• La Sala Constitucional designó una mesa directiva ad-hoc de la tolda blanca encabezada por José Bernabé Gutiérrez y detalló que las nuevas autoridades pueden emplear el logo del partido en procesos electorales. La Asamblea Nacional y el G4 rechazaron la medida y coincidieron en que Nicolás Maduro busca constituir su propia oposición

Este 15 de junio la Sala Constitucional del TSJ –afín al régimen de Nicolás Maduro– suspendió a la actual dirección nacional de Acción Democrática (AD), presidida por Henry Ramos Allup, y designó una mesa directiva ad-hoc encabezada por José Bernabé Gutiérrez.

A través de la sentencia 0071-2020, el supremo oficialista aseguró que la medida es “para llevar adelante el proceso de reestructuración necesario” de la tolda blanca con un nuevo presidente, un secretario general nacional y un secretario nacional de la organización “que cunplan las funciones directivas y de la organización política”. 

Con esto, la Sala Constitucional del TSJ autoriza a la mesa directiva ad-hoc encabezada por Gutiérrez a que designe nuevas autoridades regionales, municipales y locales de AD, así como también para que utilice la tarjeta electoral, el logo, símbolos, emblemas, colores y cualquier otro concepto del partido con fines políticos.

“…se suspenden de manera provisional los actos de expulsión o exclusión partidista, suspensión, entre otros, efectuados por los directivos de la dirección nacional política de Acción Democrática contra sus militantes y, específicamente, las que recaen sobre los ciudadanos accionantes”, añade la sentencia, publicada como nota de prensa en la cuenta en Facebook del organismo judicial. 

La decisión se dio luego de que los ciudadanos identificados como Otto Marlon Medina Duarte y Jesús María Mora Muñoz inrterpusieran una acción de amparo constitucional, que fue declarada competente y admitida por la Sala Constitucional. 

El 14 de junio el secretario del partido, Bernabé Gutiérrez, propuso a través de su cuenta de Twitter un referéndum a lo interno de AD para que, según dijo, los militantes de la tolda blanca decidieran si querían participar o no en un venidero proceso electoral. 

Sin embargo, el secretario general de la tolda blanca, Henry Ramos Allup, aclaró que “AD no concurrirá procesos electorales ilegítimos convocados por el CNE írrito que nadie reconocerá nacional ni internacionalmente”. 

Declaraciones de Ramos Allup tras conocer la sentencia 0071-2020:

En una nueva maniobra del régimen, en un nuevo asalto para tratar de darle algún piso de credibilidad a la farsa electoral que tiene planteado efectuar este año, para supuestamente elegir una nueva Asamblea Nacional, el régimen desprovisto de partidos políticos democráticos opositores que puedan competir en esas elecciones ha decidido secuestrar, asaltar las tarjetas de los partidos políticos valiéndose de sus bufetes mal denominados tribunales de justicia. El asalto ha comenzado por tratar de robarse al partido con más historia y tradición en Venezuela que es Acción Democrática.

Esa supuesta decisión de hoy de la sala electoral del bufete de Nicolás Maduro ha ordenado robarse los símbolos de AD y entregarlos en manos de un corrupto, un tránsfuga que se ha prestado para ese sainete, traicionando la historia del partido y la militancia que tuvo durante muchos años en nuestra organización.

Nosotros no vamos a acatar ese tipo de decisiones írritas que están tratando de robarse las siglas, las sedes y la historia de partidos políticos que hemos decidido no participar en el fraude electoral que tiene orquestado el régimen de Maduro para tratar de simular ante la opinión internacional de que aquí hay democracia y hay procesos electorales. Que la militancia esté atenta a las decisiones que vamos a tomar desde mañana mismo muy temprano.

Resulta una desvergüenza descomunal que a un tránsfuga que no ha logrado ni siquiera el respaldo de un miembro de la dirección nacional, que no ha logrado el respaldo de ninguna de las 25 seccionales de ninguno de los 380 municipios políticos, de ninguno de los parlamentarios principales y suplentes, en su actitud asquerosa, vergonzante, se haya prestado para que el régimen le entregue el producto del atraco.

Acción Democrática no se va a jugar su destino entre ladrones, AD va a resistir estos actos de desvergüenza y simplemente quiere advertir, anticipar que el mismo atraco, va a tratar de perpetrarlo en los próximos días con supuestas decisiones judiciales de distintos signos contra las otras organizaciones políticas democráticas, contra Primero Justicia, contra Voluntad Popular y contra Un Nuevo Tiempo.

Rechazo de Asamblea Nacional y el G4

Poco después de conocerse la sentencia 0071-2020 del TSJ oficialista, el Centro de Comunicación Nacional condenó la medida. “Queda develado el plan del régimen de apropiarse de la tarjeta, símbolos y logos de las fuerzas democráticas para ‘convalidar’ su show electoral”, acotó a través de su cuenta en Twitter.

De igual forma, Acción Democrática escribió que “ante sentencias ilegales de un TSJ que no es reconocido por nadie, respondemos con más unidad y más fortaleza que nunca (…). AD es su gente y su gente no se rinde”, detalló.

El diputado Freddy Guevara, de Voluntad Popular (VP) expresó mediante su cuenta de Twitter que Nicolás Maduro “secuestra” a la tarjeta electoral de AD luego de que Henry Ramos Allup se mantuviera “firme a los principios democráticos, a la Constitución, a su historia y a Venezuela, y no convalidar un fraude”.

Primero Justicia (PJ) detalló que con la sentencia del TSJ, “Maduro a la fuerza pretende arrebatar las tarjetas de los partidos democráticos para construirse su propia oposición”.

El partido político Un Nuevo Tiempo (UNT) también rechazó la medida de la Sala Constitucional, a la que calificó de arbitraria, y manifestó su respaldo a los militantes de Acción Democrática. 

Un antecedente 

El 27 de agosto de 2019 la Sala Constitucional del TSJ de Maduro emitió un fallo en el que designó una mesa directiva ad-hoc del partido político Copei y dejó sin efecto sentencias anteriores que legitimaban a las distintas directivas de la tolda verde.

Los argumentos del ente judicial eran que había una “serie de contradicciones” en la estructura del partido que generaban “incertidumbre e inseguridad jurídica” sobre sus autoridades.

Por lo tanto, la Sala Constitucional designó como presidente de Copei a Miguel Salazar, en sustitución de Mercedes Malavé; a Alexander Cordero como vicepresidente, en reemplazo de Antonio Calviño; y a Jesús Jiménez Vilchez en la segunda vicepresidencia, en sustitución de Rafael Hernández.

Juan Carlos Alvarado mantuvo su cargo como secretario general, y José Jonathan Patty quedó designado como secretario adjunto en reemplazo de Iber Ascensión.

Antonio Sotillo Luna, Carlos Melo, Alexander Paredes, Rafael Blanco, Pedro Pablo Fernández y Héctor Solano fueron designados como vocales principales del partido y Juan Fersaca, Miguel Parra, Rafael Hernández, Silvia Melina Vásquez, Orlando Medina e Iber Asención como vocales suplentes quedaron.

La sentencia que profundiza el conflicto

El 12 de junio, el TSJ designó a cinco nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) pese a que la AN es la que está facultada para hacer dicho nombramiento, de acuerdo con la Ley Orgánica de Procesos Electorales.

  • Se nombró a Indira Maira Alfonzo Izaguirre como rectora principal y presidenta del máximo ente comicial.
  • Tania D’Amelio Cardiet, quien forma parte del CNE desde el 2009, fue nombrada rectora principal.
  • Gladys María Gutiérrez Alvarado, rectora principal.
  • Rafael Simón Jiménez Melean, rector principal y nuevo vicepresidente del CNE.
  • José Luis Gutiérrez Parra, rector principal.

Como rectores suplentes, el TSJ designó a Abdón Rodolfo Hernández Rodríguez, Alex David Said Díaz Padrón, Carlos Enrique Quintero Cuevas, Jennycet Caroliska Villalobos, Juan Carlos Delpino Boscán, Franck Antero Pic Durán, Gloria Adelaida Muñoz, Deyanira Briceño , Eleusis Aly Borrego y Luis Delfín Fuenmayor Toro.

Este artículo de El Diario fue editado por: Yazmely Labrador |Irelis Durand

Noticias relacionadas