• La pandemia por Covid-19 afectó la estadía de los alumnos residenciados en la capital. Debido a la falta de recursos para cubrir con sus gastos, los dirigentes estudiantiles de la FCU los han ayudado con el regreso a sus estados correspondientes. Foto principal: Jorge Barragán

Quedarse varados y lejos de sus hogares era el mayor temor de un grupo de estudiantes de la Universidad Central de Venezuela (UCV), cuando anunciaron los primeros casos por Covid-19 en el país y el desplazamiento a otros estados se vio afectado con el inicio de la cuarentena. A los jóvenes les tocó quedarse en las residencias en Caracas sin tener una fecha prevista para su retorno.

Jorge Barragán, secretario de propaganda de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, contó en exclusiva para El Diario lo que decidió hacer para ayudar a los estudiantes a que regresaran a sus casas, en sus estados correspondientes. 

El joven recuerda que un día, mientras estaba en casa cumpliendo con el decreto de cuarentena, comenzó a preocuparse por los estudiantes que no podían regresar a sus hogares, junto a sus familias, y pensó que lo que requerían era el medio de transporte que realizara el traslado.

Lo único que tenía que conseguir era el combustible necesario para las unidades y el salvoconducto que solicitan para que los chóferes puedan movilizarse.

Todo empezó como algo personal. Una iniciativa mía como dirigente estudiantil y a medida que fue pasando el tiempo los otros compañeros de la FCU se involucraron en el proceso”, expresó Barragán.
Foto: Jorge Barragán

El camino debía iniciar con los estados más cercanos a la capital (Aragua y Carabobo) para tantear cómo se podía continuar con las demás entidades del país.

El primer viaje se efectuó con una ruta privada debido a que los transportes de la UCV no se encontraban en las condiciones óptimas para efectuar el recorrido. Durante dos semanas se realizaron las diligencias pertinentes que permitirían reunir a los jóvenes con sus familiares.

Traslados. En una base de datos lograron tener un listado de 250 estudiantes que requerían viajar al interior del país. De esos, han podido trasladar a 120.

Para realizar los viajes debieron buscar apoyo de un grupo de voluntarios ucevistas que se encuentran trabajando en el Hospital Clínico Universitario (HCU) para sacar un informe médico que comprobara que los estudiantes no estaban contagiados de Covid-19. 

El dirigente estudiantil comentó que el primer viaje que se llevó a cabo lo realizó junto con sus compañeros, para verificar que no pasara nada en el camino. “La emoción fue gigante, ver la satisfacción de cada uno de ellos es parte del esfuerzo que se realizó. Las muestras de agradecimiento fueron enormes y eso te da energía para sacar los siguientes viajes”.

Luego del primer viaje a Aragua y Carabobo, se lanzó la campaña desde la FCU y entre todos se organizaron para lograr que toda la iniciativa saliera como la esperaban. Barragán aseguró el proceso para este primer viaje no fue sencillo.

“En el caso del transporte UCV, ellos sí tienen el salvoconducto para poder movilizarse y también para surtir gasoil, por eso para las siguientes rutas fue un poco más sencillo”, dijo.

Viajes de retorno a casa

17 de abril: 30 estudiantes entre Aragua y Carabobo.
22 de abril: 25 estudiantes para Los Llanos.
5 de mayo: 35 estudiantes para Puerto La Cruz, estado Anzoátegui.
14 de mayo: 30 estudiantes entre Yaracuy, Lara y Falcón.

Más que un traslado

El secretario de propaganda de la FCU explicó que entre todos los dirigentes estudiantiles crearon una base de datos de los estudiantes que pedían regresar a sus casas.

Además de las gestiones que se realizaban para los viajes de regreso, mediante de la campaña “Apoya un Estudiante” y con el apoyo de Bienestar Estudiantil entregaron una ayuda alimentaria a algunos jóvenes que se encontraban en sus residencias en Caracas y estaban próximos a encontrarse con sus familiares en el interior del país. 

Donaciones. A 40 de los 80 estudiantes que todavía permanecen en Caracas les han podido entregar bolsas de alimentos mientras esperan el viaje de regreso.

Estas donaciones se realizaron debido a que los alumnos no cuentan con becas universitarias y el dinero que le envían sus familiares lo utilizan para costear el pago de la residencia y los servicios básicos. La comida la han dejado en segundo plano.

La FCU activó el mecanismo de la campaña en el que cada estudiante del recinto podía hacer un aporte económico o de un alimento no perecedero para apoyar a sus compañeros mientras esperaban el trasladado a sus estados correspondientes para continuar con la cuarentena.

Diseñamos este plan a partir de las urgencias y carencias que han surgido por causa de la pandemia y la crisis humanitaria que afecta a nuestro país y que han impedido a nuestros compañeros continuar estudiando o trasladarse a sus hogares”, indicó la FCU.

Antes del viaje del 14 de mayo, los dirigentes estudiantiles donaron un caucho a Transporte UCV para que la unidad siguiera prestando el servicio de trasladar a los jóvenes a sus hogares. La donación la realizaron debido a las dificultades que tiene el servicio para conseguir los repuestos, lo cual ha causado que diversas rutas estén paralizadas. 

Luego de culminar el proceso de los viajes de retorno a casa esperan poder continuar con más iniciativas en pro de ayudar a la comunidad universitaria. Por los momentos también han ayudado con aportes alimenticios y herramientas de trabajo, como linternas, a los trabajadores de seguridad que se mantienen laborando en el recinto. 

“Consideramos que en medio de todo este proceso tenemos que ser un apoyo y una herramienta que pueda servir a los estudiantes en medio de tanta adversidad”, expresó. 

Desde la FCU han intentado continuar con la gestión pese a la pandemia por Covid-19. Ayudar a quienes se encuentran vulnerables siempre ha sido su norte y consideran que su labor va más allá de lo que hacían previo a esta situación. Desde el comienzo de la iniciativa han intentado ser la conexión entre las autoridades y los estudiantes de cada facultad. 

Este artículo de El Diario fue editado por: Génesis Herrera | José Gregorio Silva | Yazmely Labrador

Noticias relacionadas