• Más de 20 estudios desarrollados en seis países de Asia, América y Europa, revelaron que el Sars CoV-2 puede permanecer vivo hasta diez días en superficies inanimadas. La utilización de los productos hechos específicamente para la prevención del covid-19 nos ayudará a reducir las probabilidades de contagio por contacto con las superficies. Nota de prensa

Según una publicación del Journal Of Hospital Infection, varias investigaciones revelan que el SarsCoV-2 puede permanecer largo tiempo vivo en superficies de uso frecuente como, por ejemplo, el metal de estanterías, tiradores y pasamanos; el vidrio en las ventanas y vitrinas, o el plástico del mobiliario en áreas de alto tránsito. En consecuencia, los desinfectantes y antibacteriales de uso común se han convertido en los productos más cotizados durante los últimos meses. Sin embargo, su uso no asegura la total desaparición del virus causante del covid-19. 

Desde que comenzó la lucha contra la pandemia, se ha promovido el uso de alcohol, jabón y cloro, en el intento por procurar la correcta higiene de los espacios y superficies, como la forma más eficaz para evitar el contagio por contacto. Pero la efectividad de estos productos frente al SarsCoV-2 es relativa y  limitada. En eso radica la propuesta de Cruzsalud con Covisol: un potente virucida y bactericida con alto efecto residual, que ha sido formulado específicamente para luchar contra la pandemia de covid-19.

El alcohol es un potente antiséptico que detiene el crecimiento de microorganismos sobre el tejido vivo, por lo cual funciona para una limpieza rápida y superficial. Sin embargo, se evapora rápidamente, por lo que no tiene efecto residual.

blank

Por su parte, el cloro es un desinfectante muy potente, pero para que sea efectivo contra el covid-19, debe ser utilizado en concentraciones peligrosas para el ser humano. Además, los subproductos que se generan a partir de su mezcla con agua poseen un alto carácter cancerígeno, que podría traducirse en la afección del colón, vejiga y daños en los riñones o el hígado.

La actuación del jabón frente al covid-19 es la disolución de los lípidos de la membrana que rodea al virus, las proteínas y componentes del mismo se deshacen y quedan vulnerables. Es recomendado para uso personal, pero no para la desinfección de las superficies. Al igual que el alcohol, carece de efecto residual.

Disminuyendo la propagación del virus

El novedoso producto presentado por Cruzsalud en alianza con Desarrollos Industriales Chemical, cuenta con un componente jabonoso que diluye la capa de lípidos que cubre al SarsCoV-2. Inmediatamente, entran en acción las sales de amonio cuaternario, presentes en Covisol; que tienen un amplísimo espectro de eliminación de microorganismos, incluido el causante del covid-19. Su potente efecto residual ofrece además, una protección que no presentan otros productos.

Desinfectar las superficies contribuye a disminuir la propagación del virus. Con la aplicación de Covisol, Cruzsalud contribuye a romper la cadena de contaminación por contacto con las superficies, y en consecuencia, las probabilidades de contagio de persona a persona.

Este es un contenido patrocinado por un intercambio comercial con El Diario.

Noticias relacionadas