• Las redes sociales se llenaron de conmoción al conocerse la muerte de una comerciante en Caracas a manos de, presuntamente, su expareja. Luis Godoy, licenciado en Ciencias Policiales, detalló para El Diario sus apreciaciones sobre la actuación de los organismos del Estado ante este caso

La noche del 31 de julio, la familia de Carla Ríos recibió una desgarradora noticia. La mujer de 39 años de edad fue asesinada, presuntamente por su exnovio, con quien mantuvo una relación durante cinco años. Hace algunos meses, después de ser víctima de manipulación, amenazas y violencia, Ríos terminó con Edward Chacón. Esa decisión le trajo meses de angustia y temor a perder su vida.

Luis Godoy, licenciado en Ciencias Policiales y exdirector de la Policía de Chacao, explicó para El Diario que en el caso del femicidio de Carla Ríos no se puede responsabilizar únicamente a los cuerpos policiales. Señala que existe una responsabilidad por parte de la Fiscalía en el tratamiento de casos de violencia de género y femicidios. 

Antes y después de la ruptura su expareja la amenazó en reiteradas ocasiones, incluso en un video publicado en redes sociales se observa cómo Chacón se coloca una pistola en la cabeza y amenaza a Ríos con quitarse la vida si no regresa con él. La situación se volvió insostenible para la mujer, puesto que el sujeto también causó destrozos en la casa en la que vivía con su hijo. Le dañó los electrodomésticos y le quitó sus instrumentos de trabajo.

La hija de Carla Ríos  explicó en una publicación de Facebook que su madre fue víctima de abuso por parte de Edward Chacón durante años. 

¿Qué es femicidio? Es al asesinato de una mujer por el hecho de serlo (…) es la manifestación más brutal de una sociedad patriarcal, define ONU Mujeres. No puede entenderse solo como un asesinato individual, sino como la expresión máxima de esa violencia de género.

“Este hombre le hizo tanto daño a mi mamá que hasta hoy logro entender el increíble cambio que causó en ella”, escribió Gigi Ross, como se identifica en la red social. 

El miedo por su seguridad aumentaba con cada palabra, mensaje o acción de este sujeto. Es por eso que Carla Ríos se armó de valor y decidió denunciar a Edward Chacón ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), donde obtuvo una orden de restricción en su contra. Pero eso no fue suficiente.

“Él no pudo superar que ya ella no quería saber más de él, que quería ser feliz y estar totalmente tranquila. Él no supo aceptar que ya no lo quería volver a ver”, explica su hija. 

¿Atención acertada a la denuncia?

La noche del 31 de julio Edward Chacón interceptó a Carla en su casa, ubicada en la avenida Baralt, Caracas. La información recabada refiere que se generó una álgida discusión que acabó cuando el hombre sacó un arma y le propinó dos disparos a Karla Ríos, sellando trágicamente un ciclo continuado de abuso, violencia y manipulación. 

Al conocerse la noticia del femicidio de Carla Ríos las redes sociales se llenaron de conmoción. Muchos de los comentarios de los usuarios aseguraban que los cuerpos policiales debieron brindarle protección ante las amenazas de muerte que recibió. 

Godoy afirma que la policía no podía detener a la expareja de Carla Ríos antes de su muerte puesto que las leyes del país no establecen que puedan privarlo de libertad solo por cometer actos de violencia. Destaca que el Estado debe intervenir de manera psicológica en situaciones de violencia de género y establecer programas de acompañamiento para determinar el grado de peligrosidad del agresor y tratarlo a tiempo. 

El enfoque que le damos como sociedad a la violencia familiar lo estamos dejando en manos de la policía y no son los policías quienes deben trabajar la violencia. En este caso va mucho más allá del tratamiento policial”, comenta.

Godoy afirma que los cuerpos policiales del país no están preparados para manejar casos de violencia de género, pero  resalta que estos no son los únicos organismos que deben trabajar y erradicar las agresiones contra la mujer. Destaca que en casos de violencia intrafamiliar o de género deben trabajar en conjunto organismos policiales y el Ministerio Público .

“No hay un organismo que trabaje el tema exclusivamente. Debería existir, sobre todo a nivel municipal, organismos que intervengan la familia”, afirma Godoy. 

A pesar de la importancia de que las víctimas denuncien la violencia, Godoy destaca la “cifra negra”, debido a que 70% de los casos de violencia en Venezuela no se denuncian. Explica que de las denuncias que si se realizan la mayoría no son investigadas. Comenta que una de las razones por la que las mujeres no denuncian es por la inacción de los organismos del Estado.

“Tenemos un problema muy grave en la sociedad, vivimos en una sociedad muy violenta que no consigue respuesta en ninguna de las instituciones del Estado. Carla es el mejor ejemplo de que los ciudadanos nos encontramos totalmente desguarnecidos. No hay instituciones que estén representando la violencia a la mujer”

Godoy comenta que el femicidio de Carla Ríos se pudo haber evitado con una adecuada intervención de organismos policiales y judiciales. Destaca que el Estado estaba en la obligación de evitar que el sujeto asesinara a Ríos desde el momento en que ella puso la denuncia. Enfatiza que uno de los culpables en este femicidio es el Estado venezolano. 

“Nosotros debemos seguir presionando para que las instituciones del Estado funcionen al nivel que sea y para que las denuncias de violencia sean tratadas como deber ser”, aseguró. 

Femicidios en Venezuela

El Monitor de Femicidios de Uthopix contabilizó 137 femicidos en Venezuela durante  el primer semestre de 2020, esta cifra fue recolectada de los casos registrados en medios de comunicación nacionales y regionales del país. En el año 2019 se registraron 167 casos, lo que refleja un aumento en las cifras de femicidios en el país. 

Aimee Zambrano, antropóloga y miembro del Monitor de Femicidios, explicó para El Diario que semanalmente se registran cinco femicidios en Venezuela lo que califica de alarmante.

La violencia es algo que está muy naturalizado e invisibilizado que se ve como una situación normal ocurra que una mujer sufre violencia por parte de su pareja y la gente no se mete. Esa es una mujer sumida en un círculo de violencia”,explica.

Señala que la violencia machista en Venezuela se debe a la “construcción patriarcal” de que las mujeres pertenecen a los hombres. Es por ello que resalta la importancia de la visibilización de la violencia contra la mujer y femicidios y la aplicación de medidas gubernamentales que atiendan oportunamente estos casos. 

Indica que si bien existen leyes que amparan los derechos de la mujer ante el abuso, en la práctica no es correctamente atendida esta problemática. 

“Desde el estado no vale nada más con tenerlo en el papel. Desde el Estado tiene que haber un plan de emergencia feminista para atender la gran cantidad de casos que hay actualmente de violencia hacia las mujeres”, aseguró. 

El femicidio de Carla Ríos engrosa la lista de asesinatos registrados en Venezuela por motivo de violencia de género. El abuso físico, psicológico y verbal continuado puede desencadenar un final trágico para muchas mujeres. En Venezuela es importante que las víctimas denuncien a su agresor y corten el ciclo de violencia, pero también es fundamental que el Estado garantice protección a estas mujeres y  así evitar que la vida de las mujeres corra más peligro.

Noticias relacionadas