Es verdadero. Recientemente se difundió en medios de comunicación y redes sociales que se confirmaron dos casos de peste bubónica en la provincia de Khovd al oeste de Mongolia. Una información que confirmó el  Ministerio de Salud de esa nación.

Foto cortesía

Las dos personas contagiadas son un residente de 27 años y su hermano, de 17 años. Ambos están siendo tratados en dos hospitales separados en su provincia.

La peste bubónica. Es una enfermedad bacteriana que se transmite por las pulgas que viven en roedores salvajes como las marmotas.

Dorj Narangerel, jefe del departamento de relaciones públicas y vigilancia del ministerio, detalló que los hermanos comieron carne de marmota y advirtió a las personas a no consumir la carne de dicho animal.

El Centro Nacional de Mongolia para las Enfermedades Zoonóticas (NCZD) indicó que se han analizado muestras de 146 personas que se presume tuvieron contacto con las dos personas infectadas. Gracias a esto identificaron a 504 individuos que tuvieron un segundo contacto.

Narangerel señaló que todas estas personas han sido aisladas y tratadas en hospitales locales.

Cuarentena preventiva

El NCZD aclaró que se implementó la cuarentena en la capital de la provincia y en uno de los distritos de la región, unos 500 kilómetros al sur de las repúblicas siberianas meridionales de Tyva y Altai (Rusia).

El centro agregó que a los vehículos se les prohibió temporalmente el ingreso a zona.

Peste bubónica, también conocida como Peste negra 

La peste negra tuvo lugar en la Edad Media. Fue la pandemia más devastadora de la humanidad  provocada por una infección y que afectó, según expertos, hasta a un tercio de la población del mundo. 

La también conocida como «Muerte negra» es asociada a la bacteria Yersinia Pestis. La enfermedad causó horror debido a que originaba pústulas y ganglios inflamados en los cuerpos de los infectados. El nombre de bubónica viene de la inflamación de los bubones (nódulos linfáticos en ojos y órganos sexuales). En un nivel avanzado, la enfermedad provocaba necrosis o muerte del tejido corporal.

La bubónica puede evolucionar y alcanzar a los pulmones, provocando un tipo más severo de enfermedad denominada peste neumónica. Si bien esta es más contagiosa y tiene una incubación de solo 24 horas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que las tasas de recuperación son bastante altas si se trata en las  primeras horas posteriores al inicio de los síntomas.

Sin embargo, no debe existir preocupación en la población mundial.  La peste bubónica es una enfermedad endémica en Mongolia, es decir, que afecta de manera permanente a regiones concretas. Además, el sistema de salud de esta región mantiene protocolos efectivos para la prevención.