• Entre 2018 y 2019 se registró un aumento considerable de las desapariciones forzadas en Venezuela, así lo reflejó el informe de Robert F. Kennedy Human Rights, realizado con Foro Penal. La editora y coordinadora del estudio, Angelita Baeyens, explicó que usan las desapariciones forzadas como un mecanismo de represión política

Las violaciones de los derechos humanos en Venezuela tienen múltiples formas, cada una de ellas acompañadas por la opacidad del Estado y la impunidad del sistema judicial. Organismos defensores de derechos humanos llevaron las denuncias sobre prácticas que violan el debido a instancias nacionales, como la Asamblea Nacional (AN), e instancias internacionales como la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en un esfuerzo por visibilizar aún más las prácticas que violan los derechos humanos. 

Practicas como las ejecuciones extrajudiciales, torturas, detenciones arbitrarias y violaciones a la libertad de expresión las han denunciado constantemente, y siguen ocurriendo en Venezuela. Existe una práctica sobre la que Robert F. Kennedy Human Rights y Foro Penal, realizó un estudio exhaustivo desde el año 2018 hasta el año 2019: las desapariciones forzadas. 

La Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas define la desaparición forzada en su artículo dos como “el arresto, la detención, el secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad que sean obra de agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley”.

El informe registró 200 desapariciones forzadas en el año 2018 y 524 en el año 2019, cifras que reflejan un incremento de la cantidad de casos en un año.

Este aumento se debe a la agudización de la crisis política, económica y social del país. El estudio señala que estas desapariciones forzadas se deben a un mecanismo de represión política del régimen de Nicolás Maduro para ejercer control social y como una herramienta para reprimir a sus opositores políticos y personas críticas con su gestión. 

Cuándo ocurre una desaparición forzada

Para catalogar una desaparición forzada como tal, deben cumplirse ciertas características. 

Angelita Baeyens, la encargada de coordinar y editar el informe, asegura, en exclusiva para El Diario, que la desaparición forzada se da cuando a la víctima la detienen arbitrariamente y luego de 48 horas se le ha negado cualquier tipo de comunicación con familiares y abogados. También señala que ese tiempo es el lapso para presentar a un detenido ante las autoridades judiciales según lo establecido en la legislación venezolana.  

Foto cortesía

El Código Orgánico Procesal Penal venezolano, en el artículo 181-A, establece que “La autoridad pública, civil o militar, o cualquier persona al servicio del Estado que ilegítimamente prive de su libertad a una persona, y se niegue a reconocer la detención o a dar información sobre el destino o la situación de la persona desaparecida, impidiendo, el ejercicio de sus derechos y garantías constitucionales y legales, será castigado”.

La directora de programas de RFK Human Rights señala que con la desaparición forzada de una persona los organismos de seguridad están violando el debido proceso porque están sustrayendo a la persona de la protección de la ley.

Prácticamente están negando tu personalidad jurídica y es algo que está bien establecido y desarrollado por la jurisprudencia de los tribunales de derechos humanos a nivel internacional”, explica.
Foto: Cortesía

Baeyens afirma que estas prácticas son un método para ejercer presión de forma “increíblemente efectiva” con el objetivo de controlar a quienes se expresan en contra del régimen de Nicolás Maduro, ya sea por falta de servicios públicos o por motivos políticos. También destaca que la desaparición forzada es una práctica que los organismos de seguridad del Estado utilizan para ejercer presión y obtener información sobre otra persona.

Categorías de detención arbitraria

Junto a Foro Penal se establecieron categorías de detenciones arbitrarias que conllevan a una desaparición forzada según los motivos.

Por exclusión: Se trata de personas que representen una amenaza directa al régimen, lo que involucra a dirigentes políticos. Las persecuciones, asesinatos o detenciones ocurren con la intención de excluirlos totalmente del mundo político.

Por intimidación: Se refiere a la detención de personas que son parte de un grupo social al cual es necesario intimidar o neutralizar.

Por propaganda: Son aquellas personas perseguidas con el objetivo de ser utilizadas para sustentar una propaganda, una campaña o una determinada narrativa política. Esto ocurre con relación a determinadas situaciones de trascendencia nacional.

Por extracción: Las personas que son detenidas o perseguidas con el objetivo de extraerles información sobre otra persona de mayor interés político.

Por motivos personales: Son detenciones utilizadas para la satisfacción de intereses personales bajo el amparo del ejercicio abusivo y arbitrario del poder político.
Junto a Foro Penal se establecieron categorías de detenciones arbitrarias que conllevan a una desaparición forzada según los motivos.

Por exclusión: Se trata de personas que representen una amenaza directa al régimen, lo que involucra a dirigentes políticos. Las persecuciones, asesinatos o detenciones ocurren con la intención de excluirlos totalmente del mundo político.

Por intimidación: Se refiere a la detención de personas que son parte de un grupo social al cual es necesario intimidar o neutralizar.

Por propaganda: Son aquellas personas perseguidas con el objetivo de ser utilizadas para sustentar una propaganda, una campaña o una determinada narrativa política. Esto ocurre con relación a determinadas situaciones de trascendencia nacional.

Por extracción: Las personas que son detenidas o perseguidas con el objetivo de extraerles información sobre otra persona de mayor interés político.

Por motivos personales: Son detenciones utilizadas para la satisfacción de intereses personales bajo el amparo del ejercicio abusivo y arbitrario del poder político.

Baeyens señala que las detenciones arbitrarias y las desapariciones forzadas son un tema crítico, debido a la falta de un sistema judicial fuerte en Venezuela. “Hemos visto, y organismos internacionales de derechos humanos han denunciando el debilitamiento progresivo de la independencia del poder judicial en Venezuela y cómo eso entra en el juego muy perverso de permitir o facilitar este tipo de prácticas”, explica la especialista, quien luego recalca que esa práctica constituye una violación grave a los derechos humanos y que en Derecho Internacional es considerado un crimen de lesa humanidad. 

Estrategia de las fuerzas policiales. De acuerdo con el informe, los funcionarios de seguridad del Estado suelen utilizar a mujeres para ejercer presión sobre otra persona y obtener la información deseada.

Señala que debido al debilitamiento del poder judicial en Venezuela es imposible esperar una respuesta diferente a la complicidad ante estas prácticas. “También creo que no hay un reconocimiento de que la práctica existe como tal. Parte del objetivo del informe era hacer más visible algo que está ocurriendo pero que ha estado un poquito bajo el radar”, dice. 

El informe realizado por RFK Human Rights y el Foro Penal estudió los organismos de seguridad y sus responsabilidades en el índice de desapariciones forzadas. El Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) son los cuerpos de seguridad más involucrados en casos de desapariciones forzadas. 

Digcim y las desapariciones forzadas de 2018

170

fueron su responsabilidad. Ese año se registraron 200

118

fueron contra civiles, a pesar de que su alcance es militar

Al momento de realizar una detención, el Sebin realiza labores de estudio y seguimiento de las personas objetivo. Los funcionarios se movilizan en  vehículos negros con identificación, usan vestimenta negra y actúan comúnmente a tempranas horas de la mañana o muy tarde en la noche, con la intención de no llamar mucho la atención. Las víctimas señalan que al momento de la detención se comunican poco y proceden rápidamente a confiscar celulares y computadoras.

Esta es una práctica que se ha extendido a varios cuerpos de seguridad del Estado, explica Baeyens. “Una cosa que nos preocupa un poco en cuanto a tendencias es que en 2019 hubo mayor diversidad de fuerzas involucradas en las desapariciones. Nos preocupa porque pareciera indicar que la práctica se está extendiendo a otras fuerzas y no se está quedando solo en el Dgcim y el Sebin”, comenta. 

Desapariciones forzadas por protestas

El informe señala que la mayoría de las detenciones arbitrarias que ocurrieron en el país en 2019 se dieron en el contexto de protestas. Durante el primer semestre de ese año, Foro Penal registró 390 desapariciones forzadas realizadas durante manifestaciones sociales. Estas personas desaparecieron por las autoridades un promedio de cuatro días.

La desaparición forzada se está utilizando como una herramienta de represión política, incluyendo la represión del reclamo al régimen, y del derecho fundamental a la protesta. Un gran número de desapariciones forzadas están relacionadas con personas detenidas en protestas”, afirma Baeyens.

El informe plantea dos posibilidades que expliquen las desapariciones forzadas producto de las protestas.  Su uso como una herramienta de represión del régimen contra sus opositores políticos y personas crítica y la incapacidad del sistema judicial de procesar a tantos detenidos en menos de 48 horas. 

Manifestaciones. En 2018 el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social registró un total de 12.715 protestas, mientras que en el año 2019 se registraron 16.739.

Baeyens afirma que no existe justificación para que las autoridades nieguen la comunicación entre el detenido y sus familiares o abogados. 

Las cifras

Desde el 1° de enero de 2018 hasta el 31 de diciembre de 2019, se documentaron 724 desapariciones forzadas en Venezuela, de las cuales 161 reportaron torturas. De la cifra total de desapariciones forzadas, 606 corresponde a víctimas civiles, mientras que 112 de las víctimas son militares. 596 víctimas son hombres y 128 mujeres. 

Foto cortesía

Torturas y demás violaciones a los derechos humanos

Baeyens afirma que no todos los casos de desaparición forzada registran actos de torturas; sin embargo, sí existe un número de personas que fueron víctimas de una detención arbitraria, desaparición forzada y además tortura. Explica que cuando alguien es víctima de una desaparición forzada, resulta más vulnerable de sufrir torturas. 

La especialista destaca que aunque no se registren torturas o ejecuciones extrajudiciales, a las víctimas de desapariciones forzadas les están violando muchos otros derechos humanos.

No permitir el debido proceso e impedir comunicaciones con los familiares o abogados constituyen más violaciones que se deben considerar.

“Incluso la integridad personal también se ve violentada. No solo la de la víctima, sino también la de sus familiares al no saber el paradero o no tener noticias sobre su familiar que está desaparecido. Entonces es una práctica que involucra múltiples violaciones”. 

El informe de Robert F. Kennedy Human Rights, en conjunto con Foro Penal, pretende visibilizar una de las caras de la sistemática violación a los derechos humanos en Venezuela. La cifras recolectadas demuestran un accionar arbitrario constante bajo la inacción del sistema judicial, lo que genera como resultado cientos de víctimas sin justicia. 

Este artículo de El Diario fue editado por: Irelis Durand | Génesis Herrera | José Gregorio Silva.

Noticias relacionadas