• José Oliveros considera que el confinamiento ha incidido en las posibles formas de celebrar este 21 de junio

Rodeado de su esposa y sus hijos, esa es la imagen que aparece en la mente de José Oliveros al pensar en cómo desea celebrar el Día del Padre este 21 de junio. Las posesiones materiales pasan a un segundo plano cuando comienza a hablar de su familia y el amor que siente por sus hijos, Reinaldo y Diego.

José cuenta con nostalgia cómo desde pequeño siempre festejó esa fecha tan especial, que pone en relevancia la figura paterna dentro de la familia. Recuerda cómo junto a sus cuatro hermanas y su madre intentaban que el encuentro estuviese cargado del mayor amor posible.

“Todos los años lo celebrábamos juntos, en compañía de mis hermanas y sus hijos. Era un momento muy bonito porque se reunía toda la familia en un compartir que hacíamos”, rememora con una sonrisa en su rostro.

Dice que como parte de la tradición que existía en su hogar, su madre todos los años escogía ese día para hacer el plato favorito de su esposo, el cual según sus propias palabras “era algo simple pero cargado de amor”.

José cuenta que fue gracias a sus padres que comprendió que el verdadero significado de esta fecha es estar junto a la familia. Es por ello que les inculcó a sus dos hijos que el mayor obsequio que pueden darle durante su día es estar junto a él.

“He tratado de inculcarles a mis hijos que ese es un día para compartir. Puede ser con algo muy pequeño como una comida en familia, lo importante es estar juntos durante esa fecha”, afirma.

En las actuales condiciones en las que una pandemia mundial ha puesto en pausa la vida de millones de personas en todo el mundo, no cree que pueda celebrar la fecha como era habitual en su familia. Las salidas junto a sus hijos y esposa para celebrar este día festivo tendrán que esperar pues lo más importante, según José, es que todos permanezcan a buen resguardo para evitar contagiarse.

“En el Día del Padre mi único deseo es compartir con mis hijos”, dice desde el amor que siente por sus hijos.

En esta oportunidad, a diferencia de otros años, permanecerán en su casa y dentro de las limitaciones impuestas por el bolsillo. No obstante, ello no será un impedimento para que intenten disfrutar de un momento agradable sin importar la magnitud del festejo.

Este confinamiento nos ha reestructurado la vida a todos, en todos los ámbitos. Este año la celebración también va a tener que ser más reducida por los problemas económicos. Las compras hay que ajustarlas al bolsillo, porque ya no se pueden hacer compras como se hacía antes”, explica.

Rol de padre

José considera que la figura paterna y el rol que cumple esta en la crianza de un niño es en extremo importante. Sin embargo es consciente que en muchas familias la figura del padre está ausente y que son las madres quienes la deben suplir siendo “madres y padres” al mismo tiempo. Cree que debido al gran esfuerzo que representa el criar a un hijo, los casos en los que esa labor debe ser realizada por un solo padre, son dignos de reconocimiento.

Afirma que sin importar si la crianza es realizada por ambos padres o uno solo, su rol deber ser el servir de guías para sus hijos e inculcarles  los valores y principios que regirán sus vidas y los ayudarán a tomar buenas decisiones en el futuro.

Hay muchas cosas malas que los jóvenes pueden ver y aprender en la calle, es allí donde radica la importancia de lo que aprenden en casa. Eso les permite separar lo que está bien de lo que está mal”, argumenta.

Considera que actualmente se ha desestimado la importancia que tiene la familia como núcleo de la sociedad. Cree que gran parte de los problemas que afronta la sociedad están íntimamente ligados con esta falta de valores.

“Los valores son un aspecto fundamental en la formación de las personas y solo se pueden inculcar en el hogar, por eso la familia es tan importante”, reitera.

Cambios

Pese a los estragos que ha ocasionado la pandemia de covid-19, José señala que también ha traído consigo algunos cambios que han tenido un impacto positivo en la forma en que las personas se relacionan entre sí. Un ejemplo es el hecho de que actualmente al estar más tiempo juntos han comenzado a conversar más de lo que lo hacían en el pasado.

Un aspecto que ha incrementado esto aún más es el hecho de que uno de los principales mecanismos de entretenimiento como lo es la televisión por suscripción a través de Directv ya no está disponible.

“El hecho de que ahora no tengamos ni siquiera Directv, que era uno de los pocos escapes que uno tenía, lo cambia todo”, afirma.

José comenta sarcásticamente que gracias al confinamiento y al cese de operaciones de Directv en el país, ahora es común que disfrute de otras actividades recreativas en familia, tales como los juegos de mesa. Considera que esta fue la forma que encontraron para adaptarse a las nuevas circunstancias que les ha tocado vivir. 

Este 21 de junio para José no importará el confinamiento debido a la pandemia o si sus hijos deciden hacerle algún regalo material. El hecho de que estén a su lado para celebrar el Día del Padre será suficiente para hacer de la fecha una gran celebración.

Noticias relacionadas