• ¿Cómo preparar los hábitos de nuestros hijos para el regreso a clases en medio de la pandemia? Acá te damos algunas recomendaciones

Los hábitos son conductas que repetimos muchas veces hasta que forman parte de nuestras actividades diarias. De esta manera, luego de un tiempo, se vuelven automáticos. Resulta que al día, entre 40 y 60% de las veces, la pasamos practicando hábitos de forma inconsciente.

Los hábitos ayudan a los niños y hasta a los adolescentes a orientarse y a formarse mejor, permitiéndoles organizarse tanto a nivel personal como colectivo. Como me dijo un psicólogo, “son las paredes de una casa para los pequeños”.

Así que esa es la base esencial para su día a día, pero también para apoyar el aprendizaje en el colegio.

Ante esta situación mundial por la pandemia de covid-19 donde las clases iniciarán bajo el formato homeschool, los hábitos pasan a ser algo vital, y como lleva su tiempo adoptarlos es el primer paso que se debe dar para estar preparados. En este punto no hablo solo de los chicos, sino también de los padres.

¿Cómo se crean?

Les quiero dejar el método que uso y me ha funcionado:

1) Escoger el hábito a trabajar, recordando que es uno solo. La primera clave es identificar de manera específica el por qué, eso es lo que te va a dar la motivación para conseguirlo.

2) Diseñar el plan para realizarlo. Siempre se debe pensar en las actividades más fáciles para ti o tus hijos. Ejemplo, si el hábito es que tu pequeño tome más agua busca un termo bonito y práctico de usar, para tenerlo cerca cuando esté estudiando.

3) Generar recordatorios. El uso de las alarmas del teléfono y post it en lugares estratégicos es importante, pero se debe tener cuidado con que se sienta como un regaño. 

4) Repetir por 21 días mínimo, refieren estudios científicos. Pero como parto de que todos somos diferentes, uso el promedio de 30 días.

Para eso utiliza una plantilla (Si quieres las mías, escríbeme a @amaperaza) o calendario que permite anotar los días que lo haces, además del por qué, para que siempre lo tengas en mente. Si se te olvida el día 15, debes volver a comenzar.

5) Premiar haber generado el hábito. Puede ser pasar un tiempo especial, ver una película que le guste, jugar videojuegos con sus amigos. Lo importante aquí es que no premies con comida porque estarías dando un mensaje incorrecto sobre la alimentación.

Generar un hábito no es tan difícil, lo importante es que realmente lo quieras hacer y la razón para ello. Sería motivador trabajar como familia en la generación de hábitos y que se apoyen.

Foto cortesía

¡Hay muchos hábitos!

Resulta que hay distintos tipos de hábitos, que se pueden enmarcar en afectivos, sociales, intelectuales, mentales, de higiene… Que son los que realmente debemos tomar en cuenta para el regreso a clases:

Hábitos afectivos: son los que tienen que ver con lo emocional, y realmente son importantes porque ahí trabajaremos el tema de la motivación y la apertura al aprendizaje.

Si como padre o familiar damos una apertura con amor y buena disposición con lo que respecta al colegio, los niños fluirán.

Les dejo un ejemplo. Antes de que se siente a estudiar cada mañana le das un abrazo y deseas que tenga una maravillosa jornada. O los lunes dejas una nota en su escritorio con una frase motivadora para que la lea antes de sentarse. Aquí lo importante es ser creativos.

Hábitos sociales : el tema es un poco más complicado con el confinamiento y al terminar debemos ir poco a poco con este punto.

Que mantengan comunicación con sus compañeros y profesores es la clave. Si son niños pequeños, como padres podemos apoyar las reuniones virtuales para que se diviertan; para los más grandes puede ser crear grupos de estudio para apoyarse en alguna materia.

Hábito intelectual: es el cumplimiento de un deber y de ser mejor persona. Además de adquirir ciertos conocimientos. Desde crear el hábito por la lectura, generar un tiempo fijo para repasar el contenido, ver documentales sobre temas estudiados.

Hábito mental: es cuando se intenta aprender algo nuevo todos los días. Desde tomar los verbos de inglés y aprenderte tres diarios, como reforzar la disciplina aprendiendo a tocar un instrumento musical.

Hábitos de higiene: los buenos hábitos de higiene son esenciales para mantener una buena salud. Así que es importante crearle una estructura de lavarse las manos antes de comenzar a estudiar o hacer una tarea, que quede limpia sin arrugas, de no comer mientras haces trabajos para evitar que se manchen. 

Son cosas que decían las mamás desde que éramos niños, y que ellos deben tomar como parte de su día a día.

El gran hábito

Resulta que el gran hábito que como padres debemos comenzar a trabajar es el del sueño, -la hora de acostarse y de levantarse-.

Foto cortesía

Y recomiendo que lo trabajaremos como hábito para que no sea un choque y los primeros días de escuela generen cansancio o peleas porque no quieren acostarse. Sobre todo si tienes hijos adolescentes, debido a que en vacaciones relajamos el tema de los horarios de ir a la cama.

Según una investigación que se publica en la revista The Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), los niños de 3 a 5 años de edad deberían dormir una siesta en la mitad de la jornada académica para mejorar su rendimiento escolar. 

Con ese periodo de descanso y de ruptura en su proceso de aprendizaje, los niños refuerzan su capacidad de aprendizaje y de memoria, lo que les permite aprovechar mejor las horas de clase que les restan, asegura Spencer Brown, autor del estudio.

Los resultados mostraron que cuando los niños “se pierden una siesta no se pueden recuperar sus beneficios durante el sueño nocturno, por lo que parece que hay un beneficio adicional si el sueño se produce durante el periodo educativo”.

Diversas investigaciones han demostrado la importancia del sueño en la consolidación de la memoria y en la integración de los contenidos novedosos en los ya conocidos. Manfred Spitzer hace una analogía interesante del proceso que se lleva a cabo  “se vacía un buzón lleno de cartas (memoria temporal del hipocampo); las cartas son depositadas en una carpeta (corteza cerebral) y, a continuación, se suceden el procesamiento y las respuestas a las cartas (fase REM del sueño).”

Y muchos estudios han revelado también que la privación de sueño afecta negativamente al aprendizaje. El proceso gradual de aprendizaje de una determinada tarea puede verse muy mermado si al aprendiz se le impide dormir la noche posterior a la última sesión de entrenamiento. El rendimiento mostrado al día siguiente baja drásticamente

Otros estudios demuestran la importancia de un sueño adecuado para mejorar de forma significativa el pensamiento creativo. En uno en concreto se planteó una serie de problemas matemáticos a un grupo de estudiantes y se les enseñó un método para resolverlos. Sin embargo, no se les advirtió que existía una solución oculta rápida e ingeniosa que podían descubrir durante el proceso de resolución. La cuestión es cómo favorecer la aparición de este tipo de ideas felices.

Los investigadores observaron que 12 horas después del entrenamiento inicial, 20% de los estudiantes eran capaces de descubrir la solución rápida, sin embargo, si en ese período de tiempo se les permitía dormir unas ocho horas, la cifra se triplicaba y un 60% del alumnado encontraba la solución creativa.

Así que debemos estar pendiente de este punto.

Ahora les dejo mi método de 10 minutos. Que comienza por saber la hora en que se acuestan los pequeños y la hora en que deseas implementar. Con estas base comienza a acostarlos cada 10 minutos antes cada dos días, así hasta llegar a la hora deseada.

Ahora la clave es que esos 10 minutos que los acuestas antes, los levantas antes.

Eso hace que lleguen a la hora que desean sin estrés y hasta sin darse cuenta. Si quieres mas detalles te dejo este artículo.

Amatips

  • Quiero recalcar que se trabaja un hábito a la vez.
  • No debemos presionar a los niños para que lo cumplan, debe ser una actividad que fluya.
  • Entendamos que hay muchas herramientas, pero que debemos adaptarla a cada hijo, para que funcione, pues todos somos personas diferentes.

Por último te quiero regalar un ebook que diseñé como una guía práctica para regresar a clases, solo debes hacer clic aquí.


Noticias relacionadas