenómeno que data de hace años, no era patente debido a que el régimen de Nicolás Maduro había importado gas licuado.

“La brecha que había la estaban llenando con importaciones procedentes de Trinidad y Tobago”, detalla.

La importación de gas licuado representaba un alto costo para el Estado venezolano, razón por la cual ante la disminución de la renta petrolera el régimen optó por suspender la compra del combustible en el extranjero, sin importar cuán afectados podían resultar los ciudadanos.

El director de Futpv afirma que en las actuales condiciones, el u00fanico mecanismo que puede garantizar el abastecimiento de gas domu00e9stico en el pau00eds es reanudar las importaciones a la brevedad.

Producción en riesgo

Girot comenta que uno de los factores que ponen en riesgo el abastecimiento de gas licuado de petróleo en Venezuela, es el hecho de que la producción total del país es realizada por una sola planta, el Complejo Petroquímico José Antonio Anzoátegui ubicado en el estado Anzoátegui. Esta situación lo convierte en el de mayor valor estratégico para el país.

La planta de fraccionamiento del Criogu00e9nico de Jose es la u00fanica que estu00e1 produciendo gas licuado de petru00f3leo. Si llega a producirse un accidente y tiene que detener su producciu00f3n, toda Venezuela se va a quedar sin gasu201d. Eudis Girot

Esta planta ha estado en riesgo continuo durante el último mes pues se han producido múltiples accidentes ante la falta de mantenimiento. El último de ellos fue el incendio ocurrido en una esfera en la que se almacenaba propano, debido a una fuga a través de una de sus válvulas.

Leer más  Solo ocho editoriales dedicadas a la impresión de libros escolares se mantienen operativas en Venezuela

Previo a dicho incidente se había registrado otro incendio; en este caso debido a la rotura de una tubería de 36 pulgadas a través de la cual se transporta gas a la planta.

“No es normal que se produzcan tantos accidentes en la industria petrolera”, comenta.

Estos accidentes han incidido de forma negativa en la operatividad de la planta, pues de las 200 gandolas que solían surtir diariamente el complejo con gas licuado de petróleo, hoy solo lo hacen 41 gandolas.

Octavo en el mundo. Venezuela cuenta con unas reservas de gas natural probadas de 197,1 billones de pies cu00fabicos.n

Esta es, a juicio de Girot, otra de las pruebas de que Pdvsa Gas “se está cayendo a pedazos”, ante el descuido e indolencia con el cual los gerentes de la compañía manejan una de las industrias más importantes del país.

El director de Futpv asegura que de no producirse un mantenimiento profundo de las instalaciones de la planta, es solo cuestión de tiempo para que esta deje de operar.

Agrega que en otra época existía una reserva de almacenamiento de 500.000 barriles de gas licuado de petróleo para ser utilizada durante contingencias. Esa cantidad permitía garantizar el suministro por 15 días. Actualmente, la cantidad de producto que se encuentra almacenado no supera los 15.000 barriles, cifra que no permite garantizar el abastecimiento de gas ni siquiera por un solo día.

No hay reserva de gas en los patios de almacenamiento, es decir, el gas que se estu00e1 consumiendo es el gas que se produce diariamenteu201d, seu00f1ala.

Trabajadores en peligro

Leer más  Costo de la Canasta Alimentaria Familiar tuvo un incremento de 15,3 % en agosto

Eudis Girot indica que la falta de mantenimiento de las plantas ocasiona también que los trabajadores deban operar en condiciones de extremo peligro. Sostiene que el ir a trabajar supone para ellos el arriesgar sus vidas de forma constante.

Indica que las condiciones en las que se encuentran laborando los obreros pueden conducir a que se produzca un accidente de grandes proporciones, de forma similar a lo ocurrido en el año 2012 en el Complejo Refinador de Amuay, en el estado Falcón, que dejó un saldo lamentable de 55 personas fallecidas, 156 heridos y millones de dólares en pérdidas materiales.

Nadie desea que ocurra un suceso como el de Amuay pero las condiciones nos estu00e1n llevando a un escenario similaru201d, afirma.

Girot es enfático al denunciar que los procedimientos utilizados para la reactivación de complejos refinadores como el de El Palito y Paraguaná carecen de los protocolos de seguridad mínimos para poder operarlas. Alerta que las comunidades aledañas a las plantas deben estar atentas pues no descarta que en cualquier momento pueda ocurrir un accidente que ponga en riesgo la vida de esas personas. 

Apunta que los conductores de las gandolas que distribuyen el gas por todo el país se encuentran en una situación similar pues los vehículos que utilizan no cuentan con las medidas de seguridad necesarias. Afirma que las aproximadamente 800 gandolas que se encuentran operativas debieron haber sido sustituidas hace años, pues su vida útil ya terminó. Además, se encuentran circulando con los cauchos lisos y los sistemas de frenos dañados, lo cual las convierte, según Girot, en bombas de tiempo.

Señala que accidentes como el ocurrido en la Autopista Francisco Fajardo el día 23 de mayo en horas de la madrugada cuando una gandola cargada con gas explotó continuarán ocurriendo de no producirse la sustitución de los vehículos.

Comenta que aquellos trabajadores y líderes sindicales que han decidido alzar su voz para protestar las condiciones en las que se encuentran operando son amenazados, perseguidos e incluso en algunos casos detenidos por órdenes del régimen.

En su caso particular asegura que han intentado despedirlo o jubilarlo de forma prematura en múltiples ocasiones sin que mediara causa alguna. Añade que en tres oportunidades han atentado contra su vida, presume que ello es consecuencia de las denuncias que ha realizado sobre la situación en la que se encuentra la industria petrolera y gasífera del país.

El futuro del abastecimiento de gas licuado de petróleo en el país luce incierto pues la industria se encuentra al borde de un precipicio, solo se necesita una chispa para poner en jaque a la industria y dejar fuera de operaciones la planta de fraccionamiento del Criogénico de Jose. 

Este artículo de El Diario fue editado por: Yazmely Labrador | Irelis Durand

Noticias relacionadas