• Arranca una nueva temporada del beisbol de Grandes Ligas. Luego de superar contratiempos por la crisis del covid-19, la Major League Baseball (MLB) decidió comenzar su campaña, este 23 de julio, en medio de una gran expectativa

Este 2020 ha traído, entre otras cosas, muchos cambios a nivel deportivo, especialmente en Estados Unidos, uno de los países más golpeados por la pandemia del covid-19. En el caso del beisbol, cada equipo disputará 60 juegos, la cantidad más baja de compromisos desde 1878. Normalmente, son 162 que se desarrollan anualmente desde 1961.

Además, la MLB impuso normas sanitarias para evitar la propagación del covid-19 entre sus jugadores, en caso de que resulte alguno contagiado. No estarán en una burbuja como sí lo hace la Major League Soccer (MLS), pero tendrán muchas medidas que buscarán reducir el mayor riesgo posible. Por ejemplo, los jugadores no podrán escupir, como lo hacen de costumbre; no estará permitido el consumo de tabaco; cada pelota que sea tocada por varios jugadores será retirada del juego y quienes no estén jugando deberán usar mascarilla en todo momento.

Estas nuevas reglas acompañarán a las medidas que se tomaron para acelerar cada juego de beisbol. Entre ellas se destaca el corredor de segunda base en extrainnings, donde a partir del décimo episodio el jugador que haya sido el último out del inning anterior comenzará corriendo en la intermedia (Este cambio se realizará solo en ronda regular). Tal como se hace en algunos eventos. Asimismo, cada juego comenzado, en caso de suspenderse por lluvia u otra interrupción, se reiniciará en el momento en que se detuvo, sin importar si solo se jugaron dos entradas.

Son cambios que, definitivamente, alterarán el ritmo de juego de lo que el fanático está acostumbrado a ver. Esas largas e interminables jornadas, seguramente, no se verán este año. Así como es poco probable la presencia de fanáticos en los estadios, al menos, en la primera mitad de la temporada. 

Equipos pujan para el ingreso del público

Desde hace unas semanas, varios equipos de MLB han manifestado la intención de permitir el ingreso de fanáticos a sus estadios. Esto, al final, no depende 100% del equipo, sino de las autoridades. Yankees de Nueva York y Cachorros de Chicago son algunos de los que han asomado esa posibilidad. Mientras que lejos están de este punto los Marlins de Miami y Dodgers de Los Ángeles, dado el repunte de casos de covid-19 en ambas ciudades. 

La MLB se jugará sin público
Foto: Cortesía

Independientemente de lo que logren los equipos en cuanto a su fanaticada y de qué tanto se pueda avanzar en la temporada, seguramente no sería sino hasta la mitad de la campaña y dependerá también del plan que elabore la MLB para poder recibir fans en cada uno de sus recintos. Por el momento, este escenario no luce favorable.  

Más de 120 venezolanos en roster de 60

Al inicio de la temporada 2020 de Grandes Ligas, más de 120 peloteros criollos integran las listas de 60 nombres de todos los equipos, a excepción de los Marineros de Seattle, que no tienen jugadores venezolanos en su roster.

Entre los destacados se encuentra el veterano Miguel Cabrera, quien luego de bajar de peso y tener una mejor preparación para esta campaña luce en excelente forma para mejorar sus números. Cifras que se han visto afectadas en los últimos años por las constantes molestias que ha tenido en su rodilla derecha, entre otras lesiones que ha padecido. 

Miguel Cabrera
Foto: Cortesía

Otra de las figuras criollas a las que se debe poner el ojo está Ronald Acuña Jr., quien, según pronósticos de analistas de mlb.com, es fuerte candidato para luchar este año por el premio al jugador más valioso de la Liga Nacional. Por otro lado, el joven Jesús Luzardo ha sido considerado una de las mejores promesas del beisbol y el año pasado empezó a rendir frutos. No obstante, se espera que este año tenga su puesto en la rotación de los Atléticos de Oakland. 

José Altuve, Salvador Pérez, Eduardo Rodríguez, Eugenio Suárez y Germán Márquez son otras de las piezas importantes que encabezan el grupo de venezolanos en la gran carpa.  

Ni en Toronto ni en Pittsburgh

Los Azulejos de Toronto no han conseguido casa para jugar sus encuentros de local. Luego de que el gobierno de Canadá rechazara la posibilidad de que el equipo jugará en el Rogers Centre en la ronda regular, los Azulejos han movido cielo y tierra para conseguir otra sede en la que puedan recibir visitas de los otros nueve conjuntos a los que enfrentará este año. 

Estadio Rogers Centre casa de los Azulejos de Toronto
Foto: Cortesía

En principio se esperaba que usaran su complejo de entrenamientos primaverales en Dunedin, Florida o el Sahlen Field, hogar de su sucursal Triple A en Buffalo, Nueva York. Sin embargo, han seguido insistiendo en conseguir espacios más cómodos y donde puedan llevar adelante, sin mayores inconvenientes, todo el protocolo de bioseguridad diseñado por MLB. En tal sentido, tocaron las puertas de los Piratas de Pittsburgh y, pese a que lo habían acordado con el equipo, el estado de Pennsylvania rechazó la solicitud debido a la pandemia del coronavirus. 

Por el momento, le quedan pocas opciones a los Azulejos para conseguir casa este año (el 29 de julio es su primer juego como local). Baltimore surgió como otra de las posibilidades pero no se ha nombrado más al respecto, por lo que, al parecer, deberán iniciar en Florida o en Nueva York. 

Los grandes favoritos

Como ha sido costumbre en los últimos años, Yankees, Dodgers y Astros salen como los grandes favoritos en esta nueva temporada. Sin embargo, en una campaña de solo 60 juegos, cualquier cosa puede pasar. 

Los Mulos del Bronx vienen reforzados este año con la presencia de Gerrit Cole en el montículo y con Giancarlo Stanton recuperado de sus lesiones, que encabezará una temible alineación. Asimismo, el venezolano Gleyber Torres será el nuevo campocorto de los Yankees, tras la ausencia de Didi Gregorius (ahora con los Philadelphia Phillies), su posición natural y que le permitirá hacer dupla con el camarero DJ LeMahieu. 

Por su parte, los Dodgers de los Ángeles, que recientemente acordaron con Mookie Betts por más de 350.000.000 de dólares y 12 años, buscan el esquivo título de Serie Mundial con la presencia de grandes figuras. Clayton Kershaw encabeza nuevamente a su cuerpo de abridores, mientras que Cody Bellinger y el mismo Betts serán las bujías ofensivas del equipo californiano. 

Houston deberá tener una brillante temporada para callar voces que aún les critican por el escándalo de robo de señas. De hecho, los Astros pudieran ser favorecidos con la ausencia de fanáticos en los estadios, pues no tendrán abucheos constantes en sus visitas a otras sedes. Con nueva dirigencia pero manteniendo la base de sus jugadores, puede que permanezcan en la cúspide del Oeste en la Americana, sin descuidarse de Oakland.

Atlanta no puede quedar fuera. Los Bravos quedaron en deuda en la temporada pasada. La falta de experiencia de algunos de sus jugadores en postemporada les pasó factura frente a los Cardenales de San Luis, que aprovecharon ese factor a su favor. Sin embargo, este año lucen igual de fortalecidos y, en una campaña corta, puede que reluzcan sus virtudes, encabezados por Acuña Jr. y Freddie Freeman. 

Si bien en papel lucen como los grandes favoritos, la realidad es que bajo este nuevo esquema de 60 juegos, sacará mayor provecho quien tenga las herramientas necesarias y la mejor estrategia para ganar cada compromiso, escenario donde equipos como los Atléticos de Oakland son grandes especialistas. 

Después de mucho andar, arranca la temporada 2020 de las Grandes Ligas. Entre pruebas de covid-19, lista de contagiados y, posiblemente, cancelaciones de juegos por la pandemia. Caminará a duras penas este año el beisbol de la gran carpa. La bulla no se escuchará a viva voz en los estadios y el calendario será más corto del que muchos esperaban. No obstante, miles de fanáticos en el mundo cuentan con este pasatiempo para entretenerse y, otros tantos para trabajar, razones por la que ansían ver el primer lanzamiento oficial en 2020, temporada atípica e histórica en un año con mucha incertidumbre y caos. 

Se acabó la espera, ¡que comience la fiesta del beisbol!

Noticias relacionadas