• Desde el inicio del confinamiento para prevenir la propagación del covid-19 las universidades de Venezuela se han enfrentado a grandes olas de robos en sus instalaciones. LUZ es una de las casas de estudio en la que han incrementado estos casos

Las principales universidades autónomas del país atraviesan una de sus peores crisis presupuestarias en los últimos años, además de los padecimientos propios que sufren los venezolanos cada día como la falta de servicios básicos y las fallas en el transporte. Los actos vandálicos se han adueñado de los pasillos y las aulas de cada uno de los recintos de educación superior; sin embargo, desde el inicio de la cuarentena se ha registrado un incremento en los hechos.

La Universidad del Zulia (LUZ) es una de las casas de estudio que ha sufrido robos y actos de vandalismo en sus instalaciones desde la suspensión de las actividades académicas. Los estudiantes han denunciado en el transcurso del confinamiento cada uno de los hechos que se han registrado, pero aseguran que no han podido visitar el recinto debido a las medidas de prevención por el covid-19.

Suspensión de clases. El 13 de marzo el régimen de Nicolás Maduro anunció la suspensión de las actividades académicas en todos los niveles.

Yeissel Pérez, presidenta de la Federación de Centros Universitarios de LUZ, indicó en una entrevista exclusiva para El Diario que desde el 13 de marzo hasta el 13 de mayo se registraron 32 hurtos.

Los más significativos fueron el robo de 73 reses de la Hacienda La Esperanza, que pertenece a la Facultad de Agronomía, y el robo de aires acondicionados y fotocopiadoras en la Facultad de Ingeniería, Escuela de Química y de Petróleo. 

blank
Foto cortesía
blank
Foto cortesía

“Todos estos incidentes atentan contra la continuidad de los estudios académicos. Hoy en día los estudiantes nos preguntamos si cuando regresemos a clases tendremos las condiciones necesarias para cursar las clases presenciales. Sin universidades no hay país”, expresó. 

Desde  de la FCU-LUZ han realizado protestas virtuales para visibilizar la situación que atraviesa la casa de estudio, además de crear conciencia en la sociedad civil para que se unan a la lucha de los estudiantes en la defensa de todas las universidades del país, pues Pérez considera que esta es una pelea que deben asumir todos los sectores. 

La presidenta de la FCU señaló que le han exigido en diversas ocasiones a los cuerpos de seguridad del Estado a que se avoquen a la protección del recinto y que trabajen en conjunto con la Dirección de Seguridad Interna para atender a tiempo los intentos de robos. 

Denuncias sin respuestas

Para Yeissel Pérez los ataques que se han registrado en la universidad están vinculados con el régimen de Maduro. Aseguró que aunque sean delincuentes de zonas cercanas, las autoridades del gobierno deben trabajar para mejorar las condiciones del recinto universitario. 

blank
Al régimen de Nicolás Maduro no le importa las universidades. Esto lo demuestran haciendo caso omiso a las peticiones que se le ha realizado para el resguardo de la seguridad de la universidad”, dijo.

Ricardo Useche, miembro de la FCU-LUZ, explicó que la respuesta que han recibido por parte de las autoridades universitarias es la misma que durante años han dado, dicen que la crisis presupuestaria no les permite dar las herramientas necesarias para mantener en condiciones óptimas la seguridad privada. 

“Hoy tenemos una nómina de trabajadores que es cada vez más escasa. Los pocos que quedan trabajan con las uñas, no tienen las herramientas, no tienen los mecanismos necesarias para cumplir con sus funciones, además del salario que no les alcanza para nada”, dijo.

Useche aseguró que ante las problemáticas ha llevado las denuncias a las autoridades competentes y desde la Gobernación del Zulia han recibido promesas acerca de posibles soluciones para la inseguridad dentro del recinto, pero ninguna la han cumplido. 

Señaló que cada una de las denuncias que han realizado de los ataques durante la cuarentena tiene la misma respuesta, debido a que no tiene mecanismo para resguardar los espacios. “Hoy quienes somos dolientes de la universidad alzamos nuestra voz muy fuerte, seguimos luchando para que el recinto no sea saqueada en su totalidad y cuando todo pase podamos regresar a sus pasillos”.

Estefany Moreno, presidenta (A) de la Escuela de Ciencias Políticas, contó que desde la Movimiento Estudiantil de La Universidad del Zulia han brindado apoyo al grupo de seguridad interna que se mantiene trabajando durante la cuarentena debido a que los sueldos no les alcanza para cubrir todos los gastos. 

“Hemos hecho un plan de recolección de alimentos para entregarle una bolsa de comida a los vigilantes. Es una pequeña ayuda a los pocos que se mantiene en la casa de estudio, sabes que no son muchos los que se arriesgan en esta situación”, dijo a El Diario.

Los representantes estudiantiles le han reiterado a la comunidad universitaria que deben mantenerse firmes ante la situación que atraviesa LUZ. “Estos son ataques que nos hacen decepcionarnos por cómo encontraremos las instalaciones. A los estudiantes siempre le decimos que vamos a seguir luchando”, comentó Moreno. 

Aseguró que todos los representantes estudiantiles han logrado que la comunidad universitaria se una en la recuperación de los espacios con jornadas de limpiezas en las instalaciones comunes. Además, contó que actualmente tienen un plan de ayuda para que los estudiantes foráneos regresen a sus hogares, “siempre intentando apoyar a quienes necesiten”.

blank
Foto cortesía
blank
Foto cortesía

Mantener la educación 

Las clases mediante mecanismos virtuales se convirtieron para muchos profesores en el plan perfecto para darle continuidad a las actividades académicas. Las fallas en los servicios de luz y de Internet han sido el primer obstáculo para muchos de los estudiantes en todo el país, sobre todo en el estado Zulia, uno de los más afectados por los constantes cortes eléctricos. 

blank
Son más las clases online que hemos perdido que las que hemos podido tener, del 100% de las clases virtuales solo hemos visto 15%. En el estado Zulia podemos pasar 23 horas sin electricidad y eso nos impide seguir viendo clases a distancia en medio de la cuarentena”, apuntó Estefany Moreno.

La presidenta adjunto de la Escuela de Ciencias Políticas afirmó que los más afectados ante la situación son los estudiantes, debido que durante estos tres meses de cuarentena no han podido continuar con el programa y aseguró que muchas de las escuelas no han podido crear un plan de estudio. 

blank
Foto cortesía

“Los estudiantes necesitan tener las condiciones aptas para poder seguir recibiendo clases durante esta situación. Por los momentos todas las actividades están paralizadas y son muy pocos los alumnos que han podido comunicarse con los profesores para enviar alguna actividad”, comentó.

Pese a las dificultades, cada uno de los miembros de la FCU- LUZ mantiene las ganas de seguir trabajando para mejorar las condiciones de las instalaciones del recinto y continuar denunciando cada uno de los ataques hasta lograr que las autoridades competentes respondan adecuadamente. 

“Hay que luchar por las universidades porque son la casa de formación de la juventud. Los estudiantes debemos tener sentido de pertenencia y por eso debemos defenderla, no debemos permitir que se pierda la autonomía de las casas de estudio  y debemos seguir motivados pese a las condiciones en las que se encuentren”, expresó. 

La Universidad del Zulia, junto con la Universidad de Oriente, han sido las más golpeadas por la inseguridad durante el confinamiento. El Movimiento Estudiantil espera que tanto las autoridades universitarias como las del régimen de Nicolás Maduro consigan mecanismos para lograr la protección de cada una de ellas.

Noticias relacionadas